FANDOM


Inqsello Por orden del Ordo Wikia de la Santa Inquisición, este artículo se considera fuera del Canon Imperial. Se declara carente de toda veracidad y blasfemo; y todo el que lo lea sufrirá purga inmediata. Si usted es el autor, diríjase a las autoridades competentes para someterse a la penitencia pertinente.

Atención: Material No Oficial sin Sello de Calidad Wikihammer

"En la escala de los seres, el hombre es el primero. En la escala de los hombres, el Sabio es el más grande. El Sabio es el que más se aproxima a la divinidad: el que da honor a la especie y luces a la tierra."
Ermac Humboldt, Primarca de la XI Legión


Los Leviatanes fueron la XI Legión de Marines Espaciales creada por el Emperador al inicio de la Gran Cruzada. Fueron muy fieles al Emperador y lograron un impresionante historial de victorias, pero el Señor de la Humanidad dudaba de su Primarca, Ermac Humboldt. Al inicio de la Herejía de Horus los Leviatanes trataron de parlamentar con el Emperador, pero este creyó que ya habían sucumbido al Caos y se negó a escucharles, así que la Undécima optó por no ayudar ni a Leales ni Traidores.

HistoriaEditar

Gran CruzadaEditar

La XI Legión fue una de las mejores creadas por el Emperador, superando en poderío incluso a los Lobos Lunares y los Ultramarines. Su Primarca, Ermac Humboldt, era un poderoso psíquico que podía robar las almas de los caídos y resucitar a sus Marines Espaciales caídos.

Durante la Gran Cruzada los Leviatanes conquistaron más planetas que todas las demás Legiones juntas, pero a pesar de sus grandes ofrendas y victorias el Emperador vio dentro de su Primarca orgullo, ira incontrolable y odio hacia las demás Legiones.

Herejía de Horus y exilioEditar

Durante la Herejía de Horus, la Legión decidió apartarse del Imperio, pero la guerra les alcanzó de todas formas. Al llegar al Sector Hades, limítrofe con Ultramar, lo encontraron controlado por el Caos. Los Leviatanes trataron de salvarlos pero ya estaban corrompidos, así que decidieron aplicar un Exterminatus sobre toda la zona, incluyendo dos planetas que seguían siendo fieles al Imperio.

Cuando el Emperador se enteró, ordenó al Primarca Ermac Humboldt que regresara a Terra y convocó un juicio marcial para castigarle por sus crímenes de guerra. Negándose a someterse, Ermac ordenó a su Legión que atacase Terra, con su guardia personal enfrentándose a la Legio Custodes. El Primarca logró llegar hasta el Emperador y le dijo: "Maldito seas, Sabio, pero no llegará mi fin hasta verte caer de tu trono". El Emperador logró expulsar a la XI Legión de Terra y ordenó su destierro, así como la destrucción de toda referencia a sus hazañas o existencia. Cuando el Emperador se disponía a darle caza personalmente, las Legiones Traidoras asaltaron el Sistema Solar y tuvo que desistir.

ActualidadEditar

Desde ese día la XI Legión fue olvidada y huyó a las sombras. Actualmente la Legión está dispersa entre la Disformidad y el Imperio, luchando solo por su propia gloria.

No se conocen las locaciones de sus 20 Compañías, pero su planeta era el único que se encontraba dentro de la Disformidad. Los Leviatanes no sirven a ningún Dios del Caos ni al Imperio, sino solo a su Primarca Ermac Humboldt, cuyo paradero es desconocido.

PrimarcaEditar

The xith primarch

Primarca Ermac Humboldt durante la Gran Cruzada

Ermac Humboldt fue un compañero de armas del Emperador mucho antes de que este creara a los primeros Marines Espaciales. Combatió a su lado hasta que en una batalla quedó mortalmente herido, tras lo cual el Emperador lo llevó a sus Laboratorios del Himalaya cuando empezó la creación de los Primarcas. El Emperador le ofreció salvarle la vida a cambio de que fuese el comandante de la XI Legión. Al comienzo del proceso de curación le fue implantada la semilla genética del Emperador, siendo así el único Primarca que no nació como tal.

Mientras se desarrollaba su nueva forma se le otorgó el poder de robar las almas de los muertos y resucitar a los guerreros caídos en combate. Cuando se despertó por primera vez en su cápsula de gestación se encontró con Horus Lupercal, traído al laboratorio por los rituales prohibidos de Erebus, y poco después las veinte cápsulas fueron arrebatadas por los Dioses del Caos.

No se sabe dónde ni cuándo se reencontró Ermac con el Emperador, pero se sabe que tras recibir el mando de la Legión de los Leviatanes Ermac recordó sus antiguas batallas junto al Emperador.

No se sabe su locación en la actualidad, pero se dice que fue avistado, por primera vez desde el exilio, en el M38, durante una Tormenta Disforme.

FuenteEditar

Creado por Jdwarboss.

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.