FANDOM


Bulldog El Sargento Guillermito, mascota de los Marines Espaciales, tiene el honor de patrocinar este espacio por orden del Capellán Cassius de los Ultramarines. ¡Pulsa sobre él y te acompañará a una Cruzada épica!

¡Lee más! ¡Sin piedad, sin remordimientos, sin miedo!


"Hemos respondido a una plegaria de socorro. No hemos llegado aquí para iniciar un Exterminatus. Este planeta no se perderá. Lo veré de vuelta al abrazo del Padre de Todos."
Harald Deathwolf

 

Harald Deathwolf Mounted

El Señor Lobo Harald Deathwolf, de los Lobos de la Muerte


Harald Deathwolf, o Harald Lobo de Muerte, es un Señor Lobo de los Lobos Espaciales que lidera una de las Grandes Compañías conocida como Lobos de Muerte.

Suele entrar en batalla sobre su Lobo de Trueno Diente de Hielo, con muchas bestias lupinas corriendo tras su estela: criaturas de carne, acero o mezcla de ambos. Suele hallársele cerca de su salvaje Campeón, Canis Nacido-Lobo, un hombre gigantesco que cabalga a lomos de su igualmente gigantesco Lobo de Trueno, Fangir.

Su emblema es la Mandíbula Feroz, simbolizada por un lobo devorando una estrella. La Mandíbula Feroz simboliza el Tiempo del Lobo, cuando Morkai devorará el sol y las estrellas, envolviendo a Fenris en una noche eterna.

Sus gestos sugieren una fuerza contenida, indicando que en cualquier momento podían transformarse en el ataque de un cazador. Momento a momento decidía contenerse. Su calma era la de un lobo que ya había decidido cuando y como atacar. Cuando ruge a su Gran Compañía suele indicar la llamada a la guerra.

Al enfrentarse a enemigos que le superan en número y lanzar a su Gran Compañía al ataque siente la exultante ferocidad de la guerra fluyendo por sus venas. Que el ejército del enemigo sea inmenso no significa nada excepto un suministro casi inagotable de presas.

Historia Editar

Los Lobos de la Muerte Editar

Harald

Harald Deathwolf a lomos de Diente de Hielo.

Harald Deathwolf Ileva en el cargo de Señor Lobo más de un siglo. Harald era un guerrero prestigioso de la Gran Compañía de Leif Snowfang que había ascendido rápidamente a la Guardia del Lobo y cosechado muchas victorias en el nombre de Leif. Ya desde que era un Garra Sangrienta, Harald siempre tuvo afinidad por las criaturas lupinas y sus compañeros de manada solían bromear diciendo que era, en realidad, el cachorro de un Lobo de Trueno y apodándolo “Thundersson". Leif hizo uso frecuente del vínculo de Harald con los lobos durante la batalla y Thundersson lideraba manadas de lobos y otras fieras con una habilidad jamás vista.

Cuando Leif Snowfang cayó muerto en los campos de batalla de Rygar, abatido por un golpe certero del líder pielverde Rokbad Partepezkuezoz, fue Harald quien mantuvo unidos a los guerreros de su compañía y los llevó a la victoria. Sobre el campo cubierto de cadáveres apilados de la tribu de Rokbad, Harald fue elegido Señor Lobo entre los vítores y aullidos de sus hermanos. Según la historia, en ese momento Harald alzó la vísta en dirección al sol poniente de Rygar, velado por el humo de la batalla y proclamó que su nombre sería Deathwolf y su tótem, la Mandíbula Feroz, el símbolo de la Era del Lobo.

Una gélida noche Fenrisiana, los Lobos de Muerte ganaron un poderoso recluta. Esa noche, Canis Nacido-Lobo llegó a El Colmillo con su jauría siguiendo las huellas, casi borradas por la nieve, del Lobo Espacial Jorek el Gigante, quien había tratado infructuosamente de cazar a los hermanos de Canis. Este había sido criado por lobos y era un ser salvaje que aulló un desafío espeluznante al edificio de fría piedra, contra aquellos que pretendían matar a su familia lupina. No fue otro que Harald Deathwolf quien respondió y se enfrentó al joven guerrero bajo la luz de la luna helada. Incapaz de comunicarse con Canis, Harald le miró a los ojos y gruñó un reto antes de que los dos guerreros se lanzasen uno contra el otro enseñando los colmillos. Canis era simplemente un hombre, pero Harald quedó impresionado por la fuerza y la destreza con la que peleaba. Cuando Canis finalmente ofreció su cuello, reconociendo la victoria de Harald, el Señor Lobo le llevó consigo al interior del Colmillo. Con el tiempo, Canis se convertiría en el Campeón de Harald y en uno de sus mejores guerreros.

