FANDOM


Dark Eldar chibi Maestitia Relictus fanart El Arconte Marquesade, mascota de los Drukhari, os ha invitado a leer su magnífica biblioteca sobre los secretos de Commorragh. Pero si hacéis el más mínimo ruido, vuestro dolor no tendrá final...

Sigue leyendo, tu alma ya es nuestra

Incursión en Velogrís Mapa 7ª Edición ilustración

Mapa de los puntos atacados por los Eldars Oscuros en Velogrís.

En el 944.M41 la Kábala de la Lengua Envenenada atacó el mundo colmena de Velogrís. Durante toda la batalla las fuerzas incursoras mostraron ser claramente superiores a los defensores del Imperio, que parecían torpes e ineptos mientras recibían un golpe devastador tras otro.

La sorprendente precisión y eficiencia de la incursión en Veiogrís fue producto de meses de planificación meticulosa por parte de una de las mentes más brillantes de la Ciudad Siniestra, nada menos que la Dama Aurelia Malys. En un solo día, Malys y sus aliados ejecutaron un complejo plan de ataque que devastó las infraestructuras del planeta, confundió a sus defensores y permitió que los Eldars Oscuros se marchasen con millones de almas cautivas.

Historia Editar

Hora 1Editar

Las plataformas augures en los límites del sistema son anuladas por el fuego preciso de lanzas de las naves cabalitas, que sincronizan su destrucción con una erupción solar de la estrella de Velogrís. Su pérdida pasa desapercibida, pero deja al planeta sordo y ciego.

Hora 4Editar

La plataforma de defensa orbital Ángel Desafiante permanece en un tétrico silencio. Los Azotes cruzan la Telaraña sin ser detectados y colocan cargas de disrupción para inutilizar el generatorium principal de la plataforma. Arrojados a la gélida oscuridad y con el oxígeno escapándose rápidamente, la guarnición no tiene tiempo de pedir auxilio antes de que las Mandrágoras surjan de las sombras y den comienzo a la cacería.

Hora 7Editar

En los días previos, el Acorazado de la Armada Imperial Martillo del Orgullo había sido enviada a la órbita de Velogrís en respuesta a actividad pirata en la zona. Cuando las vocollamadas al Ángel Desafiante no obtuvieron respuesta, se solicita al capitán de la nave que investigue. Maldiciendo entre dientes la ineptitud de la Fuerza de Defensa Planetaria, el capitán accede y pone rumbo a la plataforma. Nunca llegará a su destino.

Hora 8Editar

De pronto, la Martillo del Orgullo sufre un intenso ataque. Escuadrillas de Cazas Estilete y Bombarderos Cuervo aparecen de la nada y hostigan implacablemente a la nave, dañando escudos y armamento. Las torretas de la Martillo, saturadas de blancos, no logran interceptar una salva de ojivas que caen sobre el puente de la nave. Aunque sólo ocasionan daños leves, los misiles dispersan por el puente una plaga títere especialmente diseñada. Momentos después la tripulación pierde el control de su cuerpo y la infección les obliga a cambiar el rumbo de la Martillo del Orgullo. Con la tripulación sacudiéndose por incontrolables risotadas de espanto, la nave penetra en el campo gravitatorio de Velogrís y entra en un rumbo de colisión, cuya trayectoria perfectamente calculada lleva a la nave en picado por la atmósfera hasta estrellarse en la fortaleza-barracón de la 4ª FDP de Velogrís, envolviendo el complejo en una tormenta de plasma que siega centenares de miles de vidas.

Hora 9Editar

Al amparo de la grave perturbación atmosférica que ha causado el impacto de la Martillo del Orgullo una nutrida fuerza de Incursores, Devastadores y Ponzoñas emerge de la Telaraña sobre el continente de Morlos. Con la 4ª FDP aniquilada no hay nadie preparados para hacer frente a los invasores. Una fuerza de élite de Íncubos, Legítimos y Azotes abre brecha en las defensas del generatorium primus de Morlos y asesinan alegremente toda resistencia. Con una eficiencia mecánica, los Eldars Oscuros instalan campos de contención hiperdensos en los generadores de plasma. Durante más de una hora las máquinas funcionan por encima de su capacidad máxima, sin refrigerarse ni detenerse, hasta que detonan. La enorme descarga de energía ruge a través de los conductos subterráneos, sobrecargando los sistemas de todo Morlos y más allá. Cuando los escudos de vacío y las baterías de defensa de la colmena Morlavia se quedan sin energía, actúan las tropas de Malys, que aguardaban pacientemente su oportunidad. Los blásteres abren brechas en los muros y enjambres de naves piratas e Infernales se cuelan por ellas. Cuando se activan los generadores de emergencia ya es demasiado tarde.

Hora 11-20Editar

A medida que las noticias de la colmena Morlavia se propagan por Velogrís las unidades de las FDP se movilizan. En Larnos, el continente sur, los refuerzos imperiales se ven obligados a desviarse cuando múltiples asentamientos son atacados. Alas de Valquirias sobrevuelan los campos nevados, pero siempre llegan demasiado tarde. En varias ocasiones los soldados imperiales caen en emboscadas tras su despliegue y los velocísimos grupos de Incursores y Brujas los acorralan y masacran. En Sarlon, la 1ª y la 5ª FDP de Velogrís se despliegan en masa para responder a los ataques en los asentamientos agropónicos próximos a la colmena Salarad. Al salir de sus Chimeras y Tauroxes, las FDP hallan los complejos agrícolas desiertos. El terror se apodera de los soldados cuando los servidores de riego comienzan a moverse y pulverizar psicofármacos de combate sobre ellos. Entre la bruma púrpura las frenéticas tropas de la FDP se destrozan mutuamente, tiñendo las pasarelas de rojo. En Calmar, el continente septentrional, tres naves de desembarco del 2º Regimiento se alejan de la costa sur sin saber que llevan unos polizones monstruosos. Los vanos de la superestructura de cada nave ocultan Grotescos en letargo, con contadores regresivos en sus sacos dorsales. Uno tras otro, los horrores se activan con sus cuerpos saturados de estimulantes y se abren paso hasta el compartimento de tropas, convirtiendo las lanzaderas en mataderos cuando desatan su furia contra pasajeros y tripulantes indiscriminadamente. Una por una, caen en las aguas gélidas del océano y desaparecen sin dejar rastro.

Hora 21Editar

Sin refuerzos y aislada en la oscuridad, la población de la colmena Morlavia es cosechada a millones. Sólo las fuerzas locales del Adeptus Arbites ofrecen cierta resistencia, mientras que los nobles de la cúspide se encierran tras mamparos chapados en oro y abandonan al pueblo a su suerte. Esto no les salvará. Cuando las maltrechas tropas de la FDP de Velogrís llegan a la ruinosa ciudad colmena, millones de ciudadanos han sido secuestrados por las fuerzas de Aurelia Malys, y jamás volverán a ser vistos.

Fuentes Editar

  • Codex: Eldars Oscuros (7ª Edición).
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.