FANDOM


Mascota eldar wikihammer 40k La Vidente Lolai te pondrá dos runas negras si no sigues leyendo. Pulsa sobre su imagen para acceder a la sabiduría de los Eldars.

Aquel que lee su propio artículo puede evitar su propia perdición. Aquel que lee los artículos de otros puede provocársela.

Eldar exodites

Mundo Exodita (por John Blanche).

Los mundos Exoditas son aquellos que fueron poblados por los Eldars que huían de la creciente perversión de su raza justo antes que se produjera la Caída. Estos Eldars son conocidos como Exoditas o Exiliados, de ahí su denominación. Se trata de mundos salvajes, primarios y peligrosos.

DescripciónEditar

Los mundos Exoditas no han cambiado demasiado desde que fueron colonizados por primera vez. Los Eldars que habitan en ellos han aprendido a cultivar sus alimentos y explotar otros recursos naturales. Los materiales psicoplásticos necesarios en la tecnología Eldar son raros y preciosos en estos planetas remotos, por lo que los Exiliados utilizan otras sustancias, empleando métodos más sencillos y su trabajo físico. Los Eldars de los Mundos Astronave consideran que los Exoditas son rústicos y primitivos, vigorosos y salvajes de una forma bastante impropia a sus introvertidas sociedades. Los habitantes de los Mundos Astronave y los Exiliados viajan entre sus dominios, pero su diferente punto de vista mental y su forma de vivir demuestran que ambas sociedades tienen preocupaciones diferentes.

La Senda de los Eldars determina la forma de vida en todos los Mundos Astronave, pero no la de los Exoditas. Por esto parecen individualistas y salvajes en comparación con los demás Eldars, con una mentalidad más independiente y aventurera que sus primos lejanos. Los Exiliados pueden sobrevivir de esta forma porque están muy alejados del Ojo del Terror, el agujero en el tejido espacial que todavía actúa como foco psíquico para la destructora influencia de Slaanesh. Esto no es suficiente para protegerles, pero sí es un factor importante. Lo más importante es que las sociedades Exoditas son más rigurosas y físicas que las de los Mundos Astronave. Mientras los Mundos Astronave se adhieren al pasado e intentan preservar todo lo que pueden de su destruida civilización, los Exiliados han abandonado sus antiguas tradiciones para seguir una forma de vida más sencilla y dura. Sus mentes son más resistentes y previsoras, pero no tan sutiles y definitivamente menos poderosas que las de los Eldars de los Mundos Astronave. Sin embargo, han sobrevivido, y de todos los Eldars, son los que más posibilidades tienen de seguir haciéndolo.

Los mundos Exoditas son planetas salvajes y a menudo peligrosos. Los ríos rugen libremente sobre sus llanuras de aluvión. Grandes bosques cubren miles de kilómetros de tierra virgen. Los pocos y pequeños asentamientos coexisten con bestias salvajes de todo tipo. Los Exiliados son demasiado poco numerosos como para interferir en el equilibrio natural. Sus asentamientos son pequeños y muy dispersos. Muchos están habitados tan solo durante unos pocos meses al año, ya que en muchos mundos los Exoditas son nómadas, moviéndose de un lugar a otro siguiendo las estaciones y los rebaños. Calculan sus migraciones para poder llegar a los campamentos al final del verano y así cosechar los cultivos plantados en primavera, permaneciendo en ellos hasta el momento de plantar los cultivos del siguiente año y volver a desplazarse.

Las criaturas salvajes que viven en estos mundos son numerosas y variadas. La mayoría de ellos son el hogar de grandes rebaños de Megadones y otras bestias gigantescas que los Exiliados denominan dragones. Es posible que estas criaturas fueran antaño originarias de una única región en concreto, pero los primeros colonos las extendieron por todos sus planetas y ahora son muy comunes. Los Exoditas siguen los rebaños de dragones mientras estos pastan en los infinitos prados de las grandes llanuras. Conduciendo adecuadamente los rebaños, los Eldars pueden vivir de ellos, comiendo su carne e incluso bebiendo su sangre, y utilizando su piel para confeccionar ropas y cuero. Incluso los huesos y cuernos son útiles. Estos materiales sustituyen parcialmente a las sustancias psicoplásticas utilizadas en los Mundos Astronave Eldars. Aunque este estilo de vida es primitivo en muchos aspectos, los Exiliados cuentan con muchos artefactos de tecnología avanzada y están familiarizados con todos los materiales sofisticados utilizados en los Mundos Astronave. Son ellos los que han elegido vivir así, y esta forma de vida ha resultado ser tan adecuada como la de los demás Eldars.

