FANDOM


Legión de la Cruz de Hierro
El contenido de este artículo pertenece a la saga No Oficial de Balhaus, que ha recibido el Sello de Calidad Wikihammer.

¡Disfrútala!

"Sabemos que nuestra dimensión no es única. Sabemos que existen otras realidades distintas, como la Disformidad, y con toda seguridad existirán muchas otras, tantas como las páginas de un libro interminable. Sin embargo hemos encontrado un denominador común a todas ellas, lo que las compone desde su base más primaria y las mantiene en pie: el Intraverso. Sólo nos queda entonces conocer la manera de acceder a ellas. Tenemos una llave simple, pero el número de cerraduras es infinito"

Johann Kraft, doctor en Física de Altas Energías
Intraverso II

Plano Intraversal en fluctuación

El Intraverso es una dimensión cuántica primigenia subyacente que compone la base del Espacio real y con toda probabilidad de otras dimensiones conocidas, manifestada en ellas en forma de corrientes masivas de partículas energéticas de tamaño inferior al subatómico.

DescripciónEditar

Teorizado primero por el científico Johann Kraft y posteriormente, con la ayuda del Volksicht, demostrada su existencia, el Intraverso se define como el tejido energético omnipresente en el cosmos sobre el cual se erigen las diferentes dimensiones.

El Intraverso constituye una realidad que sirve como estructura básica de muchas otras, definido como una omnisingularidad que se extiende de forma infinita en todas direcciones, en constante movimiento y que contiene interminables flujos energéticos de toda clase que se mezclan y reaccionan entre sí. El Intraverso no es un lugar físico como se podría entender, sino una capa energética elemental que conforma un momento constante donde se originan y mueren potencias de manera infinita.

Identificado como uno de los elementos básicos que componen el Universo y cuyo indescifrable origen físico se remonta a billones de eones de antigüedad, el Intraverso es probablemente originario de un período de tiempo inmesurable y previo a la composición del propio Espacio Real.

El plano Intraversal no tiene referencias, estrellas ni medidas, sino que se trata de una confluencia de corrientes energéticas en movimiento constante, impredecibles y en muchos casos intermitentes, ya que su naturaleza las hace vagar por el mismo entrando y saliendo de las distintas dimensiones sin un patrón fijo.

PropiedadesEditar

El Intraverso es en sí una fluctuación de elementos infinitesimales e inmutables, cuya interacción genera energías que forman parte de todas las cosas, pero a un nivel inferior al yoctoscópico (partículas de un tamaño de 10 elevado a -24), lo cual hace virtualmente imposible detectarlas mediante medios convencionales.

En un nivel superior, cierta parte de esta energía espectral o metaenergía derivada del Intraverso sí puede ser percibida cuando se trata de una concentración de esas partículas yoctoscópicas que forman cuerpos más grandes en el Espacio Real, si bien esto requiere de tecnologías muy avanzadas, como la derivada de la experimentación de von Speider.

Es precisamente esta base tecnológica y sus posteriores avances lo que permitió a principios del Miclo VII (M42) a Johann Kraft determinar teóricamente y luego descubrir la existencia del Intraverso, junto con el sinfín de posibilidades que ello acarreaba.

El desplazamiento a través del Intraverso permite velocidades inimaginables, mucho más altas que la de la luz, pues al ser un medio conformado por energía básica, el movimiento a través de ella es fluido y potenciado por la propia estructura del medio, que traslada las subpartículas de un lugar a otro impulsadas por la atracción entre ellas, llegando con el tiempo suficiente a alcanzar momentos de impulsión cuya potencia tendería a infinito (en la teoría), si bien nunca se ha alcanzado ese punto, ya que la cobertura de las necesidades para ello son simplemente inalcanzables para entes físicos.

Siguiendo ese mismo razonamiento, un cuerpo teórico que permaneciera durante un período prolongado siendo afectado por las fuerzas del Intraverso podría alcanzar velocidades que permitirían el viaje en el tiempo, pues el aumento de velocidad constante y exponencial derivaría en tiempos de recorrido cercanos a cero, determinándose así una singularidad espaciotemporal. Esto, de nuevo, es mera teoría para la cual no hay medios de demostración.

Estudio y aplicacionesEditar

Los análisis derivados del estudio del Intraverso en conjunción con la tecnología de campos de recombinación dio origen a la teoría de Traslación Intraversal, un area de estudio y experimentación que en la actualidad ha permitido la creación de prototipos revolucionarios respecto al movimiento a velocidades hiperlumínicas entre grandes distancias, a lo que se llama Salto Intraversal.

La aplicación de las nuevas teorías y la experimentación de las mismas ha dado pie a que el Weisering destine una financiación constante para el desarrollo de sus aplicaciones civiles y militares, suponiendo un cambio radical en la tecnología balhausita y un paso adelante sin precedentes que lleva a esta civilización a una nueva era.

Las naves de Balhaus, desde ese momento, eliminan su antigua tecnología para usar la Disformidad como medio vehicular y acuden a Salto Intraversal para sus desplazamientos, el cual, si bien no está exento de riesgos, es más predecible mediante complejos cálculos matemáticos que los sucesos que pueden ocurrir al atravesar el Inmaterium, pues en el Intraverso no existen (que se sepa) entidades que interfieran.

ComunicacionesEditar

La comunicación en el Intraverso, e incluso hacia fuera de él, no resultó un problema una vez conocido el medio para romper la barrera entre realidades que proporciona el Salto Intraversal. Utilizando tecnología ya desarrollada como base, los codificadores disformes, se utilizan los Microneutrinos para enviar las señales que corresponden aunque sin necesidad de intevención del campo psíquico.

Dado que tanto la Disformidad como el Intraverso se usan desde el Miclo VII como medios vehiculares para el traslado a través de la galaxia, los codificadores son modernizados para que dependiendo del entorno donde se encuentre la nave funcionen de una manera u otra.

Es de señalar, no obstante, que dada la naturaleza energética del Intraverso las señales viajan mucho más rápido que a través del Inmaterium, si bien pueden perderse también con algo más de incidencia al encontrarse con cierto tipo de eventos como las Indeterminaciones, aunque no suele ser lo habitual.

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.