Wikihammer 40k

En adelante, serán necesarias 50 ediciones para postear en las Discusiones de Wikihammer. ¡Ánimo y a por ello!

LEE MÁS

Wikihammer 40k
Advertisement
Wikihammer 40k
10 908
páginas
Impriwars banner.jpg


Kor'sarro Khan

"La guerra nos llama. La guerra nos obliga a estar a la altura del desafío y barrer a nuestros enemigos con fuego y sangre. La guerra nos llama a todos, hermanos míos. ¿Váis a responder?"

Kor'sarro Khan

Kor'sarro Khan es el Khan de la 3ª Hermandad del Capítulo de Marines Espaciales de los Cicatrices Blancas, y también el actual Maestro Cazador. Feroz hasta el punto del salvajismo, audaz hasta el punto de la imprudencia y descarado hasta el punto de la insubordinación es, sin embargo, uno de los guerreros más consumados del Capitulo.

Historia[]

El Khan de la 3ª Hermandad se ha enfrentado temibles enemigos y grandes desafíos en su servicio al Capítulo, incluyendo el enfrentarse a un psíquico de nivel Alfa en Delta Arbuthnot, donde la población planetaria de agro-siervos Ratlings fue mentalmente controlada por el psíquico y forzada a alzarse en armas contra los propietarios imperiales del planeta, usando sus herramientas de agricultura contra Guardias Imperiales armados.

Algo parecido ocurrió en la tercera luna de Woebetide, donde décadas antes, cuando era un Explorador, Kor'Sarro se encontró con las entidades de la Disformidad conocidas como Esclavizadores. Diez mil cadianos controlados mentalmente fueron forzados a marchar sobre un campo minado de 100 kilómetros de ancho bajo fuego de los Cicatrices Blancas, los Cazadores Rojos y los Leones Celestiales. La mayor victoria de Kor'sarro Khan es, de todas formas, la exitosa conclusión de la Caza de Voldorius.

Maestro Cazador[]

Kor'sarro Khan es el quincuagésimo primer Maestro Cazador de los Cicatrices Blancas, un título honorífico individual desde los días del Primarca Jaghatai Khan y exclusivo del Capítulo. Por encima de otros Capítulos Astartes, son los Cicatrices Blancas quienes eligen buscar la sangre de un enemigo que se ha enfrentado a ellos en combate y, debido a un capricho del destino o a algún truco, ha vivido para contarlo. Los Cicatrices Blancas no permitirán a estos enemigos disfrutar la pequeña victoria que supone su supervivencia. Cada 25 años estándar, en el momento álgido de los Ritos del Aullido, el Maestro Cazador es enviado a buscar a un enemigo en particular para llevar su cabeza cercenada a Chogoris, a la Fortaleza-Monasterio de los Cicatrices Blancas, como trofeo y prueba de su hazaña.

Kor'sarro puede recurrir a todos los recursos como Khan de la 3ª Hermandad en busca de su presa. Y con frecuencia se embarca en una cacería con compañeros escogidos de los Hermanos de Batalla bajo su mando. Se sabe que estas empresas han durado meses o incluso años. Como Maestro Cazador rastrea a su presa de zona de guerra en zona de guerra, y de planeta en planeta, a lo largo y ancho de la galaxia. Aunque a veces la caza debe ser pospuesta a causa de la interferencia de conflictos y otros deberes más urgentes para el Capítulo, nunca se abandona. Más pronto o más tarde la presa acabará siendo rastreada, acorralada y decapitada.

Kor'sarro Khan ha concluido con éxito una veintena de cacerías durante sus años como Maestro Cazador, comenzando con su primera victoria en la tercera luna del gigante gaseoso Mai IX. Algunos de los mayores enemigos de los Cicatrices Blancas, como el Príncipe Demonio Kernax Voldorius y el Lord Pirata Eldar Varaliel, que consiguieron evadirse de anteriores Maestros Cazadores, acabaron con la cabeza cortada por la espada de Kor'sarro Khan.

Cuando Kor'sarro Khan regresa a Chogoris es un gran momento de celebración y de banquetes iluminados por la luna, ya que marca la muerte de otro enemigo odiado del Capítulo. Cuando la celebración concluye, Kor'sarro entrega su espeluznante trofeo al Alto Capellán, quien toma un hierro al rojo de las llamas y quema los ojos del cráneo muerto: A medida que la carne se quema y se cae, el Himno de la Venganza es cantado, y el nombre de la presa es eliminado de la lista de caza. La cabeza en sí es recubierta con plata y se clava en una lanza que será colocada sobre los muros más altos de la fortaleza de los Cicatrices Blancas, destinada por siempre a mirar con sus ojos vacíos hacia la entrada de la Fortaleza-Monasterio.

