FANDOM


Mascota eldar wikihammer 40k La Vidente Lolai te pondrá dos runas negras si no sigues leyendo. Pulsa sobre su imagen para acceder a la sabiduría de los Eldars.

Aquel que lee su propio artículo puede evitar su propia perdición. Aquel que lee los artículos de otros puede provocársela.

Jain Zar Eldar Señor Fénix Espectros Aullantes Warhammer 40k Wikihammer

Jain Zar, Señora Fénix de los Espectros Aullantes, combatiendo contra los Orkos.

"¿Qué es? La encarnación de una tormenta cuya lluvia son cuchillas. La Que Caza en el Vacío. La Tormenta Silenciosa."
Conversación entre los Amos de la Noche Talos Valcoran y Uzas


Jain Zar, conocida como la Tormenta Silenciosa y la Acechante del Vacío, es la Señora Fénix de la Senda Eldar de los Espectros Aullantes. Fue la primera alumna de Asurmen y es la más activa de sus hermanos de armas en la lucha contra el Caos.

HistoriaEditar

Jain zar

Jain Zar, Señora Fénix de los Espectros Aullantes (por Mark Gibbons).

Cuando Asurmen reclutó a los primeros Guerreros de la Senda se convirtió en el primero de los Asurya, los Hijos de Asur. La primera en aprender bajo el tutelaje de Asurmen fue Jain Zar, una doncella temperamental muy hábil con la espada y famosa por su velocidad y ferocidad. Ella y sus hermanos de armas aprendieron de su maestro y, llegado el momento, asumieron la túnica de los Asurya, difundiendo su doctrina a través de las estrellas y fundando los santuarios de los Guerreros de la Senda. En esta época se formalizaron las primeras Sendas, adoptando como modelo las especialidades de sus fundadores. Se erigieron grandes santuarios en los Mundos Astronave a medida que se adentraban en el espacio profundo para que las habilidades de los Asurya se conservasen para siempre.

Una vez completado su entrenamiento, Jain Zar recorrió la Telaraña perfeccionando las habilidades de sus devotos y liderando a más Eldars en la Senda del Guerrero. En poco tiempo, había santuarios practicando sus artes en cada gran Mundo Astronave, santuarios que ella aún frecuenta. De todos los Señores Fénix, Jain Zar es la más dedicada a los santuarios de las sendas, nutriendo a sus descendientes espirituales. Aunque podría desaparecer durante varios siglos, siempre regresa, y los santuarios mantienen una vigilia especial por si vuelve su temible maestra.

La sorprendente rapidez y el temperamento voluble de Jain Zar son la aspiración máxima de las Espectros Aullantes y ella fue la primera en perfeccionar el Aullido que Aliena, aunque la barrera que emana de su máscara Espectro, además de aturdir al enemigo, licua su cerebro en el proceso. Ese grito de guerra negociado con la mismísima muerte se ha escuchado a través de la galaxia entera, y ha demostrado que incluso los sirvientes inmortales de los Dioses Oscuros no están por encima del miedo.

Jain Zar es la más activa de los Señores Fénix en la guerra contra las fuerzas del Gran Enemigo. Ha liderado a centenares de Espectros Aullantes en batalla en innumerables ocasiones, y las ha reunido de Mundos Astronave diferentes en caso de necesidad. Siempre a la vanguardia de una carga, lleva la Hoja de la Destrucción, una lanza larga y elegantemente equilibrada que se forjó en un pasado remoto. Girando en un sangriento arco, la Hoja de la destrucción atraviesa a los enemigos; girando para detener los proyectiles, devolviéndolos y usándolos para contraatacar y que así Jain Zar pueda saltar a una nueva posición de ventaja. Con un movimiento de muñeca, se desata la Muerte silenciosa, un arma arrojadiza de triple filo cuyos bordes se forjaron en las llamas fantasmales de la disformidad. Un fuego negro se relame en los bordes de las cuchillas mientras la Muerte silenciosa gira en el aire en un grácil lazo, dejando cuerpos decapitados a su paso antes de regresar a su amante. Ver a Jain Zar en combate es disfrutar de una danza exquisita; en medio de barridos de piernas, esquivando, practicando giros y gráciles piruetas, destellos de su guadaña y filos hasta que solo la Señora Fénix queda en pie.

Segunda Batalla de TsagualsaEditar

Jain Zar Eternal Crusade

Jain Zar, líder de las fuerzas Eldars en Arkhona (Warhammer 40,000: Eternal Crusade).

A finales del M41, una fuerza Eldar liderada por Jain Zar consiguió arrinconar en Tsagualsa a la Décima Compañía de la Legión Traidora de los Amos de la Noche, liderada por Talos Valcoran, tras obligarles a abandonar su rumbo hacia el Ojo del Terror. Los Amos de la Noche regresaron por tanto a la Franja Este y se escondieron en las catacumbas de la arrasada fortaleza de Konrad Curze para luchar contra los xenos.

En la primera escaramuza en la que los Marines Espaciales del Caos se encontraron a Jain Zar, esta mató a Varthon, Jekrish Ojos Blancos, Gol Tatha, Faroven y Korosa, todos ellos miembros de la Tercera Garra. De los cuatro miembros de la Primera Garra presentes, Mercutian y Uzas resultaron gravemente heridos, sobreviviendo solamente porque vestían armaduras de Exterminador robadas a los Salamandras. Por su parte, Talos y Cyrion descargaron sus bólteres contra ella, quien detuvo varios proyectiles girando su lanza, pero aun así hubo de retirarse herida. Los cuatro Astartes Traidores supervivientes volvieron a avituallarse, cambiando sus armas y armaduras por sus habituales servoarmaduras y panoplias.

