FANDOM


Legión de la Cruz de Hierro
El contenido de este artículo pertenece a la saga No Oficial de Balhaus, que ha recibido el Sello de Calidad Wikihammer.

¡Disfrútala!


Estrellas Cuervo

Representación astrológica del sistema de las Estrellas Cuervo

Se denomina Guerra de las Estrellas Cuervo al triple enfrentamiento producido entre las facciones Necrona, el Imperio y Balhaus durante el 1429 DDF (611.M39).

AntecedentesEditar

En el 1428 DDF (609.M39), una partida de exploración de Balhaus aterrizó en el mundo semidesértico de Wüste IV, un planeta situado en un sistema a doce años luz al Noreste de Okassis, atraídos por lecturas de gigantescos depósitos de valiosos minerales en filones casi en la superficie, especialmente platino, cromo, titanio y uranio, esperando poder establecer una explotación que produjera millones de toneladas durante años.

El planeta, junto con otros tres que parecían compartir las mismas características –Wüste I, II y III-, orbitaba dentro de un sistema de doce estrellas agrupadas en una constelación denominada Cuervo, pues los expertos asemejaban su forma en los mapas estelares al contorno de dicha ave. Algunos de esos planetas ya contenían pequeñas explotaciones de Balhaus, las cuales se especializaban principalmente en el procesamiento y refinamiento de los minerales que se encontraban en ellos.

Unos meses más tarde y con una pequeña colonia establecida ya en Wüste IV, varios ingenieros que excavaban para alcanzar una gran veta de titanio encontraron por casualidad la entrada a una enorme gruta subterránea, y allí descubrieron con horror el comienzo de lo que parecía un complejo y extensísimo sistema de galerías excavadas, en cuyas paredes había símbolos que identificaba sin duda aquel lugar como una cripta necrona.

El hecho de que en la superficie no hubiese rastro de arquitectura Necrona era extraño, pero al parecer en el subsuelo existía toda una red que conformaba un Mundo Necrópolis aislado, el cual no había sido detectado por los sistemas de escaneo, ya que hasta ese momento estaba completamente inerte.

Se alertó al Sicherhaus de aquel hecho inmediatamente y se dio la orden de comenzar la evacuación de aquel mundo, pero para entonces los seres que se encontraban en el interior de las criptas ya estaban despertando de su letargo por miles, atacando con ferocidad a los intrusos y surgiendo de las tripas del planeta como una plaga destructora y terrible.

Guerreros Necrones Ultramarines Marines Espaciales Armas Gauss Ejercito Necron Wikihammer

Tropas Necronas surgidas del subsuelo de Wüste IV

Desarrollo de la guerraEditar

Efectivos de la División III Wolfshund fueron enviados para determinar el tamaño de la amenaza y establecer las posibles medidas de contención, pero el resultado de su análisis, por desgracia, no dejaba lugar a dudas: no existía contención posible, aquella Necrópolis había despertado abriéndose paulatinamente sus criptas de estasis, y era posible que hubiese cientos de miles de criaturas en su interior ansiosas por reclamar de nuevo aquel planeta y los demás en el sistema.

La reacción del Sicherhaus frente a la repentina aparición de necrones no se hizo esperar, ordenando que las Divisiones II Dampfwalze, VI Flugger y V Stachel se desplegaran en Wüste IV de inmediato junto con alrededor de trescientos mil efectivos del ejército regular, mientras la flota establecía un perímetro de seguridad en la órbita.

La primera escaramuza entre los necrones y las fuerzas de Balhaus se produjo en el tercer mes del 1429 DDF (611.M39), si bien los enfrentamientos se fueron recrudeciendo a medida que los necrones contaban con más legiones que despertaban y emergían en diferentes puntos del planeta, mientras Balhaus se empleaba a fondo para mantenerlos a raya destruyendo a miles y miles de ellos y sufriendo graves pérdidas.

Llegado un punto, se decidió una retirada general de todos los efectivos en la zona, pero aquel conflicto había atraído a su vez a una tercera facción, el Imperio, el cual había detectado las inmensas oleadas de energía liberadas durante el despertar de aquel Mundo Necrópolis oculto y contaba con informaciones procedentes de los Puertos Libres en el sentido de que aquel lugar poseía grandes recursos.

La posibilidad de hacerse con la riqueza de aquellos mundos hizo que se enviara un contingente para evaluar la situación, con lo que una fuerza de la Guardia Imperial, apoyada por algunos efectivos del capítulo de las Alas de la Tormenta se desplazaron hasta allí, descubriendo en el sistema que los mundos de Wüste I, II y III estaban habitados por lo que parecía una civilziación humana no afecta al Imperio, con lo que se decidió tomarlos por la fuerza.

Ante el despliegue imperial, bien apoyado por la flota, Balhaus abandona sus territorios con fuertes bajas, tras lo cual los nuevos conquistadores vuelven sus miras hacia Wüste IV, donde también intervienen con el doble objetivo de destruir la amenaza necrona y eliminar la presencia balhausita.

De esta forma se enfrentan en paralelo a los necrones y a Balhaus abriendo un nuevo frente, el cual forma un peligroso triángulo que sume a todo el planeta en ruinas y ceniza.

Final de la contiendaEditar

Los combates se extienden a lo largo de varias semanas durante las cuales las bajas entre los contendientes son numerosas, hasta que por fin muchos de los reductos necrones son arrasados y sellados por completo, quedando tan solo el Imperio y Balhaus para disputarse la propiedad del sistema.

El conflicto aún dura algo más, pero en ese momento se produce un hecho que provoca la rápida retirada al Imperio de la zona, ya que las fuerzas allí empleadas son reclamadas inmediatamente para combatir una horda de Orkos que ha aparecido repentinamente en las cercanías de Radnar.

El Imperio sólo había dedicado un breve esfuerzo a aquella conquista y no se quiso prolongar empleando tropas que eran necesarias para plantar batalla en otros lugares, así que se decidió la retirada, permitiendo así que Balhaus se proclamara vencedora pese a la firme oposición de varios personajes de la Eclesiarquía, en especial del Ordo Hereticus, que reclamaban rabiosamente la eliminación absoluta de los impíos, alegando que en comparación un mundo colmena como Radnar era prescindible, pero a pesar de la vehemencia con la que defendieron sus argumentos, sus quejas no progresaron.

ConclusionesEditar

La Guerra de las Estrellas Cuervo había finalizado, pero ninguno de los cuatro planetas originalmente poblados era habitable ahora. Wüste I estaba arrasado por infinidad de bombardeos orbitales que redujeron su superficie a un montón de profundos cráteres, Wüste II y III contenían cantidades letales de radiación que perduraría miles de años, mientras que Wüste IV, tras la destrucción de los Necrones, no era más que un desierto calcinado que descansaba sobre centenares de kilómetros de galerías excavadas y llenas de escombros donde aún palpitaba la posibilidad de más criptas durmientes.

Todos los planetas fueron abandonados de inmediato llevándose los despojos de la pírrica victoria, sin considerarse siquiera el lanzamiento de Sondas Ymir contra Wüste I y IV, pues no había planes para que recuperaran su equilibrio y algún día Balhaus pudiera regresar.

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.