FANDOM


Khorne medio sin fondo

Cerberus el Rebañacráneos, mascota de los Poderes Ruinosos, patrocina este espacio para honrar a sus demoníacos señores. Pulsa sobre él y te introducirá en los misterios del Caos.

¡Sangre para el Dios de la Sangre! ¡Visitas para los artículos del Caos!

Estandarte Legio Surturvora

Estandarte de la Legio Suturvora.

La Legio Suturvora, o como más tarde sería más comúnmente conocida en las últimas etapas de la Gran Cruzada, la Legio Infernus (Maestros del Fuego), es una Legión Titánica Traitoris Perdita del Mechanicum Oscuro que repudió su juramentos al Emperador de la Humanidad y siguió a Horus y a los poderes del Caos durante la Herejía de Horus. Los Maestros del Fuego eran una legio activa renombrada y con un historial envidiable en la vanguardia de las guerras para reclamar la galaxia para la humanidad. Sin embargo, su lealtad última siempre fue hacia los señores de Marte, una casa de la que había sido casi exiliados desde los primeros días de las guerras de conquista y de liberación del Emperador. Así pues, cuando estalló la Herejía de Horus y Kelbor-Hal, Fabricador General de Marte, ligó su suerte con la de Horus, la Legio no dudó en unirse a la causa del Señor de la Guerra. Sería una decisión fatal, la cual los convertiría en arma contra sus antiguos camaradas en Calth, cuando los Portadores de la Palabra dieron su golpe contra el Primarca Roboute Guilliman, los Ultramarines y sus aliados, con un alto precio para la Legio.

Atrapados como un peón en una guerra de poderes los cuales no podían comprender o controlar, la Legio Suturvora sufriría graves pérdidas y quedaría maltrecha para el resto de la guerra, llegando incluso al fratricidio antes de que la Herejía de Horus llegase a su fin, para no volver a ver las arenas ferrosas de su mundo natal. Al término de la Herejía, los Maestros del Fuego, junto con el resto de las Legiones Traidoras, fueron conducidos hacia el Ojo del Terror. Su paradero actual es desconocido, a pesar de que han participado en la 13ª Cruzada Negra, en el  999.M41, proporcionando apoyo a las fuerzas del Caos que entablan combate en el Mundo Fortaleza de Cadia.

Historia Editar

La Legión Surturvora debió su génesis a las historias legendarias y poco comprendidas de Marte en los primeros siglos de la Era de los Conflictos, cuando el Mechanicum mismo surgió tal y como lo conocemos. Se sabe que su fundación fue parte de la llamada "Era de la Patogenia" cuando la primera generación de Legiones Titánicas, conocidas como la Tríada Ferrum Morgulus, fue utilizada como plantilla y semilla de una segunda generación de Legios, particularmente para la creación de la belicosa Legio Surturvora y la poderosa Legio Ignatum. Los principales propósitos de estas nuevas Legios, la cuales doblaron el número de divisiones de la Collegia Titanica, fueron completar la dominación de Marte y aplastar los reductos de los cabalísticos Cibercarnívoros y sus ingenios gargantuescos y con un hambre insaciable que rivalizaban con el culto al Omnissiah y pacificar el resto de páramos y desiertos radiactivos. Con este fin, los primeros elementos de la Legio Suturvora fueron ubicados en una fundición-templo que perteneció a este culto enemigo, en las cavernas del Mons Sutura, al sur del Mar de las Maldiciones de Hierro, una de las regiones más desoladas y turbulentas del planeta rojo cerca de los páramos del polo norte. De este solitario pico la Legio tomaría su nombre.

Durante siglos, la Legio Suturvora mantuvo su vigilia y destruyó antiguas amenazas que de vez en cuando atormentaban su dominio, surgidas de las antiguas escombreras o desenterradas en las cavernas por magos que buscaban la sabiduría de los antiguos. Fue una tarea que cumplieron sin inconvenientes, si bien era un poco ingrata, ya que la politiquería y el poder de los magos y las facciones que gobernaban Marte ignoraron en gran medida a la Legio, la cual al carecer de un patrocinio significativo se basó en la gracia y el favor del distante Fabricador General, el señor de Marte, para así obtener sus suministros y mandatos de lo que comenzó a considerar su deber para con el Omnissiah. Su aislamiento y deber hicieron que la cultura de la Legio se manifestase en un pueblo estoico, religioso y reaccionario, cuyos princeps se granjearon fama de tradicionalistas que veían a algunas Legios como mundanos, ateas y excesivamente ambiciosas de su propio honor y gloria, mientras que muchas de sus compañeros les veían como orgullosos, atrasados e inestables.

