FANDOM


"Mi querido Inquisidor Eisenhorn, quería tener una charla. Tengo el presentimiento de que hoy no acabará bien. Quiero que me aseguréis que no buscareis procesarme."

Medonae el Tragón
Maestro Administratum 3 El Archiescriba Primuscriptor, mascota del Imperio de la Humanidad, ha marcado este artículo como propiedad del Adeptus Terra. Pulsa sobre él para aprender más sobre los dominios del Emperador.

El conocimiento es poder. Guárdalo bien.

Medonae el Tragón, llamado así debido a su voraz apetito, era un adinerado comerciante poseedor de un extenso surtido de valiosos objetos. Medonae el Tragón habitaba en un remoto mundo desértico, una roca arrasada por la guerra, llamado Pallik.

Medonae el Tragón había dejado de ser un ser humano funcional hacía ya muchos años. Su apetito se había cobrado lo mejor de él. Su pálido volumen corporal, una pirámide de carne que pesaba más de nueve toneladas, estaba soportado por una estructura de vainas de suspensión y barras de elevación. Sus miembros ya no eran discernibles. Bandas de esclavos trabajaban para masajear con aceites su piel para mantenerla elástica, siendo esto un proceso interminable, mientras una cola de servidores transportaban una procesión incesante de comida que estaba destinada a alimentarle mediante ciberdrones que planeaban hasta lo alto del armazón de cordajes. 

Era difícil discernir su rostro actual: tan solo era un pequeño punto cercano a la cúspide de esa montaña de carne.

Medonae estaba tan avergonzado de su estado físico que utilizaba a siervos para interactuar por él, a modo de avatar. Uno de ellos era alto, delgado, que mostraba una sonrisa alarmántemente amplia y vestido con una malla corporal de color verde y una capa mediana. Este siervo llevaba lo que podría ser descrito como un exceso de joyería, incluyendo una tiara de perlas y cristal. La tiara y los anillos, formaban parte de un amplio traje de sistemas telequinéticos que permitían a Medonae hacer de este hombre un títere y operar a través de él. Nunca hubiera solicitado una reunión para ver a alguien en persona.

Historia Editar

Sobre el 339.M41, Medonae declaró una subasta, y el rumor de dicha venta atrajo la atención de traficantes y especuladores a través de todo el subsector Helicano, a pesar del aislamiento de su hogar, Pallik. Uno de sus objetos atrajo también la atención del Inquisidor Gregor Eisenhorn (en aquel momento, un fugitivo de la Inquisición). Las subastas que hacían eran privadas. Medonae fue obligado por la Ordo Hereticus a organizar una subasta privada contra su voluntado, con la intención de capturar al considerado un gran hereje el ahora renegado Gregor Eisenhorn. Cuando se activó la trampa de la Ordo Hereticus, Medonae acabó lisiado al impactarle algunas de las trampas preparadas para matar a Eisenhorn.

Subastas privadasEditar

Entre los objetos valiosos que se exponían en sus lujosas subastas destacaban ruedas de pregarias que provenían de las Largas Tumbas de Thracian Primaris (Long Graves of Tracian), diademas de los Mundos Esclavos del Subsector Ophidiano, un refinado busto del Santo Kiodrus que aún se conservaba en su caja de lino satinado, y un buena pintura al óleo de Guilliman, realizado por Manxis de Eustis Majoris. La composición era bueno, digamos que suficiente, pero las pinceladas carecían de la sutileza del mismísimo Manxis, por lo que bien era una copia o un trabajo de su propia escuela.

A estas subastas solían acudir renegados, redencionistas y herejes, atraídos a descubierto por la promesa que hacía la boca agua de que se expondría un verdadero artefacto blasfemo.

Fuentes Editar

  • The Keeler Image, por Dan Abnett. Una historia de Eisenhorn.
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.