FANDOM


Khorne medio sin fondo

Cerberus el Rebañacráneos, mascota de los Poderes Ruinosos, patrocina este espacio para honrar a sus demoníacos señores. Pulsa sobre él y te introducirá en los misterios del Caos.

¡Sangre para el Dios de la Sangre! ¡Visitas para los artículos del Caos!

Bulldog El Sargento Guillermito, mascota de los Marines Espaciales, tiene el honor de patrocinar este espacio por orden del Capellán Cassius de los Ultramarines. ¡Pulsa sobre él y te acompañará a una Cruzada épica!

¡Lee más! ¡Sin piedad, sin remordimientos, sin miedo!

Caos amos de la noche librea simbolo

"El Codex Astartes ha sido el responsable de que nuestra fortaleza haya caído víctima del asalto más eficiente y brutal que se haya visto desde el Asedio de Terra."

Talos Valcoran

La Masacre de Tsagualsa o Represalia Tsagualsana fue un ataque de los Ultramarines y todos sus Primogenitores al planeta Tsagualsa, donde se habían asentado los Amos de la Noche tras la destrucción de Nostramo.

HistoriaEditar

Tras la desaparición del Primarca Konrad Curze, los Amos de la Noche entraron en una espiral de decadencia que ya duraba años. Cada vez más partidas de guerra se alejaron de los cielos de Tsagualsa y llevaron sus operaciones de ataque a mayor profundidad dentro del Imperio. Muchas ya estaban levantando refugios en el Ojo del Terror junto a las demás Legiones Traidoras conforme llevaban la guerra a sus antiguos camaradas con la misma frecuencia que a las huestes del Falso Emperador. Se habían dispersado por las estrellas y defendían sus reservas de las garras de sus hermanos con la misma frecuencia que de las manos ansiosas de sus enemigos.

En cuanto la batalla dio comienzo, al tiempo que los cielos de Tsagualsa comenzaban a arder, eclipsaron por completo la flota de la Octava Legión. Más naves de guerra llegaron a cada minuto que transcurría y dejaron a su paso estelas gaseosas de niebla venenosa a medida que la Disformidad las vomitaba.

No necesitaban formación. No necesitaban planes de asalto estratégicos. Tamaña cantidad de naves de guerra no necesitaba nada más para ganar una guerra. Los Ultramarines y sus Capítulos Primogenitores, la Decimotercera Legión en todo menos en el nombre, habían venido a erradicar el cáncer de la herejía de una vez por todas. El cielo gris estalló en llamas con las estelas de diez mil Cápsulas de Desembarco... Aquel fue el día en el que murió una Legión.

No obstante hubo supervivientes que lograron huir en distintas naves para seguir acechando al Imperio en su guerra eterna.

FuentesEditar

  • Acechante del Vacío, por Aaron Dembski-Bowden.
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.