La Fortaleza-Monasterio de los Cicatrices blancas se encuentra en los alto de la Montaña Khum Kharta de Chogoris; el camino para llegar a ella es largo, pero las cabezas plateadas de los muertos flanquean cada paso que se da en dicha travesía.

Muchos son los señores de la guerra herejes y campeones xenos que Kor’sarro Khan ha derrotado. El Príncipe Demonio Voldorius reclamó muchos años de la vida del Khan, llevando a Kor’sarro a una sangrienta persecución a través de las estrellas, pero al final el demonio no pudo evitar su destino. El exarca Asuryani Shei Nethil acechó al khan a través de las ruinas en llamas de Tasmur VI durante dieciocho días y noches, buscando en su alienígena arrogancia cazar al cazador. Casi le quitó la vida a Kor’sarro una docena de veces, pero aun así fue él quien dio el golpe definitivo. El Kaudillo Orko, conocido simplemente como El Puño, también terminó sus días bajo la espada de Kor’sarro, aunque la historia de esa cacería vive en la infamia entre los anales del Capítulo; de la partida de caza inicial de cincuenta miembros de Kor’sarro, solo tres hermanos de batalla sobrevivieron a su batalla con los rabiosos Dreznauts de El Puño para regresar a Chogoris al lado de su maestro.

Sin embargo, quizás el mayor oponente con el que se ha enfrentado el Maestro Cazador, es el Comandante T’au Shadowsun. El célebre líder de la famosa Tercera Esfera de Expansión ha evitado la venganza del khan hasta ahora. Lucharon de un lado a otro a lo largo de la zona de guerra Damocles, dos cazadores superlativos constantemente frustrados por la astucia y la habilidad del otro, hasta que finalmente la apertura de la Gran Fisura y la repentina amenaza sobre Chogoris obligaron a Kor’sarro a regresar a su mundo natal con su cacería incompleta. Sin embargo, Shadowsun no lo olvida. Kor’sarro Khan conoce bien su deber y cumple sus juramentos; con el tiempo, buscará una vez más hacerse con la cabeza del líder de guerra alienígena, y nada más que la muerte le impedirá ver la conclusión de su cacería.

Junto a los supervivientes de su fuerza de ataque, desafiaron los peligros de la Noctis Aeterna y las furiosas tormentas de disformidad generadas por la Gran Fisura para regresar rápidamente a Chogoris tan rápido como pudieron. Kor’sarro y sus hermanos de batalla lideraron la carga desesperada que rompió el cerco de los herejes de la cordillera de Khum Karta, y fueron decisivos en la posterior campaña para expulsar a los Corsarios Rojos de Chogoris. A pesar de su éxito, se dice que la expresión del khan nunca había sido tan grave como cuando miraba desde las almenas de Quan Zhou hacia las estepas en llamas todavía cubiertas por los restos de la invasión hereje. Cuando llegó la Cruzada Indomitus y trajo nuevos refuerzos a Chogoris, su ánimo no se levantó, al contrario, al ver a los Marines Espaciales Primaris en toda su magnificencia, se oscureció aún más.

Marine Espacial Primaris[]

Kor’sarro no dirigió una palabra a ninguno de sus hermanos mientras caminaba por los pasillos y finalmente llegó al Apothecarion del Capítulo que aún resonaba con los gritos de los guerreros heridos y el zumbido de los taladros reductores. Kor’sarro Khan exigió que los apotecarios le dieran la fuerza de los Primaris o lo mataran en el intento, ya que no abandonaría aquel lugar hasta que lo hicieran. Si hubiera sido cualquier otro khan, o si el día no hubiera sido tan oscuro, el Apotecario jefe Ogholei podría haberse negado. Podría haber buscado la aprobación del mutilado Jubal Khan, tal vez preguntándole al Señor del Capítulo si deseaba el honor de intentar ser el primero en cruzar el Rubicon Primaris. Cualesquiera que fueran las razones de Ogholei, no se negó. Selló a Kor’sarro dentro de una cámara de aislamiento e hizo que sus compañeros emchi se prepararan para intentar un proceso que nunca antes se había intentado.

Durante muchos días, nadie vió a Kor’sarro Khan. Algunos susurraron que había cabalgado hacia las estrellas como lo había hecho el Gran Khan, tratando de desahogar su vergüenza e ira cazando él solo a la presa que lo había eludido. Otros sugirieron, de forma taciturna, que al igual que Chogoris había sido herido mortalmente, también el Maestro Cazador había pasado a la leyenda, otra pira de luto que los Cicatrices Blancas encendían a raíz de la invasión de Huron Blackheart.

