FANDOM


Bulldog El Sargento Guillermito, mascota de los Marines Espaciales, tiene el honor de patrocinar este espacio por orden del Capellán Cassius de los Ultramarines. ¡Pulsa sobre él y te acompañará a una Cruzada épica!

¡Lee más! ¡Sin piedad, sin remordimientos, sin miedo!


Batalla de Phall

Abordaje durante la Batalla de Phall

Lycus era un Mariscal de la Legión de los Puños Imperiales durante la Gran Cruzada y la posterior Herejía de Horus.

HistoriaEditar

PhallEditar

Lycus era un Mariscal de la Legión de los Puños Imperiales y partió a bordo de la flota de retribución enviada por el Primarca Rogal Dorn para enfrentarse al Señor de la Guerra Horus cuando comenzó la Herejía. Sin embargo, debido a las severas tormentas de disformidad, la flota quedó varada en el Sistema Phall donde fueron atacados por la Legión de los Guerreros de Hierro, en lo que se conoció como la Batalla de Phall. Cuando el Capitán de la flota, Alexis Polux, dio la orden de retirarse a Terra, el crucero de ataque de Lycus, el Luz de Inwit, fue una de las naves afortunadas que logró escapar de la batalla.

Tras la Batalla de Phall, Lycus puso rumbo a distintos planetas imperiales y les ordenó fortalecer sus defensas y movilizar a sus fuerzas armadas para poder ser enviados a ayudar en el esfuerzo de la guerra contra Horus. Sin embargo, no todos los mundos que visitó demostraron ser leales al Emperador.

Tal fue el caso del planeta Cantaridine, el cual se había unido al bando de Horus después de ser visitado por agentes del Señor de la Guerra. A pesar de retrocesos como este, Lycus continuó con sus esfuerzos y más tarde visitó Tallarn, ordenándoles hacer lo mismo que en los otros mundos anteriores.

TallarnEditar

Aunque Tallarn era un probable objetivo en ser atacado para las fuerzas de Horus, Lycus se encontró con el rechazo frontal de los representantes de los califatos y de las dinastías comerciales, los cuales manifestaban que no disponían de los recursos o los materiales que se les pedía. Lycus podía ver que Dellasarius, el gobernador militante de Tallarn, estaba de acuerdo con él pero los años de gobierno y trato continuado con los representantes planetarios habían agotado al antariormente vigoroso héroe de guerra.

Justo cuando Lycus temía que tendría que tomar cartas en el asunto y destituir al gobernador y a los representantes, la legión traidora de los Guerreros de Hierro apareció en la órbita y atacó Tallarn con bombas víricas. Cuando las sirenas comenzaron a sonar, Lycus desconocía la abominable lluvia que se acercaba, pero era consciente de la inminencia de un bombardeo orbital por lo que agarró a Dellasarius antes de dirigirse a un refugio subterráneo cercano. Este acto salvó sus vidas mientras las bombas víricas destruían la atmósfera de Tallarn y mataban a la mayoría de la población mundial.

Mientras las bombas víricas seguían destruyendo el planeta, Lycus y el gobernador viajaron a la fortaleza de Rachab, lugar donde se encontraban otros supervivientes militares y comenzaron a organizar ataques contra los Guerreros de Hierro que invadían el devastado planeta pero con los astrópatas de Tallarn asesinados por las bombas víricas y la imposibilidad de contactar con el Luz de Inwit, todo parecía indicar que los supervivientes de Tallarn no recibirían ningún tipo de refuerzo por parte del Imperio.

Guerreros de Hierro Invasión de Tallarn Dreadnoughts Contemptor Ejército Imperial Devorador de Vida

Los Dreadnoughts de los Guerreros de Hierro atacan a los tanques del Ejército Imperial en medio del bombardeo vírico.

Todo esto cambió, cuando la fortaleza recibió un mensaje enviado por los supervivientes de un refugio subterráneo en Crescent City, pidiendo ser evacuados. Aunque al principio las fuerzas de la fortaleza ignoraron el mensaje ya que era demasiado peligroso arriesgarse a salir a la envenenada atmósfera de Tallarn para salvar a unos pocos supervivientes, cambiaron inmediatamente de idea cuando estos mencionaron tener un astrópata entre ellos.

Lycus sabía que esta sería su última oportunidad de enviar una petición de ayuda por lo que pidió a Dellasarius que organizara una fuerza de ataque que él lideraría. El rescate de los supervivientes de Crescent City quedaba en suspenso ya que era probable que los Guerreros de Hierro también hubieran escuchado la transmisión. Cuando se formó la fuerza de ataque, abandonaron la fortaleza y se dirigieron al refugio de los supervivientes, pero tal como sospechaban, entablaron combate con los Guerreros de Hierro que también se dirigían hacia allí. En la batalla que se desató a continuación, la fuerza de ataque de Lycus fue superada en número y al final, únicamente el Mariscal logró llegar al refugio donde fue recibido por Kulok, uno de los supervivientes con los que habían tenido contacto. Con la fuerza de ataque destruida y los Guerreros de Hierro asediando el refugio, Lycus le pidió a Kulok que lo llevara rápidamente a ver al astrópata Halakime al que ordenó que advirtiera al Imperio de la invasión de Tallarn y pidiera ayuda para luchar contra los Guerreros de Hierro.

Cuando el astrópata inició el envío del mensaje, Kulok se dio cuenta que nunca se había planeado evacuar a los supervivientes del refugio y que solo habían estado interesados en llegar al astrópata para solicitar ayuda. A pesar de saber que no lograrían escapar, Kulok le ofreció su ayuda al Mariscal para defender el refugio el tiempo suficiente mientras se enviara el mensaje de Halakime.

Ambos volvieron a la entrada del refugio justo cuando los Guerreros de Hierro entraban a la fuerza y el aire envenenado de Tallarn invadía el refugio. Kulok logró disparar cinco veces antes que la mortal atmósfera lo matara. A pesar de estar solo, Lycus siguió luchando hasta que los Guerreros de Hierro acabaron con él, y aunque el refugio cayó en manos de los traidores poco después, Halakime pudo enviar con éxito su mensaje al Imperio.

FuentesEditar

Extraído y traducido de Lexicanum inglés .

  • Tallarn: Sirena, relato de John French.
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.