Cuando se decretó que Marte se uniría a Terra bajo el poder del Emperador, y como parte de los diversos acuerdos y tratados que lo hicieron posible, el poder de las Legiones Titánicas fue entregado a la Gran Cruzada como parte de esta alianza. En el caso de la mayoría de las Legios, esto fue una cuestión de servicio más que de absorción, y los dominios que poseían en Marte se mantuvieron. Pero como parte de este pacto de hierro, la Legio Suturvora, junto con la Legio Tenerii, recibieron órdenes de abandonar Marte y desplegarse junto a la Gran Cruzada a perpetuidad hasta que cumplieran sus objetivos. Los princeps de Suturvora tomaron este exilio con su acostumbrado estoicismo y fervor, convencidos por los augurios aritméticos de sus Tecnosacerdotes de que era la voluntad de Omnissiah. Tras su marcha su templo, ahora poco más que un cenotafio al deber pasado, fue sellado en tinieblas.

Luchando a la vanguardia de la Gran Cruzada, la Legio Suturvora comenzó a alcanzar rápidamente un respeto y rango que nunca había poseído en Marte. Luchando junto a los Ángeles Oscuros y al propio Emperador en las campañas del Azote Ceti-Lacaille, tal fue el honor que obtuvieron para el Mechanicum por sus acciones que sus pérdidas fueron reemplazadas y su fuerza original más que superada por titanes recién construidos por órdenes del Fabricador-General. Durante las décadas siguientes, la Legio nómada, basada enteramente en una serie naves de combate y transporte, luchó junto a más de la mitad de las Legiones Astartes en un momento u otro, pisoteando innumerables ciudades y arrasando mundos en nombre de la Gran Cruzada. Fue durante esta última época cuando comenzaron a ser conocidos por los guerreros de los Auxiliares Imperialis como los "Maestros del Fuego" por sus tácticas de tierra quemada y el icono de la llama eterna que portaban desde sus primeros días. Era un nombre que la Legio comenzó a llevar como una insignia de honor, una identidad por la que era respetada y una fama por la que se sentía honrada. En respuesta, las llamas comenzaron a aparecer en su heráldica y el número de Cañones Inferno en sus titanes comenzó a aumentar, aumentando más si cabe su reputación.

Pero era al lejano Marte, ahora no más que un recuerdo para la Legio, donde residía su lealtad, convirtiéndose en un fanatismo que sólo pareció aumentar con la distancia y el tiempo. Entre sus princeps, moderati y tecnosacerdotes, la arrogancia en cuanto a su vocación y posición creció, así como su intolerancia hacia aquellos que no eran del Culto a la Máquina, mientras que sus excesos de destrucción en el campo de batalla se hicieron más patentes. Para cuando Horus fue elevado a Señor de la Guerra, dentro de ciertos círculos del alto mando de la Gran Cruzada se levantaron voces contra la desenfrenada incineración de ciudades que podrían haber sido conquistadas y usadas por el Imperio por la Legio, la cual, al menos informalmente, ya no se llamaba a sí misma Legio Suturvora, un nombre que muchos de sus princeps más jóvenes consideraban una reliquia de un pasado lejano y sin gloria, sino la Legio Infernus: los incineradores de mundos.

Cuando los traidores planearon los golpes letales contra antiguos hermanos que darían comienzo a la herejía, y a instancias de Kelbor-Hal, Suturvora se unió con entusiasmo a la causa de su señor.

Los Fuegos de Ithraca Editar

Su primer acto al servicio de los traidores fue golpear a sus antiguos compañeros de la Legio Praesagius en la concentración de Calth, donde Horus se las arregló para que la Legio estuviese presente. En la lucha mortal que sobrevendría, y que se conoció como la Batalla de Ithraca, y cuyo campo de batalla quedó sujeto a la influencia de la Disformidad, la Legio Suturvora sucumbiría a una barbarie sin sentido que nunca había conocido, ni siquiera en sus peores excesos. El precio de este descenso al torbellino de la locura serían unas pérdidas casi paralizantes y una retirada de la superficie de Calth con menos de la mitad de sus fuerzas. De todas formas, los supervivientes de la Legio se habían vinculado a la causa de los traidores y ahora no había vuelta atrás; peor aún, sus pérdidas los hacían aún más dependientes del favor de sus amos en Marte. Las semillas de la amargura y el odio habían sido sembradas.

