FANDOM


Maestro Administratum 3 El Archiescriba Primuscriptor, mascota del Imperio de la Humanidad, ha marcado este artículo como propiedad del Adeptus Terra. Pulsa sobre él para aprender más sobre los dominios del Emperador.

El conocimiento es poder. Guárdalo bien.

307px-Agent Zephro Carnelian

Zephro Carnelian, agente de los Iluminati.

Los Illuminati son una sociedad secreta imperial que declara sus ocultos objetivos en favor de la Humanidad y del Emperador, y en contra de las fuerzas del Caos. Los Illuminati se componen principalmente de seres humanos que no sólo han sobrevivido a la posesión por parte de una entidad disforme, sino que también lograron hacer lo que parecía imposible, es decir, expulsar al Demonio de sus propios cuerpos. La experiencia de compartir mente con un Demonio ha cambiado por completo su forma de ver el universo, y les ha dado una comprensión única del Caos y de las entidades disformes en general. En el proceso de liberarse de la posesión demoníaca también han llegado a dominar el caos dentro de sí mismos, que es la raíz de toda la corrupción humana por parte de los Poderes Ruinosos. Por lo tanto, al parecer son únicos al ser capaces de existir en la Disformidad tan cómodamente como en el Espacio Real, sin ningún tipo de protección o barrera, y sin efectos secundarios de ningún tipo ya que ahora son inmunes a los efectos del Caos. Hay Illuminati entre los estamentos más secretos del Imperio, incluyendo a la Ordo Malleus de la Inquisición. De hecho parece que están tratando activamente de reclutar inquisidores que puedan ser afines a sus planes, y/o que se les considere candidatos adecuados para la "Iluminación". La iluminación es conseguida por los candidatos que de buen grado (o tal vez, obligados) se sometan a la posesión demoníaca, para después expulsar al demonio.

Los Sensei

El propósito de los Illuminati es descubrir, capacitar, ocultar y proteger a los llamados Sensei. Estos individuos son los hijos biológicos del Emperador de la Humanidad que fueron concebidos antes del establecimiento del Imperio; y se dice que son inmortales, así como estériles. Posiblemente se cuenten por miles, y normalmente no son conscientes de su linaje. Además son vacíos psíquicos sin presencia en la disformidad, y no pueden ser afectados por los poderes psíquicos; como tales, son invisibles incluso para el propio Emperador en su estado actual. Los hijos del Emperador a los que los Illuminati informan de su verdadera naturaleza se convierten en los Sensei, "Caballeros de la Larga Guardia". El plan de los Illuminati es recoger a la mayor cantidad de Sensei que les sea posible, y luego sacrificarlos en el momento adecuado, posiblemente retrasándolo hasta el momento exacto en el que el poder del Emperador finalmente disminuya y su cuerpo físico sufra su muerte final, cosa para la que podrían faltar milenios. Se supone que el sacrificio de los Sensei daría a luz al Niño Estelar: una entidad que sería el Emperador renacido, ya que mezclaría la esencia de los Sensei (portadores del ADN del Emperador), con los restos de la psique del Emperador, que fue arrojada a la Disformidad durante los acontecimientos culminantes de la Herejía de Horus. Se postula que el alma del Emperador en la Disformidad actúa como un "sendero luminoso", visible para ciertos individuos con capacidad psíquica. En consecuencia, es un elemento benigno en el ambiente de otro modo hostil de la Disformidad, ya que consiste en la esencia de la Humanidad, la compasión y la nobleza del Emperador. La fuerza de la reencarnación del Emperador (llamado el Numen), destruiría a los Dioses del Caos y restauraría la Disformidad a su estado original, psíquicamente no contaminada y libre del Caos.

La motivación tras todo el trabajo de los Illuminati es el avance lento, pero aparentemente inexorable, del Caos por el universo; y la idea de que el poder del Emperador, incluyendo la intensidad del Astronomicón, está disminuyendo lentamente a medida que la vitalidad del Emperador se debilita. El mantenimiento técnico del propio Trono Dorado se considera ahora más allá de las capacidades del Adeptus Mechanicus del 41º Milenio, e incluso hay dudas sobre la integridad de la psique del Emperador.

