FANDOM


Legión de la Cruz de Hierro
El contenido de este artículo pertenece a la saga No Oficial de Balhaus, que ha recibido el Sello de Calidad Wikihammer.

¡Disfrútala!

Hypnosíaco

Hypnosíaco terminal aún conectado a una máquina Hypnos en su ensoñación artificial

Se denomina Hypnosíacos a los adictos a las sensaciones generadas por la máquina creada por Samuel Feigem, alias Hypnos, un generador de ondas cerebrales que a través de un Cogitador puede modelar realidades fantasiosas artificiales en la mente de cualquier sujeto.

PatologíaEditar

Tan solo con usar una vez la máquina Hypnos, la mente normal de una criatura inteligente sufre una crisis de psicoactividad que inicia un proceso de degradación progresiva debido a la excesiva liberación de neurotransmisores, que se desencadena por la estimulación externa artificial producida por las ondas del aparato.

Esta liberación masiva genera ilusiones dirigidas y controladas mediante un cogitador que la mente no es capaz de distinguir de la realidad, creando una sensación de euforia, paz o bienestar que sólo las drogas más poderosas pueden producir.

El daño cerebral se manifiesta de inmediato en forma de una degradación de las conexiones cerebrales de las que la víctima no es consciente mientras está conectado a la máquina, siendo incapaz de entender qué sucede cuando se le priva de la conexión ni de los efectos irreversibles que el aparato le ha causado.

SíntomasEditar

La adicción producida por este efecto es muy poderosa, tanto que la abstinencia causa episodios de paranoia, migrañas e incluso esquizofrenia en las víctimas humanas, que son especialmente sensibles a ella, teniendo incidencia menor en otras criaturas Xenos.

Con objeto de regresar a este estado el hypnosíaco hará todo lo posible dentro de sus capacidades, las cuales menguan paulatinamente a medida que continúa con su adicción. Un ser humano normal alcanza el estado de degradación cerebral completo tras dos años de exposición a las máquinas Hypnos, momento en el cual o bien mueren en el trance o bien pierden la cordura por completo convirtiéndose en individuos enloquecidos, desorientados y agresivos que chillan y se comportan como autómatas incapaces siquiera de sentir dolor.

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.