FANDOM


Khorne medio sin fondo

Cerberus el Rebañacráneos, mascota de los Poderes Ruinosos, patrocina este espacio para honrar a sus demoníacos señores. Pulsa sobre él y te introducirá en los misterios del Caos.

¡Sangre para el Dios de la Sangre! ¡Visitas para los artículos del Caos!

Kranon el Implacable Señor del Caos de los Masacre Carmesí

Kranon el Implacable, Señor del Caos de los Masacre Carmesí.

"Veo el miedo en sus ojos, justo antes de morir. Veo asombrado como se dan cuenta, demasiado tarde, de lo que es enfrentar sus débiles fuerzas contra el verdadero poder."
Sevastus Kranon


Sevastus Kranon, también conocido como Kranon el Implacable, es el Señor del Capítulo de los Masacre Carmesí, un Capítulo Renegado originalmente llamado Sables Carmesíes.

Kranon el Implacable aullaba su galería de órdenes como un despredador enjaulado. La mitad de su mente estaba centrada en las cosas retorcidas que equipaban las consolas biomecánicas de su nave de guerra, el Honor Rojo. La otra mitad estaba batallando contra los gritos y voces susurrantes que hacían eco a través de su mente. La respiración rasposa de Kranon que se oía a través de la parrilla de su respirador en gruñidos enfurecidos mientras intentaba luchar para que las voces se callasen.

HistoriaEditar

Kranon era conocido por su brutalidad incluso cuando estaba al servicio del Emperador, carácter que trasmitió a sus Hermanos de Batalla de los Sables Carmesíes, sádicos combatientes que se deleitaban con la masacre de sus enemigos.

Su brutales métodos le valieron la declaración de Renegado a él y a su Capítulo, y tras una maldición de Khorne, que hizo que los Sables Carmesíes oyeran las voces de todas sus víctimas mientras no estuvieran derramando sangre, Sevastus Kranon decidió llevar a su Capítulo al Ojo del Terror, donde no tendría que sacrificar inocentes.

Su estancia allí fue lo que acabó de corromperle, tras lo cual los Sables Carmesíes pasaron a llamarse Masacre Carmesí, y él adoptó el nombre de Kranon el Implacable.

Recientemente, Kranon ha descubierto que puede silenciar esas voces gracias a la acción de un artefacto llamado la Piedra del Fuego Infernal, por lo que ha dirigido la flota de los Masacre Carmesí al planeta Meseta de la Perdición, supuesto paradero de la piedra. Allí luchará, sin embargo, con la 5ª Compañía de los Ángeles Oscuros, al mando del Señor de la Compañía Balthasar.

Kranon vs Balthasar Wikihammer

La batalla entre Kranon el Implacable y Balthasar.

Citas Editar

"No puedes pararnos Sevastus, ni siquiera lo intentes. Nos necesitas, pues la Inquisición ya ha llegado a Umidia. Ya sabes lo que encontrarán, lo has visto. Tú ordenaste hacerlo. "Extremista" dirán. Declararán a los Sables Carmesíes como "Inestables". Y lo peor de todo, ni siquiera acabaste el trabajo. Nos hemos extendido y Demetra ahora es nuestro."
Voz maligna en la mente de Sevastus, tras la Masacre de Umidia


"¡Para! ¡No pienso escucharte! Lo que ocurrió en Umidia fue quizás... excesivo, pero fue necesario. Tengo órdenes que seguir. ¡La situación se produjo acorde al protocolo de actuación!"
Respuesta de Sevastus a la voz


"Estuvimos allí, vimos lo que ocurrió. Pudimos sentir como te deleitabas con la masacre. ¿Es eso lo que aconseja el Codex Astartes? ¿Deleitarse en la matanza? Deja ya tal pretensión, Sevastus. Cuanto antes lo aceptes, mejor te irá."
Respuesta final de la voz


"La primera vez que posé mis ojos en la galaxia que me rodeaba cuando me encontraba en el espacio no vi millones de puntos luminosos, sólo pude ver lo que era mi deber, el deber de proteger aquellos planetas del Imperio. Ahora, no sirvo a nadie más que a mí mismo. Miro aquellas lejanas estrellas y sólo contemplo una oportunidad. ¿Quién se unirá a mí para reclamar lo que por derecho es nuestro?"
Kranon el Implacable


"¡Purgad el planeta! ¡Purificadlo con la sangre de los hombres!"
Kranon el Implacable


"Kranon se detuvo en medio de las ruinas de la ciudad colmena más grande que jamás había visto. Incluso tras su completa destrucción era maravillosamente enorme. Ahora era un lugar desolado, un matadero. Su vasto ejército de renegados, cultistas y dementes estaban preparándose para partir ya. Algunos de los más insaciables aún merodeaban las ruinas de los edificios, buscando más víctimas a las que sacar de sus escondrijos.