Cuando Kor’sarro regresó ante sus hermanos desde el Apothecarion, hubo una oleada de alegría y asombro. Nuevas líneas de dolor estaban inscritas en las facciones del khan, pero había sobrevivido a las agonizantes cirugías que lo habían transformado en un Marine Espacial Primaris. Sin embargo, no todos estaban contentos. El Maestro Cazador fue convocado ante el Señor del Capítulo. Los dos orgullosos guerreros se enfrentaron y se dice que el aire crujió entre ellos como un rayo crepita sobre las montañas Khum Kharta. Kor’sarro prácticamente brillaba con la nueva vitalidad de su transformación. Sin embargo, fue él quien desvió la mirada, quien tuvo la humildad de arrodillarse y pedir perdón a su señor por su acto imprudente.

Lo que pasó entre los dos khanes ese día no se registró, y nadie sabe lo que se dijo. Lo que se sabe es que cuando Kor’sarro salió de su audiencia con el Señor del Capítulo, no perdió el tiempo y llamó a sus hermanos de batalla para prepararse y llevar la lucha a los herejes que todavía asolaban el Sector Yasan; su cacería no había terminado, pero por ahora se había dejado de lado, porque tenía un nuevo deber. El Sector Yasan estaba lleno de enemigos, y todo lo demás tendría que esperar hasta que estuviera asegurado.

Acciones notables[]

Kor'sarro Khan dirige a los Cicatrices Blancas y los Caballeros imperiales en la defensa del Mundo Caballero de Voldoris.

  • Escape de Cano'var (813.M41) - Por orden del Némesor Zahndrekh el ejército Necrón del Mundo Necrópolis de Gidrim invadió el planeta T'au de Cano'var, derrotando las defensas planetarias tras dos semanas de campaña estándar. Sin embargo la victoria Necrona fue efímera. Media Compañía de Cicatrices Blancas, dirigidos por Kor'sarro Khan, llegó a Cano'var para llevar a cabo una acción punitiva, ahora ya irrelevante, contra los anteriores habitantes T'au. Una andanada aplastante de fuego Gauss destruyó las Thunderhawks de los Cicatrices Blancas momentos después de que aterrizaran, obligando al Khan y a sus Hermanos de Batalla a luchar en una audaz serie de batallas relámpago, desgraciadamente condenadas al fracaso. Casi la totalidad de los Cicatrices Blancas fueron asesinados en la Meseta de Uzme, pero Zahndrekh ordenó que Kor'sarro Khan fuera perdonado y encarcelado. Así comenzó para el Khan un período peculiar de cautiverio bajo la superficie de Cano'var. Zahndrekh lo trató con honor, aunque los demás Líderes Necrones parecían no reconocen su presencia. Durante un extraño festín, en el que se sirvió comida que después no sería ingerida a Zahndrekh y su Corte, el Khan se enteró que no era más que uno de una docena de prisioneros. Ya que el deseo de libertad era más importante que cualquier otro resentimiento o rivalidad, el Khan y otros cautivos conspiraron para escapar. Los Necrones fueron lentos en reaccionar y así la fuga fue bien al principio. Sólo cuando el Vargard Obyron tomó el mando las cosas se torcieron para los fugitivos. Varios de los prófugos cayeron ante el Dáculus de Obyron, dejando solamente capaces de combatir a Kor'sarro Khan y a un Explorador Eldar, de nombre Illic Lanzanocturna, quien pronto recibió un golpe que lo mandó a la tumba. La batalla degeneró entonces a un duelo realizado sobre cuerpos sangrantes y máquinas rotas. La espada del Khan era más rápida, guiada por una furia desesperada, pero el inmortal cuerpo mecánico de Obyron reparaba cualquier daño en poco tiempo. Poco a poco, al Khan comenzaron a fallarle las fuerzas, y el Dáculus de Obyron comenzó a acercase, arrollador, amenazando con impactar en el siguiente golpe. Finalmente uno de los golpes de Vargard fue demasiado rápido como para que el Khan lograra esquivarlo, el Dáculus cortó a través de su armadura e hirió sus carnes profundamente. Antes de que Obyron pudiera acabar con su enemigo, se produjo una intervención procedente de una fuente inesperada. Sin que ninguno de los combatientes lo supiera, Zahndrekh había estado contemplando desde lejos el combate e, impresionado por la habilidad y valentía del Khan, ordenó a Obyron que se hiciera a un lado y le dejara irse. Arrastrando al lisiado Lanzanocturna detrás, el Khan finalmente logró escapar hasta la superficie, hallando en el proceso una nave T'au aún operativa con la que dejaron atrás Cano'var. Poco tiempo después los caminos del Khan y Lanzanocturna se separaron, yendo el Eldar a su Mundo Astronave y regresando el Cicatriz Blanca a Chogoris. Poco después del regreso del Khan a su Capítulo y planeta, los nombres del Némesor Zahndrekh y del Vargard Obyron fueron añadidos a los Rollos de Venganza, para que sus nombres constaran como posibles presas para la próxima Gran Cacería del Capítulo de los Cicatrices Blancas.

