FANDOM


Legión de la Cruz de Hierro
El contenido de este artículo pertenece a la saga No Oficial de Balhaus, que ha recibido el Sello de Calidad Wikihammer.

¡Disfrútala!


Metaturbina Aumentada Balhaus

Corte transversal de una metaturbina aumentada Zyklon tradicional

Las Metaturbinas Aumentadas, conocidas como motores Zyklon o también turbinas de alta potencia, son los propulsores que utilizan comúnmente los aparatos voladores planetarios de la fuerza áerea y flota de Balhaus desde el 140 DDF (031.M37), así como los poderosos mecanismos industriales para la producción energética procedente de las plantas refractarias.

DescripciónEditar

Originalmente ideadas por el Departamento de Motores de los Laboratorios Krautzmitt, las metaturbinas eran ingenios propulsores capaces de desarrollar mucha más potencia que los motores de plasma o turbinas reactoras de otros aparatos voladores. Se fabricaron durante Miclos en diferentes tamaños, desde las pequeñas y alargadas turbinas usadas por los transportes aéreos, los Luftgewähr y plataformas de carga a los grandes ingenios de sustentación de los bombarderos y fortalezas volantes. La investigación y mejoras producidas en estos ingenios a lo largo de los años popularizaron sus uso en la sociedad de Balhaus, desplazando por completo a cualquier otro medio propulsor para naves intra-atmosféricas.

FuncionamientoEditar

Las metaturbinas aumentadas originales compartían algunos de los principios de funcionamiento con las metaturbinas de atomización de los vehículos terrestres, si bien poseían una serie de características incluidas en su diseño que cambiaban sustancialmente los resultados que ofrecían. Su funcionamiento consistía en varios pasos: En primer lugar, el aire se dirige hacia la tobera de entrada de la metaturbina, estando en movimiento a gran velocidad y donde resulta parcialmente comprimido, aumentando su temperatura por el efecto de la presión dinámica. Si la velocidad a la que entra el aire en el motor es lo bastante alta –la aeronave está en vuelo a pleno rendimiento–, esta compresión que se produce puede ser suficiente y el reactor puede funcionar sin compresor ni necesidad de la propia turbina, lo cual reduce significativamente su consumo y desgaste.

En un siguiente paso se produce un aumento de la energía en el flujo de entrada gracias a un proceso electromagnético generado por el hipercompresor inercial, el cual empuja el fluido enriquecido posteriormente hacia el tanque de combustión. Dentro del tanque se mezcla junto con el combustible atomizado –generalmente Propoergolicol–, donde hay una serie de inyectores que lo pulverizan de manera continua, mientras los rotores de torsión magnética aceleran la mezcla. Cuando el combustible y el aire llegan al punto óptimo de integración, las cámaras de ignición encienden la mezcla y comienza la combustión en sí, alcanzándose altas temperaturas (unos 1500 grados), por lo que es necesario aislar la cámara de combustión con un recubrimiento de Ultracarbono.

El eje de difusión absorbe gran parte de los componentes residuales y el calor trasladándolos al hipercompresor inercial, comenzando el proceso de nuevo. Finalmente, el flujo filtrado resultante de la combustión sale a extrema velocidad por la cola de extensión divergente, produciéndose un potentísimo empuje de miles de kilos capaz de impulsar cualquier tipo de aeronave.

Uso industrialEditar

Las metaturbinas se utilizan también para la generación de energía gracias a la absorción de calor que se obtiene de las Plantas Refractarias. Estos ingenios, que son derivaciones simples de los propulsores, usan el calor acumulado como fuente de combustible, generando millones de vatios en el proceso de una forma completamente limpia y segura. Cada planta refractaria cuenta con varias metaturbinas de gran tamaño que se alimentan del calor acumulado en los paneles refractarios, siendo un proceso altamente eficaz, barato y sencillo de mantener frente a otros medios de producción de energía.

EvoluciónEditar

Metaturbina Aumentada Balhaus II

Motor Zyklon de última generación empleado en un KG109B

Las nuevas tecnologías derivadas del estudio energético derivan en un cambio radical en el funcionamiento de los motores Zyklon, pues desde principios del Miclo VII (M42) los prototipos que utilizan energía derivada de la hiperfisión subatómica sustituyen a los motores convencionales, tanto para naves como para vehículos de todo tipo y clase.

El funcionamiento de la hiperfisión requiere una renovación en el diseño interno de las metaturbinas, sustituyendo el uso del Propergolicol o cualquier otro combustible por un mini-generador de hiperfisión autónomo, un sistema muy básico que libera cantidades ingentes de energía sin necesidad de que se produzca una combustión como tal, dando a los rotores que derivan en la cola de extensión una potencia descomunal que empuja el aparato generando fuerzas muy superiores a las obtenidas con los antiguos diseños.

El generador de hiperfisión se alimenta de componentes atmosféricos presentes, por lo general hidrógeno y oxígeno, si bien puede recalibrarse de manera automática mediante la IA de navegación para aprovechar cualquier elemento abundante. Esto deriva en que los tanques de combustible sean innecesarios, reduciendo el peso del aparato y ganando en agilidad y velocidad, ya que el motor Zyklon elimina diversos mecanismos y simplifica su estructura.

Estas turbinas son ampliamente usadas por las naves de superficie de la Weltwaffe y por tanques, transportes y otros vehículos, pues su nuevo diseño y simplificación de los mecanismos permite la reducción del tamaño de forma muy significativa, existiendo incluso pequeñas versiones que se emplazan en artefactos de escasas dimensiones, como es el caso de los motores implementados en las Unidades Geisser.

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.