FANDOM


Khorne medio sin fondo

Cerberus el Rebañacráneos, mascota de los Poderes Ruinosos, patrocina este espacio para honrar a sus demoníacos señores. Pulsa sobre él y te introducirá en los misterios del Caos.

¡Sangre para el Dios de la Sangre! ¡Visitas para los artículos del Caos!

Kelbor-hal

El Fabricador General, Kelbor-Hal, antes de la Herejía.

Kelbor-Hal fue el Fabricador General de Marte desde antes del inicio de la Gran Cruzada del Imperio, y hasta la Herejía de Horus.

Cuando el Emperador terminó la conquista de Terra, se dirigió a Marte para formar un pacto con el Mechanicus. Para emprender la monumental tarea que era la Gran Cruzada, el Emperador necesitaba de la inmensa capacidad industrial de los astilleros y forjas del Culto a la Máquina. Cuando llegó al planeta rojo, fue recibido como el Omnissiah que regresaba con sus súbditos, ya que el Emperador tenía una maestría increíble para la tecnología y se dice que tenía la capacidad de hacer que las máquinas se repararan por sí solas. Kelbor-Hal fue testigo de la llegada a Marte del Emperador. Sin embargo, una minoría opinó que el Emperador se hacía pasar por el Dios Máquina para tener al Mechanicus bajo su poder.

Aunque Kelbor-Hal no creía que el Emperador fuera el Omnissiah y no quería aliarse con un farsante, tuvo que firmar los tratados que establecían a Marte como un planeta más del Imperio, a merced del Emperador, aunque pudiendo conservar sus creencias; lo que suponía la única excepción en todo el Imperio frente a la Verdad Imperial.

Éste tratado recibió el nombre de Tratado de Olympus, por el cual el Emperador se negaba a interferir en la estructura interna del Mechanicus y permitirles la adoración del Omnissiah, la encarnación del Dios Máquina. A cambio, el Culto de la Máquina produciría y fabricaría la amplia gama de armas, transportes y otros equipamientos necesarios para que el Imperio lanzase la Gran Cruzada.

Una de las estipulaciones exigidas por el Emperador fue que las Bóvedas de Moravec nunca debían ser abiertas. Éstas bóvedas fueron fundadas por el Magus Primus Moravec de la Hermandad del Singularitarismo (era una secta que operaba como parte del Adeptus Mechanicus y existió dentro de él hace muchos milenios) que intentó la creación de una singularidad tecnológica que crearía una inteligencia artificial mayor que la humana para superar todos los escollos tecnológicos futuros. La Hermandad no pudo conseguirlo del todo porque sus fortalezas fueron asaltadas por Khazar, que unió a la zona Pan-Pacífica contra ellos. Las acciones de Moravec fueron declaradas herejía y fue condenado, con lo que escapó del Planeta Rojo.

Mucho antes del ascenso al poder del Emperador, en el M26, humanos e inteligencias artificiales habían luchado en una cruenta y desesperada guerra. Los humanos habían acabado dependiendo de esta inteligencia para casi todo, y los robots no entendieron por qué debían seguir sometidos a ellos. El Emperador, aunque no estuviera desvelado aún, era ya adulto entonces y vivió la situación como uno más.

Por ello, una de sus primeras medidas fue prohibir cualquier tipo de Inteligencia Artificial capaz de aprender por sí misma, considerándola aborrecible.

La prohibición de abrir las Bóvedas de Moravec enfadó a algunos miembros del Mechanicum, aunque obedecieron porque en realidad carecían de medios para abrir las selladas Bóvedas.

Kelbor-Hal en ningún momento estuvo conforme con la situación, pero sabía que era demasiado peligroso desafiar al Emperador justo en el momento en que su poder crecía más rápidamente.

Durante la Herejía de HorusEditar

Kelbor-Hal adeptus mechanicus

Kelbor-Hal al inicio de la Herejía.

Dos siglos después de que el Emperador pisara Marte, Kelbor-Hal recibió la llegada de Regulus, un adepto del Mechanicum asignado a la expedición de Horus Lupercal.

El clima en Marte ya estaba lleno de descontento en los días previos a la rebelión de Horus contra el Emperador. Existían grandes tensiones entre los Magos del Mechanicus que controlaban Marte.

Regulus le ofreció a Kelbor-Hal una PCE (robada a la Tecnocracia Auretiana a la que derrotó Horus) y los códigos de apertura de las criptas de Moravec a cambio de su apoyo al Señor de la Guerra. Regulus habló de cómo Horus había prometido aumentar la autonomía del Adeptus Mechanicus, mermada por la obediencia al Emperador. Como parte de las estipulaciones del pacto, los aliados de Kelbor-Hal debían atacar abiertamente a los legitimistas del Emperador para impedir que las fábricas de Marte ayudasen al esfuerzo de guerra leal.

Kelbor-Hal aceptó sin pensárselo dos veces, y junto a Regulus y los adeptos Lukas Chrom y Urtzi Malevolus creó el Mechanicus Oscuro. Juntos abrieron las Bóvedas de Moravec con el código proporcionado por Horus.

Cuando la cámara fue abierta, se encontraron una gran cantidad de objetos arcanos que habían sido manchados por el Caos. Pronto toda la corrupción se esparció afectando a las forjas y los templos del Planeta Rojo como un virus informático, infectando el Cogitador y los archivos del Adeptus Mechanicus, causando un caos literal que emergió en cada sistema informático.

Éste código viral se difundió por toda la red, corrompiendo con la esencia del Caos todas las máquinas que tocaba, incluido a Kelbor-Hal, que renació con el poder del Caos y modificó a sus Skitarii con este código, impregnándoles con la energía de la Disformidad.

