FANDOM


Maestro Administratum 3 El Archiescriba Primuscriptor, mascota del Imperio de la Humanidad, ha marcado este artículo como propiedad del Adeptus Terra. Pulsa sobre él para aprender más sobre los dominios del Emperador.

El conocimiento es poder. Guárdalo bien.


Navegante disformidad

Navegante imperial.

Los Herederos Navis son miembros de las Casas de Navegantes, seleccionados por su astucia y por su capacidad para emplear la influencia política de sus respectivas familias con gran efecto. Sirven como diplomáticos y representantes en los acuerdos entre su Casa y el Imperio en general. Los Herederos de la Navis Nobilite actúan como las caras visibles de las grandes Casas, y han sido adiestrados para actuar tanto para servir en tareas diplomáticas como para llevar a cabo importantes inversiones. Es su deber asegurar la mejor protección para los intereses de su familia. Suelen ser adiestrados desde una tierna edad, momento en el que se les introduce en el mundo de la corte antes de que comiencen a surgir las mutaciones que representan su herencia familiar. Sus carreras públicas son, por contra, bastante breves debido a las mutaciones finales que irán cambiando y deformando sus cuerpos, aunque las alianzas y contactos que establezcan durante dicha carrera les servirán a lo largo de su larga vida.

Debido a su entrenamiento están igual de cómodos tanto en las sedes de las Casas de Navegantes como en las elitistas cortes imperiales. Son maestros de la conversación y el protocolo de la corte, y suelen ser designados para cumplir sus tareas debido a la casi total ausencia de mutaciones desfiguradoras que muestran, además de por sus habilidades sociales. Dichos Navegantes suelen atraer una gran atención durante sus presentaciones públicas, y están destinados a ser el centro de atención en casi cualquier situación de la corte. De hecho se deleitan en el temor que inspiran en aquellos que les ven, y emplean dicha capacidad para ganar aliados potenciales e incluso para burlarse de sus contrincantes. A los Herederos les gusta contar historias de viajes más allá de las fronteras del Imperio, o herir el orgullo de alguien con un comentario mordaz. Los Herederos Navis suelen adaptarse tanto al modo de vida de las intrigas palaciegas que luchan con denuedo por seguir con él una vez que sus mutaciones les imposibilitan presentarse ante extraños. Algunos emplean cirugía reconstructiva o incluso mejoras biónicas invasivas para mantener sus rasgos estables de forma que puedan seguir siendo presentables para la sociedad imperial en general.

A pesar de sus talentos sociales, los Herederos tienen responsabilidades más importantes que deslumbrar a las masas, ya que se espera de ellos que actúen como un nexo vital entre su Casa y sus aliados. Esto significa que son a la vez agentes y representantes que buscan nuevos clientes para sus Casas, y se aseguran de que sus aliados no tienen sino los mejores intereses para con su Casa de Navegantes. La presencia de un Navegante puede cambiar el rumbo de una negociación comercial, pero las fuerzas contendientes suelen mantenerse a raya en cuanto aparece un Heredero, debido al gran poder económico y político que les hace ser respetados a la par que temidos. Su nivel de experiencia y entrenamiento hace que los Herederos Navis sean valiosos aliados, y muchos acaban actuando como consejeros de Comerciantes Independientes, Almirantes, y toda clase de oficiales de alto rango que puedan hacer buen uso de sus conocimientos. Muchos nobles suelen confiar en el consejo de un Heredero en materias comerciales, políticas o incluso personales, ya que gracias al tercer ojo y a los flashes precognitivos que conlleva su posesión, pueden actuar como consejeros psíquicos con gran poder en ciertas ocasiones.

FuentesEditar

Extraído y traducido de Lexicanum.

  • Rogue Trader: En la Tormenta.
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.