Conexión con los Eldars

Los Illuminati están secretamente aliados y apoyados en sus planes por elementos de las altas esferas de la jerarquía Eldar, especialmente ciertos Videntes y Arlequines. Gracias a esta alianza y a su inmunidad al Caos, algunos miembros de los Illuminati están entre los pocos seres en el universo a los que se permite entrar (aunque con escolta y, posiblemente, con los ojos vendados) a la legendaria Biblioteca Negra, antiguo depósito de la raza Eldar de todo su conocimiento sobre el Caos, que permanece en el interior de la Telaraña. Gracias a este acceso los Illuminati absorbieron más conocimiento aún, pues han aprendido de la Caída de los Eldars y de los verdaderos orígenes del Emperador como el epítome de los chamanes antiguos de la Humanidad.

Los Eldars, cuyo propio poder y número están muy disminuidos, y que tienen sus propias razones para temer la continua invasión del Caos, están tratando de hacer valer un grupo en la sombra del poder político de una galaxia gobernada por humanos, posicionándose como asesores y aliados de los Illuminati. No está claro cómo de honestos son los Eldars en este asunto, o si están o no manipulando a los Illuminati para sus propios fines. De hecho, no está del todo claro si realmente existen los "hijos del Emperador" o si son una estratagema Eldar (o incluso del Caos) para engañar a los Illuminati y por lo tanto al Imperio. También se da a entender que los Eldars podrían tener otras razones para involucrarse con los Illuminati, además de una mera influencia política sobre el Imperio. Pese a todo, han existido casos de personas que han proclamado ser el "Hijo inmortal del Emperador". Obviamente este tipo de personas son perseguidas inmediatamente por el Imperio como herejes mutantes; por lo tanto, de ahí la necesidad de los Illuminati de proteger dichos posibles candidatos para el estatus de Sensei, y de interrumpir activamente a la Inquisición en sus acciones contra estos herejes.

La Ordo Hydra

Según los planes de los Illuminati, el momento del nacimiento del Niño Estelar es de la mayor importancia. Para tener las mayores probabilidades de éxito posibles, y lograr el máximo efecto, debe ocurrir al final de una "Larga Búsqueda", es decir, cuando se hayan encontrado a todos, o al menos a la mayoría, de los hijos del Emperador; y se les haya "preparado" para su propósito. Por lo tanto, el propio Emperador debe permanecer ignorante de la existencia de los Illuminati, y de los planes sobre ellos. De lo contrario, podría tener la tentación de poner fin a su terrible y constante tormento en el Trono Dorado, cediendo su Misión a los Sensei; abandonando así su vigilancia sobre el Imperio antes de tiempo, con resultados catastróficos. Por otra parte, el último intento de resucitarle debe suceder justo cuando el Emperador muera completamente. Un segundo más tarde puede ser demasiado tarde.

Esta incierta y posiblemente lejana línea temporal, unida al odio fanático y enfermizo hacia el Caos de algunos de los Illuminati, al parecer ha generado una rama extremista (una sociedad secreta dentro de una sociedad secreta) llamada Ordo Hydra. La Ordo Hydra cree que sus propios planes contra el Caos (un proyecto radical para utilizar un virus mental-disforme "controlado") pueden tener éxito mucho más rápido que el proyecto de la "Larga Búsqueda". A lo sumo piensan que tardaría siglos, mientras que la "Búsqueda" podría durar milenios. Los Illuminati "normales" están tratando de detener al Ordo Hydra pues las implicaciones de sus planes podrían ser perjudiciales o incluso catastróficas para la Humanidad y el Imperio, tanto si estos planes tienen éxito como si no.

Conflictos de canon

Los Illuminati fueron introducidos por primera vez a finales de la década de los 80 en el libro Realm of Chaos: Slaves to Darkness. No está clara cuál es su situación en la presente cronología del juego, o siquiera si siguen siendo una parte oficial de la misma. En la medida en que el hilo argumental Illuminati estaba vinculado a la línea Niño Estelar/Sensei, los editores de Games Workshop podrían haber abandonado tanto la historia de los Illuminati como la trama Niño Estelar/Sensei, resultando ser otra mera manipulación del Dios del Caos Tzeentch (en el Reglamento de 3ª Edición); aunque por otra parte, la literatura más reciente parece indicar que aún es viable, tal como se ve en Xenology. La mayor parte del trasfondo citado más arriba está contenido en la trilogía Inquisition War, de Ian Watson, publicada en 2004.

Fuentes

Extraído y traducido de Wikihammer 40K UK.

  • Realm of Chaos: Slaves to Darkness.
  • Realm of Chaos: The Lost and the Damned.
  • Draco, por Ian Watson.
  • Harlequin, por Ian Watson.
  • Chaos Child, por Ian Watson.
  • Xenology (Libro de Trasfondo).
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.