Campañas notables Editar

Fuerza material Editar

Los registros de la Divisio Militaris para los últimos años de la Gran Cruzada clasificaron a la Legio Suturvora como una Legio de segundo rango totalmente operativa, con unas 100-130 unidades en servicio activo al estallido de la Herejía de Horus. La fuerza principal de los Maestros del Fuego residían en los 70 Titanes Warlord, modelos Marte y Lucius, y sus tripulaciones veteranas en la guerra urbana. Rodeando en este núcleo, la Legio poseía una fuerza considerable de Warhound como exploradores y unidades de reconocimiento, y un destacamento compuesto de al menos ocho Némesis para fuego de apoyo y dos Emperador como su reserva estratégica para conflictos a máxima escala. Los titanes de clase media, como los Reaver, eran minoría en la Legio y casi con total seguridad sus unidades más antiguas, datadas de sus días en Marte. Aunque originalmente era pobre en términos de unidades de apoyo en el campo de batalla, la Legio Suturvora las vio aumentadas a medida que avanzaba la Gran Cruzada, con varios regimientos mecanizados de Skitarii y dos sub-convenios de la Legio Cibernética a su servicio. Sin embargo, estas fuerzas de apoyo también sufrieron fuertes pérdidas durante la Batalla de Ithraca, y cuyos supervivientes se amalgamaron en una sola fuerza compuesta que se conoció como los Fraxanii o "Quemados".

Titanes notables Editar

  • Revoka (Titán clase Némesis): Revoka era un asesino de titanes, un papel para el cual la clase Némesis era ideal. Presente en la Batalla de Ithraca, Revoka mataría a Evocatus, el poderoso Titán Warlord de la odiada Legio Praesagius antes de ser derribado por el ataque combinado de los Reavers Inculcador y Vigilante.
  • Calvara (Titán clase Reaver): Líder del Manípulo de Guerra Mazzakim, el cual sirvió como uno de los muchos manípulos de persecución dentro de la Legio Suturvora, empleado para cazar enemigos que huían mientras los Warlord avanzan a través del campo de batalla.
  • Mochatus (Titán clase Reaver).
  • Denola (Titán clase Warhound): Denola era el titán del Princeps Tyhe, quien causó innumerables masacres entre la población civil de Ithraca. Alimentado por la cosecha de vidas inocentes y la crueldad de sus princeps, el Espíritu Máquina de Denola desarrolló conciencia (o posiblemente fue poseído por un Demonio) y se rebeló contra la voluntad de Tyhe, dando así al Vigilante tiempo más que suficiente para acabar con él mediante andanadas de misiles, rayos láser y disparos de su Cañón de Fusión.
  • Ashima (Titán clase Warhound): El primero de los dos Warhound que componían el Manípulo de Guerra Mazzakim. En una Legio donde las matanzas eran consideradas la medida de la habilidad de un princeps, los comandantes de los titanes más ligeros siempre estaban dispuestos a enfrentarse con el enemigo. En los campos de batalla de Calth, este hambre de la batalla vería a Mazzakim a la cabeza de la carga de la Suturvora contra los Nueve Paragones de Ithraca y el orgullo obstinado de los “Auténticos Mensajeros”. El que perdieran una sola unidad durante la carga sirve como testamento a la habilidad de los princeps de Mazzakim.
  • Su-benoth (Titán clase Warhound): El segundo Warhound que componía el Manípulo de Guerra Mazzakim.

Personajes notables Editar

  • Princeps Sarleigh Aule - Princeps del Titán Reaver Calvara.
  • Princeps Tyhe: Siendo uno de los pocos princeps que habían adoptado las nuevas enseñanzas de Lorgar, Tyhe ignoró deliberadamente las órdenes de sus superiores y se concentró en causar estragos entre los civiles, mostrando una crueldad intorable al hacerlo.

Apariencia Editar

Colores Editar

Los colores de la Legio Suturvora es el marfil bordeado en latón, así como blanco e iconografía de llamas en homenaje a su cognomen.

Estandarte Editar

La iconografía de la Legio Suturvora es un hexágono blanco con un tridente de color marrón en su centro y una llama naranja ardiendo tras este, en un campo negro con una base iconográfica de llamas de color naranja.

Fuentes Editar

Extraído y traducido de Wikihammer 40K UK.

  • Adeptus Titanicus (1ª Edición).
  • Codex: Ojo del Terror (3ª Edición).
  • The Horus Heresy V.
  • White Dwarf nº 108 y 110 (Edición inglesa).
  • Honrar a los Muertos, relato de Gav Thorpe.
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.