FANDOM


Necron sin fondo

Gygabi'tha, cronista de las Dinastías, ha despertado tras eones de sueño para rescatar sus arcanos archivos. Pulsa sobre ella y te guiará por la laberíntica historia de los Necrones.

Tus visitas honran a la Triarca

Miniatura necrones desollador

Desollador necrón, vástago de Llandu'gor.

Llandu'gor, también llamado El Desollador, fue uno de los antiguos C'tan y el creador de los Desolladores Necrones.

La Maldición del DesolladorEditar

Los Desolladores son Necrones que padecen una terrible locura, una maldición contagiosa impuesta sobre ellos por el C'tan conocido como Llandu'gor el Desollador. Cuando los Necrones se volvieron finalmente contra los C'tan en los últimos días de la Guerra en el Cielo, el Desollador no fue simplemente fragmentado como el resto de sus hermanos, sino absolutamente desintegrado. En sus últimos estertores, sin embargo, el Dios Estelar infligió una horrible maldición sobre sus asesinos, contaminándolos con un eco de la insondable hambre de su esencia.

Durante eones la Maldición del Desollador pasó desapercibida. Para cuando la auténtica locura de la enfermedad empezó a manifestarse, los Necrones afligidos habían viajado ya a lo largo y ancho de la galaxia, contagiándola sin saberlo a un millar de mundos. Un Necrón en el que haya arraigado la Maldición sufre una lenta y tortuosa erosión de su cordura. A pesar de ser una máquina desalmada, empieza a regocijarse en la ruina sangrienta de sus enemigos de carne y hueso, y se siente impulsado a decorarse con trofeos tomados de su piel, sus tendones y sus huesos. A medida que la locura del Desollador se intensifica, su víctima es arrastrada por el deseo incontrolable de consumir la carne de sus enemigos. Al ser un robot, no puede digerir de ninguna forma esta carne, pero aun así no puede evitar intentar desesperadamente atiborrarse de ella para tratar de saciar un hambre inapagable. Poco después aparecen cambios físicos: sus formas metálicas se encorvan, y sus dedos se extienden como largas garras afiladas como cuchillas. La figura de metal viviente del Necrón se deforma en la silueta corrupta y grotesca de un Desollador. Al final, este Necrón maldito desaparece, atraído por algún instinto desconocido hacia una dimensión paralela propia de su especie, donde habitará para siempre entre los palacios-osario de los Desolladores.

FuentesEditar

  • Codex: Necrones (5ª Edición).
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.