FANDOM


Bigotes 2 El Hermano Bigotes de los Martillos de Wikia protege este artículo y a toda la Wiki.

¡Este artículo es para los editores! ¿Cómo es que aún no eres uno de ellos?

¡Regístrate YA!

Kairo es un Veterano de la Guardia de Honor de Lord Eledan, Señor del Capítulo de los Martillos de Wikia.

HistoriaEditar

El servicio de Kairo en los Martillos de Wikia empezó de una forma muy habitual: Un aspirante que consigue superar las pruebas, un explorador promedio armado con un bólter; con buenos índices de puntería pero poca destreza en el cuerpo a cuerpo. Al cabo de unas cuantas décadas, ante su poca aptitud para servir como Devastador o como Marine de Asalto, se le destinó a una escuadra táctica.

Allí luchó Kairo, armado con su bólter estándar, durante muchas décadas más. Ganando cicatrices y viendo compañeros caer. Tenía una puntería superior al promedio, pero jamás llegó a sentirse completamente cómodo con su arma.

Una de sus aficiones era estudiar blindajes y armaduras en sus descansos en El Sello. Le encantaba perderse por las bases de datos leyendo sobre servoarmaduras, armaduras de exterminador, y otras protecciones que usaban las distintas razas Xenos. Cada raza había elegido caminos muy diversos para protegerse en tiempos de guerra, y a Kairo le fascinaba leer sobre ello.

Acabó siendo el miembro más antiguo de su escuadra, y vio como muchos de los que habían sido exploradores con él eran ya ascendidos a sargentos de sus respectivas escuadras mientras él permanecía como un táctico más.

Kairo, de carácter jovial y alegre por lo general, pasó malos tiempos desilusionado por la perspectiva de no tener jamás la posibilidad de ascender; pero finalmente lo dejó todo a un lado y decidió ser feliz sirviendo como uno más a la 7ª Compañía durante el Cisma de Wikia.

Sin embargo, un día todo cambió: Durante un cruento combate en un mundo cercano al Ojo del Terror, la Legión Negra consiguió sorprender a un destacamento entre el que se encontraba la escuadra de Kairo, y lo arrinconó contra un desfiladero durante días. Fue especialmente una escuadra de Exterminadores caóticos la que más se regodeó en recorrer las líneas hora tras hora, desgastando a los acorralados leales.

Los Martillos aguantaron lo que pudieron ante la superioridad del enemigo, quedándose sin munición y muriendo uno tras otro mientras esperaban la evacuación.

Kairo llevaba varios días mendigando munición de bólter cuando el compañero que portaba el rifle de plasma cayó abatido, con la célula de energía recién recargada. Sin pensárselo dos veces, Kairo agarró el rifle de plasma. El resto ha pasado, casi, al mito.

De alguna manera, Kairo abatió ese día a toda aquella escuadra de extermiandores caóticos con el rifle de plasma, moviéndose de posición en posición. Cuando acabó con ella pasó el resto de la tarde dosificando sus disparos con inteligencia, siendo una auténtica pesadilla para todos los traidores, que vieron a muchos de los suyos caer calcinados por un disparo oportuno de plasma.

Los refuerzos finalmente llegaron, establecieron un cordón defensivo y evacuaron a los vivos y a los muertos. Y a un Kairo que había conseguido la friolera de 26 bajas con su rifle de plasma.

Nadie se atrevió a quitarle a Kairo su rifle, y pasó a ser el hermano encargado del rifle de plasma de su escuadra. Año tras año y campaña tras campaña, Kairo se distinguió por un manejo sin igual de su rifle; logrando tasas de bajas increíbles y eliminando, en muchas ocasiones, a los Caudillos rivales o a su élite mejor protegida.

Él decía, entre bromas, que era instintivo: Sabía cuándo disparar y dónde. Sabía cuál era el punto más vulnerable de la armadura del rival y conseguía poner allí su disparo. Un disparo, una baja.

Muy poco después fue invitado a unirse a los Veteranos de Guardia de la 7ª, a lo que él accedió solicitando que le permitieran mantener su querido rifle de plasma estándar, cosa que se le concedió.

Fue entonces cuando se produjo la Reunificación, y a partir de éste punto Kairo se ganó justa fama entre todo el Capítulo. En éste tiempo, el Señor del Capítulo Eledan había escogido ya a casi todo lo que sería su Guardia de Honor. Para cubrir la vacante que quedaba, quizá lo lógico hubiera sido escoger a otro excelente combatiente de cuerpo a cuerpo, pero Eledan decidió que su equipo necesitaba una variedad mayor de posibilidades. Fue en ése punto cuando se fijó en Kairo y decidió hablar con él e informarse.

En vista del buen carácter del veterano y de su gran hoja de servicios, Eledan le invitó a unirse a la Guardia de Honor, cosa que Kairo aceptó encantado.

Justo al unirse a la Guardia de Honor sucedieron dos anécdotas interesantes. Por una parte, cuando el nombramiento se hizo oficial, Eledan quiso obsequiar a Kairo con uno de los mejores rifles de plasma reliquia de los Martillos, llamado “Dedo de Helios”, o “Helios” a secas. Por lo que se sabía, había sido fabricado a mano desde el primer tornillo por un Magos de Marte durante la Gran Cruzada; y había sido encontrado en un Mundo Forja hacía mucho tiempo.

Helios contaba con una precisión superior a la de un rifle de plasma estándar como el de Kairo; pero lo más destacado era su sistema de refrigeración único, que permitía una cadencia de tiro muy superior.

Kairo estaba muy encariñado con su rifle estándar de siempre; que casi era un amuleto para él. Sin embargo, no tenía sentido no aprovechar a Helios (que difícilmente estaría en manos mejores que las suyas) y no podía guardarse su rifle de siempre ya que en ningún Capítulo abunda esa clase de armamento. Por ello, Kairo grabó su nombre con letras doradas en la empuñadura de su rifle de siempre junto a las palabras “Conócete a ti mismo”; y se lo regaló a un hermano hábil, que lo recibió con la veneración del que recibe una reliquia.

Al poco tiempo Kairo vio cómo su capacidad aumentaba hasta límites que no conocía gracias a Helios, y no volvió a echar de menos su viejo rifle.

Por otra parte, durante el primer combate en el que Kairo participó como Guardia de Honor, sucedió que el Epistolario Tyresias le indicó en varias ocasiones, con voz neutra y seria, a qué objetivos debía disparar. Con cada indicación Kairo se sentía más furioso, sintiendo que por ser “el nuevo” ese impertinente psíquico le trataba como un explorador.

Sin embargo, antes de que estallase, Eledan sonrió a Kairo y le hizo un gesto muy revelador. Intrigado, Kairo empezó a seguir las indicaciones de Tyresias.

Ni uno solo de los disparos contra los objetivos que Tyresias marcó erró su objetivo; ante el asombro del veterano. Cuando Kairo interrogó sobre ello a Eledan tras el combate, éste le reveló las extraordinarias habilidades del Epistolario.

A partir de ese día, Kairo siguió siempre las indicaciones que Tyresias le daba, con resultados simplemente astronómicos. De hecho, con el paso de los años llegó a fraguarse una especial compenetración, e incluso complicidad, entre el Epistolario y el veterano; que no dejaba de asombrar al resto del Capítulo teniendo en cuenta lo diferente del carácter de ambos.

Hasta el día de hoy Kairo sigue sirviendo en la Guardia de Honor; dejando sin trabajo en el campo de batalla, como él dice bromeando, al resto de miembros que combaten cuerpo a cuerpo.

AutorEditar

Escrito por Eledan

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.