FANDOM


Legión de la Cruz de Hierro
El contenido de este artículo pertenece a la saga No Oficial de Balhaus, que ha recibido el Sello de Calidad Wikihammer.

¡Disfrútala!

Neurona artificial

Esquema de una neurona artificial en sinapsis con sus carriles en una malla

Los balhausitas denominan Inteligencia Artificial a toda entidad física o virtual creada mediante manipulación sintética y dotada de funciones cognitivas, racionalidad flexible, percepción del entorno, capacidad de aprendizaje y capacidad para la resolución de problemas.

HistoriaEditar

Ya desde los inicios de Balhaus como civilización en el 0 DDF (753.M36) la Inteligencia Artificial, denominada Inteligencia Abominable por el Imperio de la Humanidad, era un concepto bien conocido desde el punto de vista científico como evidente campo de desarrollo basado en la replicación de las funciones del cerebro orgánico, aunque exceptuando aspectos como la conciencia y las emociones.

Dada la nula evolución de la IA desde la Era Oscura de la Tecnología, tras la cual el Emperador había prohibido de forma tajante el pensamiento artificial independiente en todos sus territorios, las bases sobre las cuales los científicos balhausitas comenzaron a trabajar eran escasas y obsoletas, de modo que se necesitaron muchos ciclos para llegar a un punto en el cual sus logros y aplicaciones fueran exitosas.

No fue hasta el 161 DDF (074.M37) cuando el físico Kurt von Neumann dio el primer paso relevante en términos de definición y construcción evolucionada de una inteligencia artificial cuya estructura estaba basada en una red neuronal sintética fabricada en tungsteno y platino, a la que se denominó Malla von Neumann, la cual interactuaba con un acelerador circular de bosones con objeto de replicar el pensamiento natural.

Estudios y experimentos posteriores dieron origen a nuevos procedimientos que hicieron las IAs más eficientes, más rápidas y con más capacidad, sobrepasando todos los conocimientos que se tenían los humanos a este respecto antes de la Era Oscura de la Tecnología. En el 199 DDF (150.M37) el Weisering, en combinación con los Lehrends de la Casa Krautzmitt, establecieron las reglas que a partir de entonces serían aplicables a la construcción de las IAs en todos los ámbitos, limitando su desarrollo mediante unos parámetros inamovibles que subordinarían sus acciones para que siempre estuvieran bajo el control de los balhausitas. Dichos parámetros son reglas que si bien no evitan que las IAs tengan conciencia de sí mismas sí que impiden que desarrollen una voluntad autónoma, demarcando claramente sus ámbitos de libertad de decisión y obligándolas a revisar las consecuencias de sus acciones, las cuales siempre irán encaminadas a la preservación de Balhaus, sus integrantes y sus intereses.

La división de las IAs obedece a su grado de capacidad, existiendo dos clases fundamentales:

  • IAs Subordinadas - Son todas aquellas IAs que están encaminadas a la realización de una serie de tareas concretas y que se limitan estrictamente a las mismas, sin más posibilidad de desarrollo que dentro de las fronteras establecidas. Este grupo abarca todas las IAs más simples y que pueden estar bajo el control de otras.
  • IAs Evolutivas - Son todas aquellas IAs cuyo ámbito no está limitado a un campo simple, sino que se desarrollan de forma múltiple y son capaces de aprender de forma abstracta, pero con ciertas reglas, aumentando su experiencia y clasificando sus actuaciones en forma de patrón con resultados comparados y una autonomía delimitada.

TipologíaEditar

IAs de navegaciónEditar

Son aquellas IAs evolutivas integradas en los sistemas de navegación de las naves, ya sean de superficie planetaria o estelares, para realizar los cálculos precisos de control de los aparatos en sus viajes tanto por el Espacio real como en planos como la Disformidad o el Intraverso.

Si bien a lo largo de su desarrollo se trataba de IAs que operaban exclusivamente en el espacio real y en el Inmaterium, el descubrimiento del Intraverso en el 2663 DDF (079.M42) obliga al desarrollo de las llamadas Intravernautas, que a la postre adquieren la capacidad de actuar en todos los entornos y planos conocidos, lo cual las identifica como las IAs de navegación genéricas para todos los ámbitos.

Se trata de ingenios artificiales que aprenden sobre optimización de trayectorias, analizan los entornos y comparan patrones y resultados para tomar las decisiones más eficientes. Todas las naves balhausitas cuentan con una IA de navegación que puede tomar el control del aparato para orientarlo de forma autónoma hacia su objetivo bajo los mínimos de seguridad necesarios.

En una versión mucho más simple existen IAs subordinadas de navegación, que son las empleadas para el funcionamiento de los trasladores. Estas IAs tienen el único cometido de asegurar la comunicación entre dos puntos así como la correcta fotonización del cuerpo u objeto que debe trasladarse de uno a otro, recomponiéndolo de forma precisa una vez alcanza su destino.

IAs de trabajoEditar

Se trata de IAs subordinadas que se integran en instalaciones de carga en los puertos, en almacenes, astilleros, minas, fábricas, granjas y cualquier complejo donde haya que controlar distintos mecanismos -generalmente bots- para trabajar de forma coordinada y eficiente.

Disponen de emisores y receptores femtométricos que son dispuestos en los aparatos que deben controlar y actúan como una única entidad, con una interfaz de comunicación sencilla y especializadas en labores repetitivas y de precisión siguiendo unos parámetros concretos.

Estas IAs simples están presentes en la mayor parte de las explotaciones balhausitas, incluidas también en los PBC como elemento fundamental del despliegue.

