FANDOM


Khorne medio sin fondo

Cerberus el Rebañacráneos, mascota de los Poderes Ruinosos, patrocina este espacio para honrar a sus demoníacos señores. Pulsa sobre él y te introducirá en los misterios del Caos.

¡Sangre para el Dios de la Sangre! ¡Visitas para los artículos del Caos!

Los Horrores de Lissandro es el nombre que recibe una incursión demoníaca ocurrida en el planeta Lissandro en el 383.M41.

HistoriaEditar

La tormenta Disforme Lagon descargó toda su furia sobre el planeta de Lissandro, y los informes de actividad psíquica se multiplican por diez durante la noche. El gobierno del planeta, el Quorum Inmaculado, ordenó un registro minucioso de las bibliotecas en busca de información relativa a las tormentas de Disformidad y a los fenómenos que les siguen. Encontraron registros de un símbolo ancestral en forma de hexagrama que les protegería de una intervención demoníaca, símbolo que fue implantado sistemáticamente como tatuaje subdérmico en todos los ciudadanos registrados.

Cuando la Inquisición llegó al planeta con una flota de Naves Negras, investigó a la población. Se desató entonces una oleada de posesiones demoníacas entre todos los ciudadanos con tatuaje subdérmico, que cayeron a tierra entre espasmos y de sus cáscaras convulsionantes emergieron Horrores Rosas. Al atardecer, las ciudades de Lissandro habían sido tomadas. Los Inquisidores, bajo asedio en el palacio del Quorum, solicitaron la ayuda de los Caballeros Grises, pero cuando llegaron, la faz del planeta había cambiado irreversiblemente.

Los Caballeros Grises se enfrentaron a los Demonios que seguían en las minas, pero no hallaron un alma con vida. Cuando los grupos de purga irrumpieron en las bibliotecas subterráneas, encontraron a los arquitectos de la catástrofe, los legendarios Escribas Azules, que se esfumaron en el éter. De su paso se deduce que el símbolo de los grimorios no era de destierro, sino de invitación.

FuentesEditar

  • Codex: Demonios del Caos (6ª Edición).
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.