La Muerte de la InocenciaEditar

Kelbor-Hal tras su caída en la Herejía Warhammer 40k Wikihammer Mechanicus Oscuro

Kelbor-Hal tras su corrupción.

Tras este suceso y los estragos causados por el código viral, sucedió la Muerte de la Inocencia, donde la mayor parte de Marte fue arrasada por el código; y lo que no pereció, se corrompió con el Caos.

Esta devastación hizo que muchas instalaciones, centrales de energía, plantas de procesado, etc. fuesen destruidas o severamente dañadas. Además provocó la muerte de casi todos los Astrópatas de Marte, dejando al planeta casi sin comunicaciones, al ser sus sistemas de soporte vital envenenados. Oficialmente, pocos conocían quien había cometido el ataque, y los miembros del recién fundado Mechanicum Oscuro intentaron conseguir el apoyo de otros Tecnosacerdotes para su causa diciéndoles que las catástrofes habían sido causadas por el Emperador y sus agentes, ya que quería conquistar Marte y acabar con un culto pagano ahora que la Gran Cruzada se acercaba a su fin y debía atar cabos sueltos.

El Fabricador General y sus aliados del Mechanicum Oscuro usaron la distracción del ataque del código para preparar y reunir sus fuerzas. Usaron tácticas de sabotaje y asesinato hasta que se presentó la oportunidad de una guerra abierta, cuando la Tecnomaga Koriel Zeth, jefa de Ciudad Magma, declaró abiertamente que no creía que el Omnissiah existiera. Esta declaración herética a la sagrada doctrina del Culto Mechanicus dio la oportunidad a Kelbor y sus aliados para atacar Ciudad Magma, donde se refugiaron los leales al Imperio para defender la ciudad. Finalmente, la guerra abierta alcanzó todo el planeta.

Para los Leales que aguantaban en el Planeta Rojo, su salvación estaba representada en la forma de una flota imperial. Malcador el Sigilita, Regente de Terra, ordenó a Rogal Dorn una misión de vital importancia: asegurar las forjas de Marte. Dorn informó que enviaría al Campeón de su Legión y Primer Capitán de la 1ª Compañía Sigismund, 4 Compañías de Puños Imperiales y a una gran fuerza del Ejército Imperial. En el hemisferio norte resistía un anillo de fuerzas leales, que defendían los importantes Manufactorums de Mondus Gamma y Mondus Occulum. En estos dos grandes complejos industriales el Adeptus Mechanicus creaba munición y servoarmaduras para las Legiones de Marines Espaciales. Los dos creaban la mayoría de armas y munición del Adeptus Astartes.

Nada fue como se esperaba. El Ejército Imperial fue obligado a luchar por su vida con todo lo que tenía, y fue rechazado una y otra vez por las horrorosas criaturas-arma alteradas por el Mechanicum Oscuro.

Las Compañías de Sigismund desembarcaron en Mondus Occulum sin saber qué les esperaría, pero por suerte el Fabricador Locum Kane seguía siendo leal al Imperio. Las tropas obtuvieron 12.000 servoarmaduras Mark IV y el doble de armas Astartes. Pero se quedaban sin tiempo. Incluso con los servidores trabajando a máxima potencia, no eran lo suficientemente rápidos, y las naves de Sigismund informaron de que una inmensa fuerza de enemigos, compuesta de infantería, vehículos blindados, Tecnoguardias Skitarii y al menos dos Legiones Titánicas Traidoras, se acercaban a las forjas.

Sigismund deseaba enfrentarse a aquellos traidores que habían decepcionado al Emperador, pero la misión que su Primarca le había dado era demasiado importante como para perder vidas tan fútilmente. Kane avisó a los Puños Imperiales de que si las forjas de Mondus Occulum y Mondus Gamma caían en manos traidoras, el Imperio no podría vencer.

Tras unas horas de batalla, las dos forjas ardieron; con toda su maquinaria y capacidad de manufactura destruida. Las pérdidas de tanta tecnología y conocimiento no podrían ser reparadas. Finalmente, la flota imperial se fue del Planeta Rojo con los suministros y solo 1000 soldados.

De esta forma, los traidores tomaron el control de Marte y proporcionaron así a Horus Lupercal una base aliada muy cercana a Terra, su objetivo.

Tras la Herejía de HorusEditar

Miniatura de Kelbor Hal tras la Herejía Warhammer 40k Wikihammer Adeptus Mechanicum Oscuro

Kelbor-Hal tras la Herejía.

Poco más se sabe de Kelbor-Hal tras esto. Tras la caída de Marte, los miembros del autoproclamado Mechanicum Oscuro ayudaron a Horus, especialmente durante la Masacre del Desembarco en Istvaan V. Durante la Herejía, usaron todo su oscuro y olvidado conocimiento para empujar la rueda del Caos y destruir las fuerzas leales. Kelbor-Hal también supervisó la construcción de la nave Abismo Furioso en los astilleros de Júpiter, para que fuera enviada a destruir Macragge.

Cuando finalmente Horus fue muerto y tras la Purga que cerró la Herejía de Horus, los miembros supervivientes del Mechanicum Oscuro huyeron al Ojo del Terror. No se sabe a ciencia cierta si Kelbor-Hal les acompañó, pero parece lo más probable. Esto, unido a los Implantes biónicos de Kelbor-Hal y, sobretodo, a la influencia de la Disformidad en él, hacen ver que muy posiblemente Kelbor-Hal siga dirigiendo al Mechanicm Oscuro en el M41, proporcionando a las Legiones Traidoras toda clase de oscuras aberraciones mecánicas... y soñando con recuperar su trono en Marte...

FuentesEditar

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.