FANDOM


Khorne medio sin fondo

Cerberus el Rebañacráneos, mascota de los Poderes Ruinosos, patrocina este espacio para honrar a sus demoníacos señores. Pulsa sobre él y te introducirá en los misterios del Caos.

¡Sangre para el Dios de la Sangre! ¡Visitas para los artículos del Caos!


Señor del Contagio Guardia de la Muerte 8ª Edición miniatura

Miniatura de un Señor del Contagio

Gurloch fue un Señor del Contagio de la 3ª Compañía de Plaga de la Guardia de la Muerte y llegó a luchar y sobrevivir a la Herejía de Horus.

HistoriaEditar

Algún tiempo después de la creación de la Gran Fisura, Gurloch estaba a las órdenes del Señor de la Plaga Morbidius, el cual intentaba realizar un herético ritual que permitiría a la Guardia de la Muerte usar la maquinaria de un Coro Astropático para propagar un plaga letal a otros coros por todo el Imperio. Morbidus decidió comenzar el ritual en el mundo imperial de Kalides Prime por lo que ordenó que su flota destruyera las naves de guerra de la Armada Imperial que lo defendían. Una vez conseguido, bombardeó Dustrious, la capital planetaria, con munición cargada con enfermedades que se extendieron por todo el orbe dando inicio de este modo el ritual del Caos. Posteriormente, Morbidius condujo su flota fuera del sistema, pero ordenó a Gurloch y a su partida de guerra que se apoderaran y controlaran el Coro Astropático de Dustrious.

Sin embargo, para que el ritual pudiera considerarse un éxito, Gurloch necesitaba extraer el sufrimiento y la miseria de los enemigos imperiales de Dustrious que habían sobrevivido al bombardeo de la Guardia de la Muerte. El enemigo estaba compuesto principalmente por el 44º Regimiento de Infantería Pesada de Cadia, el cual había recibido la orden de defender Dustrious por lo que los supervivientes se prepararon para atacar a la Guardia de la Muerte. Sin embargo, las enfermedades que la antigua XIV Legión había desatado provocaron que los muertos resucitaran como Caminantes Virulentos y cayeran sobre los cadianos, aniquilando a su alto mando. Los dispersos supervivientes se reunieron bajo el mando del capitán Dzansk y se retiraron, facilitando que Gurloch comenzara a bombardear la fortaleza que albergaba el Coro Astropático, protegido por un campo de fuerza y evitando a la vez nuevos ataques de los cadianos.

Con un férreo control sobre la capital, Gurloch tenía la intención de sentarse a esperar a que se completara el ritual antes de tomar la fortaleza al asalto y extender la plaga a otros mundos imperiales. Sin embargo, la repentina aparición de una fuerza de ataque de Ultramarines, dirigida por el teniente Cassian, cambió drásticamente sus planes. Los Ultramarines eran parte de la Cruzada Indomitus, pero su crucero de ataque estaba dañado y había quedado varado en el Sistema Kalides Prime debido a una tormenta de Disformidad y la única forma para contactar con las fuerzas de la Cruzada era mediante el coro astropático que Gurloch necesitaba para su ritual.

Rápidamente, los Ultramarines se pusieron en contacto con los Cadianos y Cassian ideó un plan para apoderarse de la fortaleza antes de que la Guardia de la Muerte pudiera destruir su campo de fuerza. El plan requería que los cadianos ejecutaran un ataque de distracción para atraer a la Guardia de la Muerte y que los Ultramarines pudieran llegar a la fortaleza.

Cuando comenzó el ataque, Gurloch se dio cuenta del ardid pero el Señor del Contagio sabía que podía usar el ataque de los cadianos para extraer de ellos más miseria y potenciar el ritual en curso. Con eso en mente, dirigió personalmente el ataque contra los cadianos hasta aniquilarlos. Durante la batalla, Gurloch y sus guardaespaldas hallaron al capitán Dzansk, herido de muerte. Sin embargo, en lugar de matarlo, el Señor del Contagio levantó a Dzansk de donde se hallaba postrado para acercarlo a su rostro y regodearse con su derrota. Esto resultó ser un error mortal, ya que Dzansk utilizó sus últimas fuerzas para sacar el pasador de una de las granadas Krak de su cinturón antes de fallecer. Aunque uno de los guardaespaldas de Gurloch se dió cuenta y arrojó el cuerpo de Dzansk lejos de Gurloch, la explosión hirió gravemente al Señor del Contagio y mató a tres de sus guardaespaldas.

Gurloch, enfurecido al límite, decidió terminar rápidamente la batalla y dirigió sus fuerzas contra los Ultramarines, los cuales habían logrado abrir las puertas de la fortaleza.

Mientras intentaban asegurar su posición dentro de sus muros, Gurloch utilizó brujería para aparecer frente al teniente Cassian, el cual había estado dirigiendo la retaguardia de los Ultramarines. Reconociendo que ambos eran los comandantes de sus respectivas fuerzas, Cassian dirigió una carga directamente sobre Gurloch para reclamar la victoria. Mientras sus fuerzas luchaban entre sí, Cassian y el Bibliotecario Keritraeus atacaron al Señor del Contagio. Gurloch golpeó al teniente obligándole a arrodillarse y cuando se diponía matarlo, Keritraeus lo golpeó con un rayo psíquico. Con un bramido, Gurloch cargó contra el bibliotecario mientras era golpeado contínuamente con ataques de luz. Sin embargo, debido a su adoración a Nurgle, Gurloch resistió fácilmente los ataques y decapitó al Bibliotecario. Esto enfureció a Cassian y los dos se lanzaron el uno contra el otro en un torbellino de golpes de espada.

Sin embargo, la espada envenenada de Gurloch comenzó a debilitar a Cassian y, desesperado, arrojó su bólter contra el Señor del Contagio. Gurloch lo bloqueó fácilmente, pero esto abrió su guardia y permitió que Cassian le asestara un golpe mortal, partiendo su cabeza en dos pero sin poder evitar que el Señor del Contagio le atravesara el pecho con su espada. Con la muerte de Gurloch no solo fracasó el ritual sino que el espíritu de su partida de guerra también murió ya que no lograron tomar la fortaleza después de que los Ultramarines entraran en ella. Con ello, la invasión de la Guardia de la Muerte estaba sentenciada ya que los Ultramarines se pusieron en contacto con la Cruzada Indomitus que llegó al planeta con numerosos refuerzos, aniquilando fácilmente a la partida de guerra de Gurloch.

Las fuerzas de la Cruzada destruyeron el Coro Astropático y cuando la flota de Morbidius regresó, se encontró que la atmósfera de Kalides Prime estaba ahora saturada con minas explosivas.

FuentesEditar

Extraído y traducido de Lexicanum inglés .

  • Crusade, de Andy Clark
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.