Algunos gritos en la distancia daban testimonio de que no todas habían sido encontradas y en realidad era mejor así, para cuando llegaran las fuerzas imperiales podrían no solo presenciar el horror si no oírlo de primera mano. Kranon sabía que algunos aún serían capaces de articular frases coherentes. Con el pelo anormalmente blanco con una chispa en sus hundidos ojos, sabía que podrían contar el horror y la masacre que quedó a su paso, les hablaría de los renegados de roja armadura con brillantes ojos que andaban al lado de la propia muerte, con tenebroso resplandor, las horribles heridas infligidas y los gritos con las últimas palabras de los que hacía tiempo que muertos que les rodeaban.

Dando la espalda a las ruinas de Regallus, Kranon el Implacable avanzaba resquebrajando los escombros de aquella civilización rota. Para su sorpresa, algo se agitaba bajo los escombros. Se detuvo, mirándole desapasionadamente. Un guardia imperial, sin casco y con su uniforme del color del polvo de ceniza salió de su agujero y se puso en pie. Estaba aturdido por la devastación, la cantidad de cuerpos apilados y los charcos de sangre. Girando sobre sí mismo al fin posó sus ojos sobre Kranon. Intentó coger su arma pero la funda estaba vacía, entonces cerró los puños y dio un paso adelante, vacilante. Su cuerpo estaba tan maltrecho que cayó de rodillas. Kranon decidió dejarle vivir, después de todo, el pobre desgraciado viviría atormentado el resto de su vida. Y puede que fuera esa idea lo que hizo que Kranon cambiara de parecer. Estuvo disparando su pistola de plasma hasta que no quedó nada de aquel guardia. Para aquel soldado, el tormento había acabado.
"
Anónimo


"Por poco, Sevastus. Por poco nos haces más poderosas de lo que tu mente mortal puede imaginar.

No me llames así Rabió Kranon internamente 'Ya no soy Sevastus, él desapareció hace ya mucho. Os detesto. ¡Algún día encontraré la forma de deshacerme de vosotras y vuestra maldita maldición!'

'No somos una maldición, Sevastus. Somos salvación. Nos necesitabas para conducirte por tu propio camino. Es algo que tú ya habías elegido, nosotras sólo hemos acelerado las cosas. Deberías agradecérnoslo. Te mostramos tu verdadero propósito. Te libramos de seguir ciegamente a tu dios cadáver. Te mostramos tu única oportunidad de grandeza, tu única oportunidad de alcanzar el verdadero poder.'

'¡Vuestras palabras son todo engaños y mentiras!' Gritó Kranon, esta vez en voz alta '¿Grandeza? He dado muerte a tantos inocentes que ya ni siquiera puedo recordarlos. He perdido la cuenta de las veces que me he bañado en sangre para librarme de vosotras por tan solo unos pocos días.'

'Nosotras no hemos perdido la cuenta Sevastus. Lo hemos visto todo.' Kranon se tambaleó mientras su mente se saturaba con imágenes viscerales de las masacres sin sentido que sus hombres y él habían perpetrado, con la feroz alegría de la batalla en sus rostros. 'Nosotras solo vemos la verdad.'

´Tus mentiras ya no surten efecto' pensó Kranon mientras luchaba duramente para despejar su mente de esas tormentosas visiones, esforzándose por contener su temperamento. 'No pienso pensar más en todo esto.'

'Lo entendemos Sevastus, pero recuerda esto: todas esas decisiones son tuyas y sólo tuyas. Si no puedes afrontar la verdad, entonces seguirás creyendo con todas tus fuerzas que tienes voces en tu cabeza.'
"
Conversación entre Kranon y la Voz


MiniaturaEditar

  • 6ª Edición.

FuentesEditar

  • Warhammer 40,000: Reglamento (6ª Edición).
  • White Dwarf 209 (Edición española).
  • Ascension of Balthasar (Audiodrama), por C. Z. Dunn.
  • Venganza Oscura, por C. Z. Dunn.
  • Suplemento: Masacre Carmesí (6ª Edición).
  • Campaña Black Crusade: Traitor's Hate.
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.