FANDOM


Dark Eldar chibi Maestitia Relictus fanart El Arconte Marquesade, mascota de los Drukhari, os ha invitado a leer su magnífica biblioteca sobre los secretos de Commorragh. Pero si hacéis el más mínimo ruido, vuestro dolor no tendrá final...

Sigue leyendo, tu alma ya es nuestra

Arconte Eldar Oscuro 3 Wikihammer 40K

Arconte Eldar Oscuro

Kesharq era un Arconte Eldar Oscuro de la Kábala de la Espada Hendedora, su alma siempre deseosa de más sangre.

Tenía el cabello largo y blanco sin vida, con mechones teñidos de color violeta, que caía hasta más abajo de sus hombros y se mantenía en su sitio gracias a una diadema escarlata apoyada en su frente. De figura delgada, tiene un tono autoritario e inconfundible de alguien que impartía órdenes. Pequeños hilillos de sangre se le salían a veces por las comisuras de los labios. Kesharq debía echar la cabeza atrás para tirar de la piel sin vida de su cara hasta tensarla sobre su cráneo y enganchar sus bordes irregulares sobre las suturas de la parte posterior del cuello. Poseía una voz húmeda, rasposa y desagradable.

Pese a que la piel le fue cosida de nuevo, toda ella le quedó flácida y caída, con textura de pellejo muerto. Sus heridas del cuello supuraban constantemente y necesitaba humedecerse los ojos sin párpados con una leve vaharada de un pequeño atomizador Solía pasarse con suavidad un pañuelo aromatizado por el cuello supurante y después lanza un escupitajo sanguinolento en una copa colocada a su lado. Incluso el simple hecho de hablar le comenzaba a serle difícil. Tragaba saliba con esfuerzo y maldecía continuamente el nombre de Asdrúbal Vect. Las heridas supurantes de su cuello jamás se cerrarían. Sus labios no tenían fuerza.

Pese a ello, sus movimientos eran tan ágiles como los de un bailarín, a pesar de la flaccidez de su pellejo suelto. Su rostro era una máscara de piel. Antes de uno de sus emboscadas pasaba la lengua por los dientes y saboreaba la sangre coagulada que se había pegado allí, estremeciéndose con una excitación apenas contenida.

En sus ataques contra rivales dignos suele mantener a un prisionero con vida como mascota, oyéndole gemir en constante agonía mientras viera como sus camaradas eran desmembrados poco a poco para proporcionar nueva carne a los Excrentes.

HistoriaEditar

OrígenesEditar

En algún momento, Kesharq había planeado hasta su detalle más minucioso arrebatarle el poder en Commorragh a Asdrúbal Vect, pero los espías de Vect le informaron del asunto y el golpe fracasó antes siquiera de haber comenzado. Kesharq fue lo suficientemente estúpido y vanidoso como para vanagloriarse ante oídos equivocados de los planes que tenía para matar al señor de la Kábala del Corazón Negro.

A aquello le habían seguido meses de tortura en las salas bajo el palacio de la Kábala de Vect por parte de sus Hemónculos. Pese a que Kesharq había suplicado morir, los Hemónculos siempre lograban llevarlo al borde de la muerte antes de traerlo de vuelta a un infierno particular de dolor infinito. Había esperado morir por fin en algún momento, pero Vect había ordenado que lo dejaran libre y que le cosieran de nuevo toda la piel a los restos destrozados de su musculatura.

Entre otras muchas cosas le fueron cortados los párpados e incluso durante los meses de tortura los huesos de sus costillas quedaron al descubierto.

Sin embargo, Vect no le dio a Kesharq la satisfacción de morir, sino que lo exilió de Commorragh junto a los restos de su Kábala destrozada, quienes habían salido cabizbajos de Commorragh, completamente humillados y caídos en desgracia. Keharq había jurado vengarse de la casa de Asdrúbal Vect.

Incusiones en PavonisEditar

"¡Mantenednos en su popa, malditas sean vuestras almas!"

