FANDOM


Malborus mascota guardia transparente El Sargento Marlborus Deliar defenderá este artículo con sangre, acero y fe, hasta que se quede sin lho. ¡Pulsa sobre su pictocaptura si no quieres ser su próximo "voluntario" para limpiar campos de minas!

¡Sigue leyendo! ¡Sólo los cobardes retroceden a mitad de artículo!

Jouran

Soldado de los Dragones Jouranos.

El Guardia Imperial Julius Hawke, de los Dragones Jouranos, estaba destinado en Hydra Cordatus y tenía 25 años. Pese al interminable tedio de su puesto de servicio y a su largo historial de faltas por excesos con el amasec, demuestra una tremenda sangre fría y gran aptitud cuando se enfrenta al combate real contra los mismísimos astartes traidores.

Había sido escogido para la Guardia a los 16 años entre las mejores tropas de las Fuerzas de Defensa Planetaria de Jouran III para que entrase a formar parte del 383 Regimiento de Dragones Jouranos. Entonces había anhelado una vida de aventuras, y de ver nuevos mundos y criaturas extrañas.

Sin embargo, la realidad era que llevaba destinado al rocoso y ceniciento planeta de Hydra Cordatus casi sus diez años de servicio sin otra cosa que faltas y castigos en la hoja de servicio.

En el momento de la invasión de los Guerreros de Hierro al planeta, Hawke había estado destinado en la fortaleza de Tor Christo bajo el mando del mayor Tedeski. Sin embargo, fue culpable de aparecer con una tremenda resaca en el cambio de guardia justo la mañana en la que se realizaba un simulacro de alerta. Les pillaron dormidos como troncos en las murallas. Según Hawke, tampoco había otra cosa que hacer en ése mundo dejado de la mano del Emperador.

Esa fue la razón por la que le destinaron a uno de los 16 puestos de control alrededor del espaciopuerto de Jericho Falls, unico punto de entrada y salida del planeta. El viento aullaba allí con toda su fuerza, el frío era terrible y todo estaba lleno de cenizas en suspensión aérea. Las horas de aburrimiento eran interminables.

Casualmente, su puesto de control fue el primero en ser atacado por los Guerreros de Hierro; en concreto por una escuadra al mando de Honsou. Éste aprovechó el regreso al puesto de los dos compañeros de Hawke para matarlos y colarse por la puerta, aunque durante el proceso el guardia imperial logró abatir a dos astartes traidores usando el cañón de asalto del búnker y herir en el pecho al mismísimo Honsou con su rifle láser. Incluso tuvo la sangre fría suficiente como para patear hacia el sumidero las dos granadas que los Guerreros de Hierro lanzaron dentro del búnker, aunque una rebotó contra la pared y estalló.

Hawke se salvó milagrosamente de la explosión al quedar protegido por la caída del pesado equipo de comunicaciones sobre él, y al confundir Honsou el cadáver carbonizado de su compañero Hitch con el suyo propio. Hawke se despierta de su inconsciencia horas después, bastante magullado de un brazo, tras lo que se dispone a buscar todos los suministros posibles de entre lo que puede encontrar en el búnker.

Subió a las montañas cercanas y, tras mucha insistencia, consiguió ser casualmente escuchado con su equipo de comunicaciones desde Tor Christo. La noticia de que había sobrevivido cundió como la pólvora entre sus compañeros y superiores, y los comentarios variaron entre quienes creían que era un instrumento del enemigo y los que pensaban que el Emperador en persona le había escogido para alguna sagrada misión.

Desde ese momento fue usado por las tropas imperiales defensoras como ojeador avanzado, informando sobre las posiciones enemigas. No obstante de nada sirvió, puesto que Julius Hawke fue vez tras vez testigo de como los Guerreros de Hierro seguían avanzando, tomando fortaleza tras forteleza y ganando encuentro tras encuentro. En muchos casos, gracias a la torpeza de los oficiales imperiales.

Durante la batalla, el infame Titán Traidor clase Emperador Dies Irae fue finalmente destruido por el fuego cruzado de dos Titanes Imperiales clase Warlord. Sin embargo, al final los Guerreros de Hierro derrotaron a las fuerzas imperiales y del Adeptus Mechanicus que defendían la fortaleza de Tor Christo, así como a una Compañía completa de Astartes de los Puños Imperiales, que habían llegado como refuerzos con la misión de intentar prevenir y evitar el robo de su legado genético.

Tras su retirada, de las fuerzas del Caos bombardearon con furia los restos de la ciudadela hasta reducirla a polvo.

Se cree que solo Julius Hawke sobrevivió a la invasión de Hydra Cordatus gracias a que no tuvo forma de reunirse con el grueso de los defensores, aunque su paradero posterior tras ser rescatado por los Puños Imperiales es desconocido.

FuentesEditar

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.