Existen muchos tipos diferentes de dragones; algunos solo existen en mundos específicos, y son utilizados de forma diferente según su tamaño y tipo. Los Megadones son grandes herbívoros, estúpidos y fáciles de manejar, aunque muy peligrosos si están asustados o son maltratados. Estas criaturas suministran la mayor parte de los recursos materiales de los Exoditas, y los más pequeños acostumbran a utilizarse como bestias de carga y monta para recorrer las grandes llanuras. Un Megadón grande puede llevar una gran estructura sobre sus espaldas, acarreando grandes pesos sin fatigarse. Los dragones carnívoros más pequeños son montados por los Caballeros Dragoneros, y utilizados para controlar y dirigir a los rebaños de Megadones. Estos guerreros prácticamente nacen en la alta silla de un dragón, y utilizan sus largas lanzas con una consumada habilidad. Un golpe de lanza puede hacer girar o detener a un Megadón sin causarle daño alguno, pero el mismo golpe podría matar al Eldar más resistente. Los guerreros son importantes en las sociedades Exoditas, pues su función es proteger a cada comunidad y alejar a sus bestias de los depredadores.

Los Exiliados son un pueblo tribal. Cada tribu obedece a la tribu dominante de la zona, que a su vez obedece al rey del planeta y a su tribu real. Puesto que existen relativamente pocos Eldars, casi no hay disputas territoriales. Las tribus viven en grandes áreas que sirven a sus necesidades de pasto y cultivos. Las guerras entre tribus son muy poco habituales, pero las escaramuzas entre jóvenes Caballeros Dragoneros rivales son más frecuentes. Aunque no son abiertamente belicosos, los Exoditas son un pueblo valiente, seguro de sí mismo y que conserva el legendario orgullo de la raza Eldar. Los Caballeros normalmente intentan robar las bestias del rival, o conducir sus rebaños por los pastos de otras tribus. Estas actuaciones forman parte del entrenamiento de un Caballero, y el riesgo de morir o quedar gravemente herido es aceptado como parte de la vida de un joven guerrero. Estas incursiones y las muertes ocasionales no preocupan a las tribus. Cabe señalar que independientemente de lo violenta que sea una disputa, ningún Eldar saqueará o robará las cosechas de una tribu rival, aunque esta permanezca sin protección durante meses.

Las guerras y las batallas no son raras en los mundos Exoditas. Las incursiones Orkas son una amenaza constante, y los colonos humanos no respetan los territorios dominados por los Eldars. Entre sus enemigos más persistentes pueden encontrarse los humanos de los Mundos Caballeros, que están muy relacionados con los planetas de los Exiliados. Los Caballeros Imperiales son agresivos y belicosos, y su resuelta independencia hace que ni el Imperio pueda controlarlos por completo. Como los Exoditas, son descendientes de antiguos colonos, criados entre peligros constantes y el orgullo por su independencia. Sus temibles máquinas de guerra pueden verse fácilmente en los mundos Exoditas. Las batallas entre gigantescos Caballeros Imperiales y valientes Caballeros Dragoneros siempre son violentas y destructivas. Pero los Eldars también son capaces de atacar. Utilizan la Telaraña para llegar a los Mundos Caballeros, donde sus ataques acostumbran a ser tan destructivos que los planetas quedan posteriormente abandonados.

Puesto que sus mundos son el hogar de los espíritus de sus muertos y su refugio contra la depredación del Caos, los Exiliados luchan ferozmente por proteger sus planetas. Abandonar uno de estos mundos es como abandonar las almas de sus antepasados a la Disformidad, ya que sin la constante renovación del Espíritu del Mundo, este iría decreciendo lentamente, haciéndose vulnerable. Igual que el Circuito Infinito de hueso espectral de un Mundo Astronave puede albergar involuntariamente una inteligencia demoníaca, los menhires pueden servir a un Demonio para abandonar la Disformidad si las sendas psíquicas quedan sin vigilancia. Si un ejército demoníaco surgiera de entre los túmulos y los menhires de los Exoditas, se habría materializado la peor de sus pesadillas. Esto ya ha sucedido en el pasado y actualmente sigue siendo un riesgo siempre presente.

