FANDOM


Bulldog El Sargento Guillermito, mascota de los Marines Espaciales, tiene el honor de patrocinar este espacio por orden del Capellán Cassius de los Ultramarines. ¡Pulsa sobre él y te acompañará a una Cruzada épica!

¡Lee más! ¡Sin piedad, sin remordimientos, sin miedo!

Naves barcaza batalla cruceros flota-0

Barcaza de Batalla

La Letanía de Furia es una venerable Barcaza de Batalla del Capítulo de los Cuervos Sangrientos, asignada a la 3ª Compañía bajo el mando del Capitán Gabriel Angelos.

Esta Barcaza de Batalla porta muchos secretos dentro de sí, y es una baliza luminosa en la oscuridad de la Franja Este, donde la luz del Astronomicón flaquea y se debilita.

Sanctorium Arcanum Editar

El Sanctorium Arcanum es una cámara secreta dentro de la Barcaza de Batalla, cuidada por Bibliotecarios del Capítulo iniciados en la Ordo Psykana de los Cuervos Sangrientos.

El Sanctorium Arcanum es un coro astropático que imita al Astronomicón, un repetidor móvil cuyo propósito es reforzar la luz del Astronomicón en las distantes profundidades de la Franja Este. El Sanctorium Arcanum, como muchas otras reliquias del Capítulo, fue creada por el Gran Padre Azariah Vidya y su verdadero origen se ha perdido en las nieblas del tiempo, aunque aún sigue estando cuidada y mantenida por los Bibliotecarios del Capítulo.

Cámara de Implantación Editar

Bajo las profundidades de la venerable Barcaza de Batalla se encuentra esta cámara donde se realiza la cirugía ritual de creación de un Marine Espacial sobre un Neófito.

Al Neófito se le encadenaban las extremidades con argollas de adamantium que las mantenía pegadas a la gran losa ceremonial y el pecho estaba sujeto por una gran cincha. Las acanaladuras talladas en la superficie de la losa permitían que se filtrara la sangre resultantes de la cirugía ritual. El fluido carmesí quedaría recogido en un depósito situado bajo la losa de adamantium. Sin duda, el Neófito la necesitaría antes de que terminara todo el proceso de transformación.

Por la estancia flotaban vaharadas de humo procedente de los incensarios que estaban encendidos en cada esquina de la losa de operaciones. El humo era levemente tóxico, lo suficiente como para causar infecciones letales en cualquier herida que no se tratara del modo adecuado y más que suficiente para asfixiar a un ser humano normal.

La Cámara de Implantación era un lugar infestado de muerte y enfermedades. El suministro cuidadosamente controlado de aire estaba contaminado con los virus y las bacterias más letales que plagaban la galaxia.

Aquel acondicionamiento del aire tan poco habitual también era una medida de precaución defensiva. El lugar era uno de los dominios más protegidos de los Cuervos Sangrientos. Al otro extremo de la estancia se alzaban un par de enormes puertas blindadas de adamantium cubiertas de sellos de pureza. Alrededor de las puertas había una serie de emplazamientos automáticos de cañones de defensa. Las armas no cesaban de girar a un lado y a otro, chirriando y zumbando mientras seguían con las miras a todo lo que se movía en la estancia.

En el enorme arco que rodeaba el portal blindado había escrita una frase en una escritura rúnica antigua, pero pocos eran capaces de descifrar su significado. En el remate central del arco se veía la estilizada figura de un cuervo de color rojo sangre reluciente.

En la pared más alejada de la cámara quedaba iluminado un tanque de cultivo, un enorme tanque verde donde el apotecario prepararia el caparazón negro llamado interfaz que le implantaría al Neófito si sobrevivía el tiempo suficiente como para acabar necesitándolo.

La inserción de aquel caparazón bajo la piel del Neófito era la última fase de la transformación que sufría. Una vez el proceso estuviese completo, se convertiría en un marine iniciado, capaz por fin de conectarse a la servoarmadura característica de todos los marines espaciales.

Cámara genéticaEditar

Detrás las puertas de la Cámara de Implantación se encontraba parte del suministro de semillas genéticas del Capítulo. Era el lugar más protegido de toda la Barcaza de combate, más seguro incluso que las magníficas armerías de los Cuervos Sangrientos.

La cámara podía funcionar durante siglos, incluso milenios, sin necesidad de un suministro de energía exterior.

Al igual que los demás Capítulos de Marines Espaciales, los Cuervos Sangrientos no corrían riesgo alguno con la semilla genética, ya que si la perdiesen, estarían condenados a desaparecer.

FuentesEditar

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.