Kesharq, Arconte de la Kábala de la Espada Hendedora
A partir de su exilio, Kesharq y los restos de su Kábala pasaron a ser piratas; el arconte era además el comandante de la grácil astronave llamada Jinete de la Tormenta, en la que protagonizaron toda clase de asaltos y ataques furtivos alrededor del sistema estelar de Pavonis.

Se sabe que en este periodo él y su Kábala capturaron y raptaron a Kasimir De Valtos, el líder de la Corporación De Valtos, un cártel industrial del planeta Pavonis, durante uno de sus viajes extraplanetarios. Éste, posteriormente, había hecho un pacto con estos mismos Eldars para localizar y traer de regreso al Portador de la Noche, uno de cuyos Fragmentos estaba enterrado en algún lugar de Pavonis. Con este propósito llegaron a lanzar incursiones a la superficie de Caernus IV para buscar "La Llave" pero asesinando a todos los habitantes de los asentamientos por donde pasaban, como el caso de la Explanada de Morten, donde incendiaron todo el poblado y mataron a mujeres y sus niños y al resto los fusilaron en plena calle.

Posteriormente, había acabado cansándose de emboscar y atacar pesados cargueros incapaces de defenderse, de destruir naves de defensa planetaria y arrasar asentamientos primitivos de los mon-keigh. A Kesharq no le interesaban los botines obtenidos en aquellos ataques, y hasta el placer de la tortura inflingida a las almas aullantes que iban a bordo de las naves capturadas mas allá de los límites conocidos del dolor, había terminado por aburrirle.

Gracias a un ataque sorpresa muy astuto, estuvo a punto de lograr que su ágil nave, el Jinete de la Tormenta, destruyera la Barcaza de Batalla Vae Victus de la 4ª Compañía de los Ultramarines; final solo evitado gracias a la pericia del Inquisidor Ario Barzano.

Con la intención de acabar con sus ataques, el Capitán Uriel Ventris consiguió abordar su nave usando una Thunderhawk, y llegó a enfrentarse en combate cuerpo a cuerpo con él. El enfrentamiento se saldó en tablas después de que Kesharq hiriera de gravedad en el costado al Ultramarine con su hacha, y de que este le atravesase la mandíbula con un disparo de su pistola bólter. Siete Ultramarines, y muchos más Eldars Oscuros, murieron en ese abordaje; pero los Astartes tuvieron que retirarse al no poder permanecer la Thunderhawk más tiempo amarrada a la nave xenos.

Durante este duelo, Kesharq usó el término kyerzak para referirse a un aliado o cómplice, lo cual permitió al Adepto Lortuen Perjed, del séquito de Barzano, atar cabos y destapar la insospechada alianza entre De Valtos y los Eldars Oscuros.

Kesharq y De Valtos lograron a pesar de todo sus objetivos, pero el C'tan resultó ser demasiado poderoso y peligroso para ellos, y todos los conspiradores murieron en el conflicto resultante entre ellos, el antiguo ente y los Ultramarines.

Armamento y equipoEditar

  • Hacha de hoja ancha, colgada a la espalda, cuyo filo era de ónice y poseía un reborde fractral. A Keharq le gustaba acariciarla cada vez que destruía una nave, manteniendo así su alma deseosa de más sangre.
  • Armadura segmentada, de color verde que relucía como el jade pulido.
  • Excrentes. Las mascotas de Kesharq. Unas grotescas criaturas que aparecían a su lado, deslizándose sobre sus garras. Cada una de ellas había sido creada con trozos de carne cosidos unos a otros hasta formar una enorme masa de garras afiladas y colmillos. Su existencia se debía a un caprich de su Hemónculo jefe. Caminaban alrededor de las piernas de su amo, dejando escapar siseos de pura maldad a través de sus enormes colmillos amarillentos que dirigían a cualquiera que se atreviese a acercarse.

FuentesEditar

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.