La saga del Colmillo de Hielo Editar

"Tan vasta es esa carnicería. Dejemos que nuestra respuesta sea aún más terrible. ¡La caza ha empezado, hermanos!."
Harald Deathwolf


Los escaldos cantan las alabanzas de Harald en los salones de banquetes del Colmillo, narrando historias de su coraje inquebrantable y su ferocidad, contando historias como la batalla de la Colmena Aullante o la Matanza de los Trolls de Hielo. En todas ellas los sentidos lupinos de Deathwolf son clave, y los poetas suelen atribuir esas victorias a su astucia animal y a su vínculo con los animales. Cuando Harald oye esos relatos, ríe a mandíbula batiente y golpea su jarra sobre la mesa hasta que se hace el silencio. Cuando el Señor Lobo reflexiona sobre esas glorias, sus hermanos de batalla acrecientan sus historias de heroísmo y guerra.

Una de esas historias, el Relato del Colmillo de Hielo, cuenta la caza de Harald en pos del renegado Svane Vulfbad. Tras sucumbir al Caos junto a una parte de su Gran Compañía, Vulfbad fue condenado a muerte por Logan Grimnar, una sentencia que debía ejecutar Harald Deathwolf. Durante un año fenrisiano, Harald siguió la pista de Vulfbad, inspeccionando el Mar de Estrellas en busca del traidor. Harald siguió la nave de Vulfbad sin descanso a través de nubes de radiación y mareas gravitacionales hasta la luna de Gallimius, en las profundidades del sistema maldito Cliedes.

Harald descendió a la luna con una pequeña fuerza de asalto y los Lobos Espaciales pronto se perdieron de vista en las nubes rojizas arremolinadas en su atmósfera. Sofocada por una constante tormenta de polvo de ferrita, la visibilidad en la superficie de Gallimius se limitaba a un par de metros, así que Deathwolf usó su legendario olfato para rastrear a su presa, siguiendo el rancio hedor del Caos que desprendía Vulfbad. El Señor del Caos interpuso enemigos en el camino de Harald. Marines Espaciales del Caos, bestias de Disformidad y mutantes surgían de las tormentas de polvo para atacar a los Lobos Espaciales. En cada ocasión les derrotaron en rabiosos combates, pero a costa de las vidas de hermanos de batalla y de horas de ventaja entre ellos y su presa.

Tras muchas semanas, la partida de caza arrinconó a Vulfbad en las minas de un antiguo puesto avanzado Imperial, en lo alto de una cordillera azotada por la tormenta. Vulfbad estaba invocando la ayuda de los Dioses Oscuros cuando Harald y sus Lobos de la Muerte cargaron en pleno ritual. Cuando los dos grandes guerreros chocaron, el joven Señor Lobo y el Lobo Espacial renegado, un portal se abrió sobre sus cabezas y Harald pudo ver las caras burlonas de Demonios hambrientos que querían entrar en el plano real. Aunque Vulfbad luchaba presa del frenesí, le superaban la habilidad y la determinación de su oponente. Sin embargo, cuando Harald levantó su hacha gélida para dar un golpe mortal, Vulfbad puso fin a su hechizo. El portal se cerró de golpe y la explosión de energía lanzó a los guerreros en direcciones opuestas. Cuando Harald se puso en pie, todo lo que quedaba de Vulfbad era su hacha gélida rota, de la que Harald hizo un colmillo para su Lobo de Trueno, que desde ese día se llamó Colmillo de Hielo.

La trampa del hechicero Editar

Durante las postrimerías del M41, uno de los viejos enemigos de Harald resurgió del Mar de Estrellas. El Gran Hechicero de los Mil Hijos Mordant Hex había reaparecido tras años de ocultamiento. Desde que Harald frustrase los planes de Hex en las catedrales de Ak-Hirbat, el hechicero había acosado al Señor Lobo durante años. Hex había aparecido para hacer frente a las misiones de Harald o para auxiliar a los enemigos de los Lobos Espaciales, únicamente para desaparecer antes de que Deathwolf pudiera darle muerte en combate.

Mordant Hex había abordado una enorme estación espacial sobre Issajur, un planeta asolado por perpetuas tormentas de hielo. El hechicero y su cabala de Marines Espaciales de los Mil Hijos masacraron a la tripulación de a bordo y sacrificaron a muchos cientos de víctimas. Hex lanzó un maleficio sobre las cabezas cercenadas de varios tripulantes y éstas, aún muertas, empezaron a cantar un mensaje que él había preparado. A continuación, Hex puso estas cabezas a bordo de una nave vacía y la envió rumbo al sistema estelar que circunda Fenris. Al ser descubiertas por Exploradores Lobo, las cabezas repitieron su siniestro mensaje a los Lobos Espaciales, lo que causó cierto revuelo en el Colmillo. Al darse cuenta de que era una trampa, Harald Deathwolf celebró tener la oportunidad de matar a Hex de una vez por todas y reunió a toda su Gran Compañía. Desde su barcaza de batalla, las nutridas manadas de Lobos de Trueno y lobos fenrisianos se adentraron en la estación espacial e iniciaron la cacería de los traidores. Sin embargo, la mayoría de estas Rúbricas sólo eran ilusiones y los auténticos Mil Hijos estaban evacuando la estructura superior.