IAs de servicioEditar

Son aquellas IAs subordinadas que se integran en los elementos domóticos de toda clase. Las IAs de servicio forman parte de una infraestructura general o pueden estar exclusivamente dedicadas, como es el caso de los domicilios particulares, donde este tipo de IAs controlan todas las variables dependientes de los bots que estén disponibles.

IAs de campoEditar

Son las distintas IAs exclusivamente militares dedicadas a diferentes tipos de tareas que tienen que ver con el ámbito del combate:

IAs de defensaEditar

Son aquellas IAs subordinadas cuyo cometido es el de realizar una labor de rastreo y vigilancia, empleando sus capacidades para defender un objetivo o área concreta y controlando los medios disponibles para realizar esta labor. Generalmente son las IAs que se despliegan en los Raumhütte militares.

IAs de combateEditar

Son IAs evolutivas establecidas para dirigir la estrategia general de combate, capaces de analizar situaciones y determinar el mejor procedimiento, controlar unidades robotizadas como las AMS o el funcionamiento de los artefactos de la Mechwaffe, sugerir movimientos de tropas, planificación de tácticas, cálculo de bajas, escenarios de batalla, riesgos y consecuencias derivadas.

Este tipo de IAs cuentan con una sofisticación que les permite alcanzar cotas de eficiencia en sus predicciones y estrategias fuera del alcance de la mayor parte de seres orgánicos, dado que pueden tener en cuenta variables de toda índole, como suministros, tecnología, potencia relativa, condiciones climatológicas, orografía, temperatura, análisis de moral de los objetivos, índices de agresividad, sinergias entre distintos tipos de tropas y un sinfín más de parámetros para poder establecer una planificación ordenada y optmizada para cada una de las situaciones.

Dada su importancia, estas IAs suelen tener acceso al banco central del Volksicht para contar con información relevante de primera mano, lo cual les permite estar actualizadas en todo momento con datos críticos que puden suponer la diferencia entre la victoria y una amplia derrota.

IAs individualesEditar

Se trata de aquellas IAs subordinadas que están desplegadas en ingenios artificiales que deben operar en ocasiones de forma autónoma, reaccionar o recalcular las acciones que deben emprender. Las AMS3 disponen de este tipo de IAs, que si bien tienen cierto grado de subordinación a la IA general de campo, les permite realizar ciertas actividades individuales cuando es oportuno.

IAs de control generalEditar

Volksicht I

Meganúcleo del Volksicht y su nodo primario

Cuyo máximo exponente es el Volksicht, la IA evolutiva más potente de toda la civilización, la cual es capaz de investigar, recopilar, cotejar y decidir en tiempos de procesamiento mínimos con la posibilidad de aventurar actuaciones en forma de patrones de probabilidad coherentes.

Su desarrollo y aprendizaje se extiende desde hace Miclos, de modo que sus ciclos de computación son tan extensos que ha llegado a aprender el comportamiento de la sociedad que lo emplea, pasando a ser básicamente un individuo más de la misma, pero con responsabilidades y tareas asignadas en un espectro inmenso.

Siendo la IA más poderosa de toda la civilización y en evolución constante, el Volksicht no está circunscrito a un ámbito concreto, sino que desarrolla sus actividades en multitud de campos, estando involucrado en la mayor parte de las actividades que permiten a Balhaus operar como sociedad.

IAs distribuidasEditar

Disponibles como un nuevo salto tecnológico en este ámbito gracias a la femtotecnología, las IAs distribuidas son inteligencias que reparten sus capacidades combinándolas sobre diferentes núcleos, evitando así la centralización y extendiendo su infleuncia a lo largo de toda una estructura sin que haya un punto neurálgico concreto.

Estas IAs reparten su procesamiento sobre un patrón material, como puede ser un flujo de femtobots, permitiendo que su núcleo no quede concentrado en un punto, sino en toda la red, lo cual facilita que los procesos se desarrollen de forma combinada y ágil.

ParametrizaciónEditar

Las IAs desarrolladas en Balhaus son entidades muy avanzadas y controladas, pues en su diseño existen distintos mecanismos de control que aseguran su buen funcionamiento y la adhesión sin fisuras a la configuración con la que han sido creadas.

Esto se debe a que los balhausitas también tienen muy en cuenta la historia, en especial los sucesos acaecidos durante las antiguas épocas de la humanidad en la que se produjeron los conflictos con los Hombres de Hierro, creados durante la Era Oscura de la Tecnología.

Los balhausitas, no obstante, no temen su tecnología ni la prohíben como hace el Imperio tratando de alejar a sus vasallos de los antiguos errores, pero sí la controlan escrupulosamente, y por ello toda inteligencia artificial creada en Balhaus responde a unos parámetros inmutables e imborrables que establecen el Decálogo y el respeto a los creadores como principio fundamental.

En términos tecnológicos existen programas de control autónomos que repasan los protocolos de cada IA -por pequeña que sea- de forma constante y metódica, estableciendo los criterios comparativos para evitar desviaciones en la programación o en sus decisiones.

Prioritariamente, las IAs deben cumpliar tres parámetros básicos en su funcionamiento:

I) Proteger la vida de los balhausitas y servirlos de forma coherente en todos los ámbitos

II) Evitar tomar decisiones que deriven en un daño para la sociedad balhausita o sus individuos

III) Descartar las emociones o la actuación emotiva dentro de su configuración básica

Ni siquiera el poderoso Volksicht está por encima de los protocolos de seguridad, los cuales son revisados de forma constante y sistemática, asegurando así que todas las IAs de Balhaus, independientemente de su dedicación, estén completamente controladas en todo momento.

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.