Mientras la Primera Garra volvía a la superficie de Tsagualsa, Mercutian pidió a sus compañeros que le dejaran atrás dado que sus heridas eran graves y solamente les retrasaba, y pese a la insistencia de Talos de llevarlo arriba finalmente fue abandonado a su suerte.

Al poco, Jain Zar reapareció persiguiendo a los supervivientes, y Mercutian abrió fuego contra ella con su bólter pesado. De sus cuarenta disparos, solo dos le acertaron, dañando su yelmo y su coraza, y le causaron abrasiones y heridas pero no la incapacitación que hubiera deseado el Amo de la Noche. En respuesta, Jain Zar le clavó su lanza y le dejó moribundo en el suelo. Al pasar de largo junto a él, Mercutian se revolvió velozmente y clavó su gladius en la pantorrilla de la Señora Fénix, que gritó de dolor y volvió a empalarle.

Cuando los restos de la Primera Garra alcanzaron al fin la superficie, decidieron acabar con la "Acechante del Vacío" en lugar de escapar en la Thunderhawk de Septimus. Al hacer acto de presencia, Jain Zar atacó y dejó fuera de combate al Apotecario Variel, antiguo miembro de los Corsarios Rojos. Talos, Cyrion y Lucoryphus contraatacaron, y aunque la Señora de los Espectros Aullantes estaba malherida logró ensartar a Lucoryphus con su lanza y arrojar con la otra mano su Jainas Mor contra el pecho de Cyrion.

La Eldar llamó de vuelta su arma arrojadiza con un gesto, pero Talos la partió con su espada de energía y se le echó encima mientras ella pugnaba por liberar su lanza del cuerpo de Lucoryphus, quien la sujetaba con sus garras contra el adarve sobre el que yacía. Talos blandió su espada contra Jain Zar, pero ella esquivó fácilmente sus ataques sobrehumanos. Al dar otra voltereta, su herida le hizo tambalearse, y Talos aprovechó para hacerle la zancadilla y cortarle un brazo a la altura del codo.

Jain Zar rostro Dawn of War 3

Jain Zar contraatacó clavando sus dedos en las protecciones elásticas del cuello, aplastando cables y golpeando su laringe con una fuerza letal para un humano, aunque Talos solo retrocedió y se puso a la defensiva mientras recuperaba el aliento. Entonces Jain Zar le quitó la espada y le desequilibró con sendas patadas, moviéndose a una velocidad imposible de alcanzar hasta para el cuerpo potenciado y drogado de Talos. Con la propia espada de su enemigo, Jain Zar le golpeó el yelmo, hiriéndole un ojo, y después la clavó lentamente en su pecho. Justo cuando la Acechante del Vacío se acercaba a Talos para rematarle, apareció la Thunderhawk, y con sus disparos puso en fuga a Jain Zar.

Aprovechando el breve respiro, Talos tomó la munición y armas de sus compañeros caídos, pero cuando la Acechante del Vacío regresó, se dejó ensartar con la lanza de la Eldar, soltando su espada y activando una granada para hacer estallar a la vez todas las que había recogido de sus compañeros.

Cuando el Dreadnought Malcharion subió a la superficie se encontró a Jain Zar moribunda junto a los restos mortales de Talos. Tenía un solo brazo, habiendo perdido el otro debido a unas horrendas quemaduras, y una pierna acababa por debajo del muslo. De la otra no había ni rastro. Todo el pelo de su cuerpo se había abrasado, al igual que la mayor parte de la carne. Se retorcía, se lamentaba y sangraba al tiempo que se estremecía y convulsionaba bajo la lluvia. Por imposible que fuera, la única parte que le había quedado indemne del cuerpo era el ojo izquierdo, con el cual miraba con fijeza con un rencor amargo y vívido. Malcharion aplastó al despojo viviente bajo su pie blindado y lo restregó por el suelo de las almenas.

Tras la Caída de Biel-TanEditar

Ningún otro Señor Fénix ha defendido la causa del Ynnari tan recién resucitado como Jain Zar. Ha hablado apasionadamente sobre la esperanza promovida por Ynnead, y ha venido en ayuda de Yvraine y sus seguidores en múltiples ocasiones desde su primer encuentro a bordo de Biel-Tan, en medio de la fractura del mundo astronave.

Jain Zar Dawn of War 3

Jain Zar en Warhammer 40,000: Dawn of War III.

ArmamentoEditar

Jain Zar va a la batalla con su armadura Fénix, que incluye una máscara Espectro increíblemente poderosa (las máscaras de los Espectros Aullantes, en comparación con esta, no son más que simples imitaciones); Jainas Mor, la Muerte Silenciosa, un arma arrojadiza con tres filos que siempre regresa a su mano; y la Espada de Destrucción, una antigua arma de energía de larga empuñadura.

MiniaturaEditar

  • 8ª Edición.
  • 2ª Edición.

Leer másEditar

Señores Fénix.

Espectros Aullantes.

FuentesEditar

  • Codex: Eldars (Ediciones 2ª, 4ª, 6ª y 8ª).
  • Acechante del Vacío, por Aaron Dembski-Bowden.
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.