El Mundo Astronave de Biel-Tan era conocido por defender este tipo de planetas ya que ven a los Exiliados como el primer paso para la reconstrucción del imperio Eldar. Los mundos Exoditas serían sus bases de expansión y por ese motivo los protegen celosamente y aniquilan a cualquiera que pretenda apoderarse de ellos.

Mundos Exoditas conocidosEditar

  • Baran.
  • Haranshemash - Antiguamente conocido como Haran. Fue el escenario de una terrible batalla contra fuerzas del Caos que los Eldars ganaron a costa de sufrir graves pérdidas. A partir de entonces pasó a llamarse Haranshemash, el "Planeta de Sangre y Lágrimas".
  • Halathel - Fue atacado por la Flota Enjambre Naga en el 809.M41. Los Tiránidos acabaron con todos los defensores y destruyeron el Espíritu del Mundo. El Príncipe Yriel, desbordado por la ira, ordenó a su flota que borrara toda la vida del planeta.
  • Ishareq - A pesar de repeler una invasión de Eldars Oscuros en el 801.M41, los Exoditas no pudieron evitar que un Hemónculo envenenara el Espíritu del Mundo provocando que cada Eldar del planeta simplemente se desplomara y muriera.
  • Klitjaine - En el 366.M40 sufrió el asalto de una partida de guerra de Khorne conocida como La Ira y que, en apenas tres meses, redujo el paradisíaco planeta a un ensangrentado infierno. A pesar que las fuerzas del Mundo Astronave de Biel-Tan intentaron detener la masacre, fueron masacrados por los legionarios de La Ira, y devorados en un macabro y sanguinolento festín.
  • Myrandias - Invadido por los Tiránidos.
  • Q'sandritoc - Invadido por los Tiránidos.
  • T'krahn - Invadido por el Klan Luna Malvada bajo las órdenes del Kaudillo Nazdreg Ug Urdgrub. Los pielesverdes se impusieron con facilidad a los Exiliados que poblaban el planeta. Los Eldars supervivientes a la invasión se escondieron y enviaron un mensaje pidiendo ayuda, que fue recibido por el Mundo Astronave de Ulthwé. Las fuerzas Eldars bajo el mando del Vidente Eldrad Ulthran llegaron al planeta y tras una fiera batalla lograron expulsar a los Orkos del planeta.
  • Talhennor - Aquí se enfrentaron las fuerzas del Mundo Astronave de Alaitoc contra una horda Orka, en lo que se conoció como la Batalla de Talhennor.
  • Tar-Etenil - En el 801.M41 fue consumido por la Flota Enjambre Naga. La agónica muerte del planeta se convirtió en una onda de choque psíquica que dejó aturdidos los Espíritus del Mundo de varios mundos Exoditas cercanos, convirtiéndolos en presa fácil para la voracidad asesina de los Tiránidos de Naga.
  • Telet-ai - A finales del M41, el planeta fue el escenario de la Batalla por Teleth-ai, en la que los Eldars del Mundo Astronave de Iyanden se enfrentaron al Imperio y acabaron imponiéndose.
  • Uralek Prime - Fue colonizado por humanos, y cuando los Eldars intentaron expulsarlos, el recién creado Capítulo de los Puños Carmesíes acudió al planeta para defender a los colonos.

FuentesEditar

  • Codex: Eldars (Ediciones 2ª y 4ª).
  • Codex: Demonios del Caos (4ª Edición).
  • Codex: Tiránidos (5ª Edición).
  • Codex: Necrones (5ª Edición).
  • Codex: Khorne Daemonkin (6ª Edición).
  • Suplemento: Iyanden (6ª edición).
  • Planetstrike.
  • Deathwatch: Honour the Chapter (Juego de Rol).
  • The Citadel Journal nº 18.
  • Promethean Sun (Novela Corta), por Nick Kyme
  • Path of the Renegade, por Gav Thorpe.
  • The Path Forsaken (Audiodrama), por Rob Sanders.
  • The Carnac Campaign - Spirit War, por Rob Sanders.
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.