FANDOM


Tecnosacerdote Wikihammer 4 El Adepto Sabiondus, mascota del Adeptus Mechanicus, protege este saber; pues es parte del Omnissiah. Pulsa sobre él para aprender más sobre los adoradores del Dios Máquina.

El Omnissiah sabe todo, comprende todo. Tus visitas honran al Dios Máquina.

Mechanicum infiltradores sicarianos

Infiltradores Sicarianos en combate

Los Infiltradores Sicarianos (Sicarian Infiltrators en inglés) se encuentran quizás entre los más siniestros de todos los clados de guerreros Skitarii, pues su bombardeo neuroestático despoja a sus enemigos de todos sus sentidos. Durante sus cacerías, emiten cierto tipo de ruido blanco que satura los espectros visibles, auditivos e incluso olfativos con estática, dejando a sus enemigos completamente incapacitados antes que comience la matanza.

Más máquina que hombre, los Infiltradores Sicarianos son una fuerza de ataque atemorizadora: el cénit de la ingeniería posthumana del Adeptus Mechanicus. Los enemigos caen, cegados y ensordecidos por el brutal asalto disruptivo audiovisual; esto a menudo decide las batallas incluso antes de que se confirme una sola muerte.

Altos y delgados, los Infiltradores Sicarianos se abren camino a través del campo de batalla, con la artificial gracia de aves zancudas acuáticas. Pero no siempre fueron así: pues cada Sicariano está lejos de estar completo, ni en cuerpo o espíritu.

La Búsqueda nunca termina Editar

Al igual que con sus hermanos Acechantes del Óxido Sicarianos, cada Infiltrador fue una vez un guerrero Skitarii quien, en la prosecución de la agenda del Culto Mechanicus, fue abatido extremidad a extremidad, completamente quemado, o desmembrado de cualquier otra forma. Durante la cosecha de datos al final de la batalla, si estos caídos son juzgados como aún aptos para servir al Omnissiah, no serán incinerados, sino que serán llevados de vuelta a las losas de aumentos. Allí se les da un nuevo contrato de vida al añadirles delgadas pero poderosas extremidades. Técnicamente hablando, todo lo que los Magos Biologis necesitan para crear a un Sicariano es una cabeza, un torso y algunos muñones, aunque para mejores resultados, se requiere despojarles de toda emoción y otorgarles la habilidad para inspirar miedo.

Un Infiltrador puede atravesar las defensas enemigas con facilidad, aunque esta habilidad no tiene nada que ver con sigilo ni destreza. En vez de eso, depende de la potencia y variedad de las longitudes de onda disruptivas que transmiten desde sus yelmos abovedados y protuberantes antenas. Cuando los Infiltradores se acercan, todos los aparatos sensores del enemigo son bombardeados por estímulos sobreabrumadores. Los transmisores de vox aúllan con retroalimentación angustiosa mientras las pictopantallas enloquecen con estática sibilante. Sin embargo, este asalto invalidador es incluso más efectivo sobre los sentidos naturales que sobre los artificiales. Los oídos retumbarán con un cruel tinnitus, los ojos lagrimearán y se volverán rojos, y las bocas se llenarán de sabor a metal ardiendo. Todo lo que pueden hacer las víctimas de los Infiltradores es recordar cómo respirar. A medida que sus presas taponan sus oídos sangrantes y cierran sus ojos inyectados de sangre, los Infiltradores Sicarianos simplemente caminan hasta encontrarse a distancias de a quemarropa y abren fuego.

Este asalto sensorial, aunque amplio en espectro, está calibrado con precisión por los Tecnosacerdotes que deciden desplegar a estos macabros asesinos. A aquellos Skitarii enviados a luchar junto a los Infiltradores se les otorgan códigos anuladores para transmutar las perturbadoras frecuencias ultrasónicas en una mera canción inofensiva; la constante andanada de neuroestática proveniente desde cada yelmo abovedado no es más que un suave salmo por la gloria del Omnissiah. Por esta razón, los Infiltradores son considerados héroes sabios y sagrados por sus hermanos Skitarii, talismanes contra la corrupción de datos que luchan una guerra abnegada en primera línea. Solamente al enemigo se le revela la verdad. Queda muy poco de virtud dentro de estos implacables merodeadores, y lo que queda de su personalidad solo está interesado en la muerte.

Organización Editar

Sus escuadras suelen componerse de entre cuatro a nueve miembros, incluyendo un Princeps. Cada Infiltrador ha sufrido extensas modificaciones físicas: la carne ha dejado paso a la máquina y queda muy poco dentro de la armadura presurizada. Sensores, calibradores de presión y aparatos recolectores de datos cubren su superficie. Los Infiltradores Sicarianos son exploradores y casi todas sus cabezas humanas han sido reemplazadas con yelmos que les permiten una visión de trescientos sesenta grados del campo de batalla.

Armamento Editar

Normalmente, todos los Infiltradores Sicarianos están equipados con:

  • Armadura de Batalla Sicariana - Ya que la agilidad es de suma importancia para los asesinos de largos miembros de la hermandad Sicariana, los Infiltradores Sicarianos acuden a los clados de guerra ataviados en una Armadura de Batalla Sicariana. Está compuesta de una aleación multicapa que, aunque es delgada y flexible, provee de una protección admirable. Esta aleación, conocida informalmente como aegium, actúa como un capacitor que aprovecha la energía de ataques inminentes y la dispersa inofensivamente a través del marco biónico del portador.
  • Carabina de proyectiles- Una carabina de proyectiles, aunque compacta, posee la fuerza de detención de las ametralladoras pesadas montadas en los tanques del Astra Militarum. Cuando una escuadra de Sicarianos abre fuego con estas armas, el aire se llena de una tormenta de disparos sólidos que mastica a sus víctimas hasta despedazarlas.
  • Espada de energía - Un arma de energía se enfunda entre la letal neblina de un campo de energía disruptivo que se alimenta a través de la armadura, la carne y los huesos con facilidad.

Todos los miembros de una escuadra de Infiltradores Sicarianos pueden escoger reemplazar su carabina de proyectiles y espada de energía por:

  • Bláster de dardos - Un bláster de dardos es una arma ligera pero letal, una herramienta favorecida por los Infiltradores Sicarianos. Dispara cientos de pequeños dardos, y cada uno lleva consigo una célula cerebral durmiente que es despertada en la cámara del arma. Cuando un dardo impacta sobre su objetivo, emite un pulso bioeléctrico que atrae a otros dardos, resultando en una serie de impactos que se entierran hasta los huesos.
  • Aguijón táser - Potenciadas por capacitadores de hiperdinamos, las armas táser almacenan una cantidad increíble de energía potencial. Un impacto sólido causará que toda esta energía sea descargada en un único y abrasador golpe, solo para ser aprovechada una vez más por las púas electrodesecadoras ubicadas en la punta del arma.

Entre el equipo opcional que un Princeps Infiltrador puede escoger se incluyen:

  • Servocráneo informador - Los flotantes ayudantes cadavéricos que acompañan a los Skitarii veteranos para registrar datos ininterrumpidamente. Saber que sus hallazgos son registrados e informados es una bendición para los Skitarii, que aprovechan el valor y la fuerza del hecho de que sus sacrificios no serán en vano.
  • Reliquias de Marte - Las Reliquias de Marte son ítems de terrible poder que a menudo son conferidos a un Skitarii Alfa o a un Princeps Sicariano por un Tecnosacerdote veterano para probarlo en el campo.

MiniaturasEditar

  • 7ª Edición.

Fuentes Editar

  • Codex: Skitarii (7ª Edición).
  • White Dwarf Weekly nº 63.
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.