FANDOM


Dark Eldar chibi Maestitia Relictus fanart El Arconte Marquesade, mascota de los Drukhari, os ha invitado a leer su magnífica biblioteca sobre los secretos de Commorragh. Pero si hacéis el más mínimo ruido, vuestro dolor no tendrá final...

Sigue leyendo, tu alma ya es nuestra


Hesperax era un antiguo mundo Eldar Oscuro en el Ojo del Terror.

HistoriaEditar

El ArconteEditar

Eldar oscuro incubo guerra entre cabalas

Guerra entre Kábalas en Hesperax

Nunca bañado por luz solar, la siempre presente capa de nubes negras en la atmósfera, bañaba Hesperax en una y perenne fría oscuridad.

En el pasado, el Arconte Sussarkh de la Kábala Asesina, gobernaba a las Kábalas y Cultos de Brujas en el planeta. Sussark hacía avanzar el planeta alimentándolo con sangre, volviendo a unos contra otros en un combate perpetuo y conduciendo al planeta al borde de su propia destrucción. Mientras estaba sentado en su trono en el pico más alto de un volcán, Sussarkh pidió a su consorte, la arrebatadora Lelith Hesperax del Culto de Brujas del Conflicto, que bailara para él mientras observaba la matanza que se desarrollaba en el planeta.

Iniciando su baile, Lelith se deslizó entre el séquito de Sussarkh mientras deslumbrantes relámpagos cruzaban los cielos y una lluvia negra empezaba a empaparlos a todos. Lo que Sussarkh desconocía es que Lelith había hecho un pacto con un demonio de Slaanesh: Lelith deseaba el poder para detener la inconsciente matanza y que en su lugar las batallas y combates se desarrollasen en una gran arena gladiatorial.  Todo lo que debía entregar para completar el contrato era el alma del propio Arconte.

Cuando acabó la danza, Sussarkh se dio cuenta que su séquito había quedado inmóbil y que alguno de sus miebros caían al suelo. Lelith los había asesinado a todos silenciosamente durante su actuación dejando al Arconte indefenso. Este empuñó su espada para atacar a Lelith y descubrió que él mismo también había sido víctima de su consorte a la vez que se derrumbaba. Con un habilidoso baile, la reina bruja Lelith se había convertido en la nueva regente de Hesperax.

La Reina BrujaEditar

Eldar oscuro hediatrix lilit hesperax

La Reina Bruja Lelith Hesperax

Durante los años siguientes Lelith y el Culto del Conflicto fortalecieron su dominio sobre el planeta y empezaron a completar su demoníaco contrato construyendo una arena gladiatorial en el cono del mismo volcán donde asesinó al Arconte. Allí instaló su trono desde el cual podía observar el espectáculo de luchas despiadadas y regocijarse con los ríos de sangre que se vertían cada día en su honor. Su patrón demoníaco proporcionó a la bruja numerosos favores y le ofreció su ayuda para asegurar la longevidad del gobierno de la Reina Bruja en Hesperax. A cambio, Lelith prometió al demonio suficientes almas para engrosar el ejército de Slaanesh fuera de la disformidad en el espacio real.

Lelith empezó a realizar incursiones para encontrar almas poderosas para la arena, incluyendo algunas del cercano Mundo Astronave Ulthwé. Durante largos siglos, la Reina Bruja se dedicó a acumular y almacenar almas de guerreros de distintas especies con el objetivo de realizar un magnífico sacrificio que desatara finalmente a su demoníaco patrón, más nunca eran suficientes para alcanzar dicho fin. Lelith empezó a intensificar el ritmo de incursiones en Ulthwé y Eldrad Ulthran y el Concilio de Videntes encontraron en dichas incursiones la manera de deshacerse de sus problemas de una vez por todas. El Concilio de Videntes estuvo de acuerdo en permitir a Lelith realizar sus incursiones en los subniveles del mundo astronave, lugar donde podía encontrar eldars prescindibles.

Utilizando dichas incursiones como una razón para pedir ayuda, los videntes contactaron con el Ordo Xenos en la subestación Ramugan de la Inquisición y, esgrimiendo el Pacto de Isha, un acuerdo de ayuda mutua entre Ulthwé y el Ordo Xenos, los videntes solicitaron que se les enviara un Equipo de Eliminación de los Guardianes de la Muerte. La fuerza de sus almas sería suficiente como para soltar el demonio de la disfomidad si la Reina Bruja era capaz de sacrificarlos de forma apropiada. Ulthwé quedaría a salvo y los Eldars Oscuros de Hesperax habrían satisfecho a su patrón demoníaco.

DestrucciónEditar

Marines deathwatch vs eldars oscuros

Guardianes de la Muerte luchando contra los Eldars Oscuros

El Equipo de Eliminación se dirigió en Hesperax persiguiendo a los videntes de Ulthwé capturados en la última incursión de las brujas para honrar el Pacto de Isha. Una vez que aterrizaron en su thunderhawk, el equipo y los pocos Eldars que Ulthwé envió para apoyarlos fueron rápidamente superados y conducidos a la arena gladiatorial. Allí fueron obligados a luchar por Lelith y la aullante multitud pero lograron dar la vuelta a la situación y alterar la batalla en su favor. La propia Lelith se vio inmersa en la batalla y a pesar de sufrir graves bajas, incluyendo el Capitán de la Guardia Quirion Octavius y los aliados Eldars, el Equipo de Eliminación logró escapar de la arena.

Bajo el circo y el propio volcán, el Equipo de Eliminación encontró a Lelith en su guarida junto al pozo de almas, donde todas las almas asesinadas en la arena se encontraban reunidas. Sabiendo la importancia que tenía para Lelith, los astartes empezaron a destruirlo con explosivos mientras luchaban contra la Reina Bruja y los Eldars Oscuros supervivientes y antes que detonaran los explosivos, el equipo escapó en su thunderhawk hasta su nave en órbita.

La explosiones se sucedieron mientras aumentaban en intensidad hasta que finalmente el propio volcán explotó. La erupción llegó a tal extremo que el planeta empezó a desintegrarse mientras la nave de los Guardianes de la Muerte escapaban y lograban ponerse a salvo.

FuentesEditar

Extraído y traducido de Lexicanum inglés .

  • Warrior Coven, de C.S. Goto.
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.