Una serie de explosiones mágicas provocaron la destrucción de la estación espacial sobre la atmósfera de Issajur, con los Lobos de la Muerte a bordo. Los hermanos de batalla de Harald lograron replegarse a su barcaza de batalla por meros instantes. La estación espacial se desmoronó por completo, rociando Issajur con chatarra ardiente. Mientras la barcaza de batalla se alejaba de la explosión, atacó a la nave de los Mil Hijos y ambas cayeron en barrena hacia Issajur. De los restos de la estación espacial surgió la forma fantasmal de un portal a la Disformidad que descendió y se materializó en la superficie del mundo. Miles de Demonios de Tzeentch, entre ellos un Señor de la Transformación, infestaron el hielo. Harald y sus jinetes partieron en persecución de Mordant Hex, que huía con sus tropas hacia el portal demoníaco, mientras Canis Nacido-Lobo lideraba el ataque contra los demonios.

La potencia de fuego de los Mil Hijos permitió que Mordant Hex se escabullese a la Disformidad. Después de dar muerte a los Traidores que quedaban allí, el furioso Harald y sus hermanos cazadores regresaron a su astronave derribada, donde el Señor de la Transformación estaba diezmando a los Lobos de la Muerte. La gloriosa carga de Harald Deathwolf acabó con el Gran Demonio.

La última acción del Señor Lobo fue llamar al Sacerdote Rúnico Hallfrid para aprovechar sus poderes ultraterrenales. El psíquico agitó los elementos hasta crear una violenta tormenta, tan intensa que alzó la nave destrozada de los Mil Hijos y la arrojó dentro del portal. La explosión resultante sacudió el planeta y detuvo la marea Demoníaca sobre Issajur. 

Equipo y armamento Editar

  • Manto del rey de los Trolls de hielo - Esta capa encantada protege a Harald del fuego y las llamas. El manto lo viste sobre su armadura, un trofeo hecho de la misma presa.
  • Escudo Tormenta - El Escudo Tormenta del Señor Deathwolf ha vivido muchos combates, y ha salvado la vida al Señor Lobo en innumerables ocasiones. Envuelto en un campo de energía reluciente, el escudo es capaz de desviar incluso salvas de artillería y espadas mágicas.
  • Glacius - El hacha gélida de Harald Deathwolf es un arma de gran notoriedad. Fue su hoja la que arrancó la cabeza del Rey de los Trolls de Hielo, Blaugnidr; la que redujo al herético demagogo Hateshriek; y la que cayó sobre cada una de las noventa y nueve bestias del dolor de Gallowhaunt.
  • Diente de Hielo - Éste inconmensurable Lobo de Trueno ha sido la fiel montura de Harald Deathwolf durante varias batallas. Fue Diente de Hielo quien portó a Harald a la victoria en las devastadas planicies de Zslabin; y cuyas mandíbulas babeantes arrancaron la vida de Phaenoc el Inmundo.

Acciones notables Editar

  • Muerte sobre Nurades (998.M41) -- Harald Deathwolf, a bordo de su crucero de asalto Colmillo Alfa, acude a la ayuda lanzada por el mundo de Nurades, que sufre una invasión demoníaca. Una vez en la orbita del planeta dirige inicialmente su navío a la ciudad colmena Predomitus. Allí lanza a toda la Compañía de Lobos de Muerte en un fulgurante asalto contra decenas de miles de demonios que infestaban Predomitus y sus cercanías.
  • Asedio del Sistema Fenris (999.M41) - Su Gran Compañía, los Lobos de Muerte, estaba a cargo de consolidar posiciones en el cercano mundo de Frostheim, contra las hordas invasoras de los Demonios del Caos. Otras Grandes Compañías estaban realizando idénticas misiones en el resto del sistema, en especial en Svellgard y en Midgardia. El planeta que ahora defendía Harald había sido ocupado por Lord Vykus Skayle, de la Legión Alfa. En el interior de la Fortaleza de Morkai, el bastión de defensa planetaria principal, había una grieta de Disformidad que era la causa de la invasión del planeta, y por ella aún aparecían innumerables demonios.

FuentesEditar

Extraído y traducido de Wikihammer 40K UK.

  • Codex: Lobos Espaciales (Ediciones 5ª y 7ª).
  • Companies of Fenris - Space Wolves Painting Guide (6ª Edición).
  • White Dwarf nº 387 (Edición estadounidense).
  • Legacy of Russ #1: The Lost King, por Robbie Macniven.
  • Legacy of Russ #2: The Young Wolf's Return, por Robbie Macniven.
  • Campaña Zona de Guerra Fenris. Games Workshop.
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.