FANDOM


Khorne medio sin fondo

Cerberus el Rebañacráneos, mascota de los Poderes Ruinosos, patrocina este espacio para honrar a sus demoníacos señores. Pulsa sobre él y te introducirá en los misterios del Caos.

¡Sangre para el Dios de la Sangre! ¡Visitas para los artículos del Caos!


Monolitos del Caos

Monolitos inscritos con las hazañas de sendos Campeones del Caos.


Cuando un Campeón del Caos gana el estatus de Príncipe Demonio, sus seguidores erigen un monumento llamado Monolito del Caos, en homenaje a su gloria como mortal y a su poder eterno. La forma usual de un monolito es la de un gran bloque de piedra puesto en vertical, pulido y cincelado con grado diverso de acabados, lo que depende de habilidades de los seguidores del campeón. La runa del Dios del Caos patrón del campeón es grabada en la cumbre del monolito, y sobre toda su superficie los actos y las recompensas del campeón son anotados en la Lengua del Caos.

Sobre un mundo que posee una tecnología avanzada, los monolitos toman a veces una forma más adulterada, como hologramas, pantallas de vídeo o efectos pirotécnicos acelerados por la aproximación de un espectador detectado por el ruido, las vibraciones u otros dispositivos. Los Monolitos del Caos llevan siempre la runa del poder al cual pertenecía el campeón pues la runa del Caos protegerá el monolito así como protegió al campeón convertido ahora en Príncipe Demonio. Esta protección es a veces tal que convierte el monumento en indestructible e inamovible, aunque no sea siempre el caso y los monolitos antiguos, rotos o corroídos por las inclemencias del tiempo o por otras causas son tan corrientes como los anteriores.

Sólo un enemigo poderoso del Caos se atrevería a tratar de dañar un monolito. Los seguidores del Caos los tratan siempre con reverencia hasta si han sido erigidos a favor de un Dios que no es el suyo. Ningún seguidor del Caos pasa por delante de un monolito sin leer las inscripciones que lleva. Las inscripciones son a menudo vueltas a copiar y releídas alrededor de los fuegos de campamento, durante las fiestas o antes de la batalla. De esa manera, entran en circulación y, son dichas y repetidas, se convierten en las apasionantes sagas del Caos.

La magia de los MonolitosEditar

Los Monolitos actúan como un lazo directo entre el Príncipe Demonio o su potencia tutelar y el mundo material. Por esta razón, los numerosos templos o los lugares santos del Caos son construidos alrededor de monolitos. Todo seguidor del Caos con poderes psíquicos puede extraer energía de un monolito, salvo lógicamente de aquellos consagrados a Khorne.

Tipos de MonolitosEditar

La inmensa mayoría de los monolitos son dedicados a los Campeones que han alcanzado el estatus de Príncipes Demonio. Sin embargo, existen otros tipos de monolitos aunque sean menos corrientes.

Monolitos de Engendros del CaosEditar

Caos engendro

Engendro del Caos.

Si un Campeón del Caos se transformó en engendro del Caos, el monolito cubre un pozo o una celda donde el monstruo continúa su miserable existencia. Cuando los cultistas del Caos pasan cerca del monumento, leen sus inscripciones y pasan alimento o bebida por una abertura entre los barrotes al engendro del Caos. De esa manera, puede sobrevivir a su enclaustramiento.

Monolitos de Campeones muertosEditar

Si un Campeón del Caos muere, sus seguidores pueden erigirle un monolito como señal de respeto. El monolito incorpora una tumba o un túmulo donde el cuerpo del campeón es colocado para su descanso eterno. A veces los campeones enterrados aquí son devueltos a la vida como una especie de no-muertos. Los monolitos de este tipo a menudo hacen las veces de guardianes para los pasos, los puentes o las puertas que llevan a los lugares secretos. El campeón muerto emerge automáticamente y combate a toda persona que trata de pasar y no tiene autorizado el paso. Si es vencido, el campeón se retira a su tumba y estará preparado para combatir al próximo grupo que tratará pasar. Aunque los campeones del Caos muertos pueden volver a la vida así durante un año y un día, su divinidad tutelar puede extender su vida indefinidamente si es engastado en un monolito del Caos.

