FANDOM


Bulldog El Sargento Guillermito, mascota de los Marines Espaciales, tiene el honor de patrocinar este espacio por orden del Capellán Cassius de los Ultramarines. ¡Pulsa sobre él y te acompañará a una Cruzada épica!

¡Lee más! ¡Sin piedad, sin remordimientos, sin miedo!

Kossolax

La Limpieza de Ariggata fue una campaña de anexión de la Gran Cruzada llevada a cabo por las Legiones Astartes de los Devoradores de Mundos, los Ultramarines y los Lobos Lunares, bajo el mando del Señor de la Guerra Horus.

HistoriaEditar

Durante los vertiginosos días de la Gran Cruzada, los límites del Imperio de la Humanidad eran ampliados constantemente por los Primarcas. Eran muchos los mundos que daban la bienvenida a los ejércitos del Emperador, mientras que otros se resistían inútilmente. Ariggata era un planeta muy avanzado tecnológicamente que había estado aislado del resto de la galaxia durante muchos siglos y, cuando llegaron enviados imperiales avisando de la inminente llegada del Emperador, dichos mensajeros fueron ejecutados como muestra de que querían mantener su independencia.

El poder militar de Ariggata era formidable, por lo que se dio a tres Legiones la orden de pacificar dicho mundo: a los Lobos Lunares, a los Ultramarines y a los Devoradores de Mundos. El Señor de la Guerra Horus estaba al mando de toda esta fuerza, y bajo su comandancia magistral los ejércitos de Ariggata fueron rápidamente subyugados hasta que solo quedó la Ciudadela de Basalto en manos enemigas.

Las fuerzas imperiales pusieron la ciudadela bajo asedio, pero la pacificación estaba durando demasiado para el gusto de Horus; quería acabar cuanto antes para obtener más gloria en otras batallas. Para acabar lo antes posible con el asedio, bombardeó los muros de la ciudadela desde la órbita y ordenó a Angron y a los Devoradores de Mundos que asaltasen las brechas que hubieran sido abiertas en los muros y que acabasen con los líderes enemigos.

Los muros de la ciudadela habían sido construidos durante la Era Oscura de la Tecnología y, a pesar de haber sufrido un bombardeo orbital durante toda una semana, solo se había conseguido abrir una brecha en ellos. Roboute Guilliman aconsejó tener precaución, pero ni Horus ni Angron estaban dispuestos a esperar. Angron lanzó a sus Devoradores de Mundos contra las paredes de la Ciudadela de Basalto mientras una tormenta de láser y proyectiles causaba enormes bajas entre sus filas. Pero los Devoradores de Mundos no se dejaron intimidar y acabaron alcanzando la brecha a través de una rampa de cadáveres de su propia Legión. Una vez dentro de la fortaleza, los Marines Espaciales, enloquecidos por la batalla, acabaron con todos aquellos que se ponían al alcance de sus hachas sierra. Durante un día y una noche no se oyeron más que los alaridos de las víctimas en los antiguos salones y, cuando por fin Angron ordenó abandonar el lugar a sus tropas, en el interior de la ciudadela no quedaba ni un alma con vida.

Cuando los Ultramarines entraron en la ciudadela para asegurar el lugar, se quedaron horrorizados con lo que allí descubrieron. Las cámaras y bóvedas de la ciudadela parecían el matadero de un profesor chiflado. Los cuerpos desmembrados estaban esparcidos por doquier y el olor de la muerte era tan denso que parecía poder tocarse. No habían perdonado la vida a nadie, todo ser vivo había perecido bajo la furia de los Devoradores de Mundos.

Cuando los atónitos Ultramarines abandonaron la ciudadela, los Devoradores de Mundos y los Lobos Lunares ya habían dejado el planeta, mientras que los Ultramarines deberían permanecer en Ariggata hasta que llegase el Ejército Imperial. Antes que Guilliman pudiera explicar a sus hermanos Primarcas la masacre que había acontecido en Ariggata, la Herejía estalló, momento en el que Horus y Angron rompieron sus votos de lealtad hacia el Emperador, y los miedos de Guilliman se hicieron realidad.

FuentesEditar

Extraído y traducido de Lexicanum Inglés.

  • Index Astartes III.
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.