FANDOM


Bulldog El Sargento Guillermito, mascota de los Marines Espaciales, tiene el honor de patrocinar este espacio por orden del Capellán Cassius de los Ultramarines. ¡Pulsa sobre él y te acompañará a una Cruzada épica!

¡Lee más! ¡Sin piedad, sin remordimientos, sin miedo!

La Máquina de Mímesis es un artefacto tecnológico procedente de la época anterior a que el Emperador ascendiera al Trono Dorado.

HistoriaEditar

La extraña máquina tenía la capacidad de crear hábitats y mundos totalmente simulados. Sus capacidades le permitían crear simulaciones de miles de mundos irreales, e incluso mezclarlos entre sí, basándose en los datos recogidos de dichos entornos. Además, era capaz de poblar esos ambientes con varias especies de xenos también simulados. Esto se lograba generando una forma física y un comportamiento aparentes para una enorme gama de formas de vida. Las simulaciones presentaban rasgos que señalaban su verdadera naturaleza, ya que la Máquina de Mimesis no lograba registrar las particularidades de la personalidad de sus señuelos. Los usuarios de la Máquina debían colocarse unos trajes de combate hechos de barras y cables cubiertos por suaves placas de caparazón para poder interactuar con los mundos generados, en los que se manifestaban con blindajes simulados como una Armadura de Exterminador. En última instancia la Máquina estaba conectada al Espacio Real, y por ello todas sus réplicas de ambientes estaban conectadas a él en lugar de a la Disformidad.

Esta pieza de tecnología arcana fue desenterrada por vez primera por el Imperio de la Humanidad durante la Gran Cruzada, y se empezó a utilizarla para crear zonas de entrenamiento para los iniciados del Adeptus Astartes. Estos mundos simulados permitían a los aspirantes combatir y morir de forma simulada, aprendiendo de los fallos cometidos y no muriendo realmente a causa de estrategias erróneas.

Grupos de lexicomecánicos, artesanos y logistas trabajaron durante décadas para construir la Máquina de Mímesis. Sin embargo, surgieron focos de preocupación respecto a la santidad y pureza de la tecnología que se utilizó para llevar a cabo el proyecto, debido a que la capacidad del dispositivo de recrear el universo se acercaba a los procedimientos utilizados por los Dioses del Caos. Además, una figura de gran poder entre los Astartes llamada Rubinek (que algunos confunden con un Primarca) afirmó que "un Marine Espacial sólo debería rezar por morir una única vez".

Ante semejante presión en contra, y buscando completar el proyecto, sus defensores propusieron que la Máquina fuera asignado al Capítulo de los Corazones de Hierro para probarlo entrenando a sus iniciados. A pesar de hacerse así, los ejercicios eran precedidos de invocaciones rituales pidiendo la protección del Emperador contra la mancha del Caos y finalizaban con un servicio absolutorio en la Capilla de los Mártires del Capítulo.

Entre los muchos mundos recreados por la Máquina se encontraban Argos, Belladonna, Celadon, Evangelion, Fortelius, Galatea, Hyperious e Ilium, los cuales fueron completamente asegurados y aislados del resto de sistemas de la Fortaleza-Monasterio de los Corazones de Hierro. Entre los designados para supervisar el dispositivo se encontraba el Sargento Instructor Tydaeus, quien no había podido convertirse en un Astartes completo por un rechazo biológico a la semilla genética. Con el tiempo, empezó a disminuir el interés en esta tecnología y en las batallas simuladas por lo que el equipo de mantenimiento de la Máquina de Mímesis se redujo paulatinamente hasta que solo quedaron a su cuidado Tydaeus y un servidor de nombre Barek.

El Señor del Caos Kargon dirigió un asalto al frente de una horda de Demonios en el planeta simulado de Ilium ya que creía que se trataba de un planeta real. Cuando el Sargento Tydaeus salió a su encuentro con la apariencia de un Exterminador, logró infligir graves bajas a los Demonios enemigos, debilitados por no haber consumido almas reales, pero finalmente el Señor del Caos logró matar al Sargento. Al hacerlo obtuvo libre acceso al interior de la Fortaleza-Monasterio a través de la Máquina de Mimesis tomando a todos los Marines por sorpresa. Registros posteriores afirman que sólo dos Compañías, la 6ª y la 10ª, sobrevivieron al terrible y sangriento asalto del Caos que barrió como un torbellino a los desprevenidos Astartes. Es improbable que la Máquina quedase intacta tras el ataque, y más aún que fuese reparada.

Leer másEditar

Corazones de Hierro.

FuentesEditar

Extraído y traducido de Lexicanum Inglés.

  • En el Torbellino - Infierno en una Botella, por Simon Jowett.
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.