Kor'sarro Khan en Quintus

  • Caza de Voldorius (Aprox. 855.M41- 865.M41) - La Caza de Voldorius fue la misión lanzada a cabo por Kor'sarro Khan, Capitán de la 3ª Hermandad del Capítulo de los Cicatrices Blancas de los Marines Espaciales, contra el Príncipe Demonio Kernax Voldorius, el caudillo de una particularmente e insidiosa partida de guerra de Marines Espaciales del Caos de la Legión Alfa. En 865.M41 Kor'sarro Khan hizo huir a Voldorius de su fortaleza principal, en el Mundo Colmena de Modanna. Para 871.M41 Kor'sarro Khan ya había rastreado a Voldorius hasta el planeta Quintus. Los Cicatrices Blancas no se encontraron solo a una mera partida de guerra enfrentándose a ellos, sino a todo un planeta de traidores y renegados listo para combatirles. Antes de llevar a cabo las operaciones de descenso planetario, Kor'sarro Khan encontró aliados inesperados en la forma del Capitán Sombrío Kayvaan Shrike y la 3ª Compañía de la Guardia del Cuervo. A pesar de la milenaria rivalidad que existía entre sus dos Capítulos, los Cicatrices Blancas y la Guardia del Cuervo dejaron de lado sus diferencias y unieron sus fuerzas para derrotar los ejércitos de Voldorius. Shrike y Kor'sarro mataron al Príncipe Demonio en las calles de la capital planetaria de Mankarra. Con la derrota de las fuerzas del Caos y Voldorius muertos a sus manos, Kor'sarro Khan anunció que su decimosexta Gran Cacería llegaba a su fin. Reclamando la cabeza de Voldorius como un premio glorioso, Kor'sarro Khan dejó Quintus y regresó a Chogoris, recibiendo una bienvenida de héroe en la Fortaleza-Monasterio de los Cicatrices Blancas situada en dicho planeta (conocido oficialmente por el Administratum como Mundus Planus), donde la cabeza fue colocada en una pica en el camino a la fortaleza de los Cicatrices Blancas, para que todos pudieran saber que ningún enemigo del Capítulo jamás escapará por completo a la Justicia del Emperador.

Armamento[]

  • Drakkan Lunar - La Motocicleta Drakkan Lunar se encargó originalmente para el 4º Maestro Cazador. Esta antigua moto es una reliquia del Capítulo y ha servido como un versátil corcel mecánico para numerosos Maestros Cazadores durante milenios. Equipada con poderosos motores, ruedas a prueba de balas y un formidable armamento, la Drakkan Lunar ha sido cuidada por los Tecnomarines del Capítulo y ha servido bien a los Maestros Cazadores en su inacabable tarea para perseguir a su presa en medio de una cacería.
  • Colmillo Lunar - El Colmillo Lunar es una antigua Espada de Energía y una venerada reliquia del Capítulo. Esta formidable hoja ha derramado el ícor y sangre de numerosos apóstatas, herejes y xenos desde su forja.
  • Anzuq - Como muestra de la fe y el favor de Jubal Khan, Kor’sarro Khan está ahora acompañado por un cyber berkut llamado Anzuq. Conocido por los Cicatrices Blancas como el Halcón de Fuego y Agua, esta antigua criatura ha sido el familiar de solo un puñado de khans a lo largo de la historia del Capítulo, y ha dormido a través de los eones dentro de la protección de un campo de suspensión cuando no está en servicio. Se dice que los latidos de las alas de Anzuq son el eco de la furia de las tormentas chogorianas, que su sangre son los ríos del planeta y su mirada feroz sus incendios forestales. Donde Anzuq golpea, también golpea el espíritu enjaezado de Chogoris, extendiendo su mano con garras despiadadas y un pico deslumbrante para atacar a los que se enfrentarían al Maestro Cazador. Por supuesto, algunos entre los Cicatrices Blancas susurran que este regalo puede tener otro propósito completamente diferente; todo lo que Anzuq ve, lo graba dentro de bobinas de datos mnemónicas de gran capacidad. Tal vez, Jubal Khan desea mantener a su maestro cazador con una correa más corta después de sus impetuosas acciones en los últimos tiempos. Si es así, entonces Anzuq es esa correa.

Miniatura[]

Fuentes[]

Extraído y traducido de Wikihammer 40K UK.

  • Suplemento Codex: Cicatrices Blancas (8ª edición).
  • Codex: Necrones (5ª Edición).
  • Codex: Marines Espaciales (Ediciones 5ª-8ª).
  • Deathwatch: Rites of Battle (Juego de rol)
  • Hunt for Voldorius, por Andy Hoare.
Advertisement