Los Hombres-bestia también erigen monolitos que tienen sus propias marcas distintivas. Comúnmente son largos, finos y groseros, como un obelisco o una aguja rudimentaria. Los huesos o los cuernos del campeón están colocados en un nicho con su nombre, y su bandera es colocada alrededor de la piedra o enterrada debajo. Cuando un campeón hombre-bestia alcanza el estatus de Príncipe Demonio o más comúnmente muere, sus trofeos o restos mortales son traídos y su monolito es erigido en las cercanías. Monolitos sucesivos son arreglados para formar un círculo, o una serie de círculos concéntricos en derredor, para recordar eternamente el destino de los Campeones del Caos y de sus seguidores.

Monolitos de KhorneEditar

Bargheld el Indomado Campeón de Khorne Hacha Demoníaca Garra Relámpago Devoradores de Mundos

Campeón Astartes de Khorne.

Los Monolitos de los Campeones de Khorne a veces se hacen de huesos, o suelen estar decorados con huesos curvos y cráneos. Un monumento de cobre refleja no solo la imagen del que pase sino que también la del campeón.

Los Campeones de Khorne que pasarán por ahí se pararán para depositar al pie del monolito las cabezas de los enemigos muertos, formando así una pila de cráneos como la que sostiene el trono de Khorne.



Monolitos de SlaaneshEditar

Caos Campeon slaanesh

Campeón de Slaanesh.

Los Monolitos de los Campeones de Slaanesh son a menudo hechos con peñascos cristalinos exóticos veteados de rosa o rojo y venas de cuarzo centelleante. En las leyendas se describen monolitos cortados y tallados en vetas gigantescas de materiales preciosos, pero rara vez se encuentra uno así. Los bordes son esculpidos con cuerpos enlazados o por figuras humanas tomando parte en desenfrenadas fiestas o bailes endiablados. Las esculturas ponen de manifiesto imágenes seductoras de placer y de poder, de músicas encantadoras, de sueños seductores y otras tentaciones del Caos. Un hombre débil que mira uno de estos Monolitos se quedara ahí para siempre, mirando embobado.


Monolitos de NurgleEditar

Caos nurgle guerrera mutante

Campeón Astartes de Nurgle.

Los Monolitos de Nurgle casi siempre parecen antiguos y abatidos, porque el Señor de la Decadencia no hace ningún esfuerzo por preservar los monumentos construidos en su nombre. La arcilla y la pizarra son los materiales predilectos para construir tales monolitos, aunque algunos son tallados en acero herrumbroso o cobre teñido de verde. Sus numerosas esquinas y escondrijos albergan toda suerte de bichos viscosos: serpientes, lagartos, sapos, babosas y caracoles. Cuando alguien acerca, una gran masa negra de moscas aparece del interior del Monolito y le recubre.

Los Campeones de Nurgle pondrán los cadáveres de sus compañeros y de sus enemigos al pie de la piedra con el fin de que se pudran allí y contribuyan al montón de desperdicios que la rodea.




Monolitos de TzeentchEditar

Tzeentch 2

Hechicero del Caos de Tzeentch.

Los Monolitos del Señor del Cambio son inconstantes pero espectaculares. Pueden ser edificados con piedras exóticas como la obsidiana negra o el mármol enrojecido, pero tanto la forma como los materiales casi siempre son totalmente imprevisibles. Una vez un monolito es erigido, Tzeentch o el Príncipe Demonio asociado altera su forma de modo continuo, transformándolo para adaptarlo a un antojo o a un fin inefable. Un bloque de fuego, de humo, de sangre o de agua son ejemplos.

Monumentos particularmente horrorosos, hechos de carne viva, gritarán sobre los que por allí paseen. Algunos monolitos flotan inexplicablemente en el aire, mientras que otros son puestos sobre la superficie de un lago o de un río.

FuentesEditar

  • Realms of Chaos: The Lost and the Damned (3ª Edición).
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.