FANDOM


Tecnosacerdote Wikihammer 4 El Adepto Sabiondus, mascota del Adeptus Mechanicus, protege este saber; pues es parte del Omnissiah. Pulsa sobre él para aprender más sobre los adoradores del Dios Máquina.

El Omnissiah sabe todo, comprende todo. Tus visitas honran al Dios Máquina.

Necron sin fondo

Gygabi'tha, cronista de las Dinastías, ha despertado tras eones de sueño para rescatar sus arcanos archivos. Pulsa sobre ella y te guiará por la laberíntica historia de los Necrones.

Tus visitas honran a la Triarca

La Guerra de Orpheus es un conflicto que asola el Sector Orpheus desde el 991.M41 entre las fuerzas del Imperio de la Humanidad y los Necrones de la Dinastía Maynarkh.

Pretorianos de la Triarca Despertar Guardia Imperial Ejercito Necron Wikihammer

Los Necrones atacan el Sector Orpheus

Primeros compasesEditar

Golpeando de repente y sin previo aviso, las fuerzas Necronas del Sector golpearon varios planetas y puestos avanzados, exterminando completamente a la población local de allí donde atacaran. El planeta Harrow Watch, gobernado por el Adeptus Mechanicus, y los Mundos Fronterizos de Pallasite, Khatris y Borrus vieron a su población eliminada casi instantáneamente. En el planeta Libethra, se perdió el contacto con el Fortaleza-Monasterio del Capítulo de los Ángeles Aparecidos. Solamente la Fortaleza Inquisitorial de Apollyon logró dar la alarma, hecho que permitió movilizar a la Flota de Batalla, la Guardia Imperial y las Fuerzas de Defensa Planetaria del Sector. Sin embargo, en aquel momento, el Imperio no sabía todavía a ciencia cierta a qué se estaba enfrentando. El Gobernador del Sector, Calibron Laan, aprovechó la oportunidad y despojó de tropas y recursos varios planetas con el único objetivo de proteger sus dominios en Amarah.

Aunque el Imperio esperaba que se produjeran nuevos ataques tras la devastadora oleada inicial, los meses pasaron sin ninguna señal del enemigo. El Lord Inquisidor Hiram Ntshona de la Ordo Malleus creía firmemente que la naturaleza del enemigo era demoníaca, no herética o xenos. Sin embargo, después de varios meses de espera, el enemigo se dio a conocer de nuevo en forma de una masiva señal pulsante que atravesó el Sector sobrecargando la mente de los Astrópatas. La señal mezclaba sonidos de gritos agonizantes, susurros y una lengua desconocida, y lo más inquietante de todo, la palabra Maynarkh pronunciada en gótico. Aún peor, pronto se conoció que Libethra, el Mundo Capitular de los Ángeles Aparecidos, había sido reducido a cenizas. Rápidamente el terror y el pánico se adueñaron de todo el Sector y se descubrió la verdadera magnitud de los enemigos que habían perpetrado los misteriosos ataques iniciales.

Drucilla Majoris, un Mundo Colmena de seis billones de habitantes, dejó de emitir señales de comunicación y la poderosa Fortaleza Tarris, una Fortaleza Estelar clase Ramilies, se vio bajo el ataque de un misterioso pero malicioso enemigo antes de cesar todo contacto con el exterior. A pesar de ello, el Gobernador Laan rechazó emprender ningún tipo de acción ofensiva y decidió esperar en su búnker rodeado de millones de hombres y miles de naves de combate amarradas a su alrededor. La inactividad imperial permitió a los atacantes tomar los Sistemas que rodeaban Amarah uno a uno hasta que el Sector Orpheus quedó reducido a la mitad de su tamaño.

La Batalla de AmarahEditar

Guardia Imperial Krieg Guadaña Necrones Warhammer 40k Wikihammer

Naves necronas atacan a los tanques imperiales en Amarah

La inactividad de Calibron Laan permitió al enemigo, ahora identificado ya como los Necrones, ahogar lentamente el Sistema Amarah, pero en vez de efectuar un rápido y definitivo movimiento, el enemigo detuvo su avance. Esto permitió a Laan traer refuerzos de fuera del Sector y blindar las defensas y bastiones del propio Amarah. Las fuerzas en Amarah habían alcanzado proporciones colosales: más de 19 millones de Guardias Imperiales, con diez veces ese número en tropas de la FDP y de la milicia. Las fuerzas más importantes de la Guardia Imperial eran los 2 millones de soldados de los Korps de la Muerte de Krieg, encabezados por el 17º regimiento de línea de Korps y dirigidos por el Mariscal Karis Venner. Además, varios Capítulos de Marines Espaciales habían respondido a las peticiones de ayuda enviadas desde el Sector: la totalidad del Capítulo de los Minotauros estaba presente y fuerzas de los Invasores, los Serafines Rojos y el Capítulo Némesis estaban en camino. Las fuerzas de la Armada Imperial incluían cientos de Naves de Escolta, más de sesenta Cruceros de Asalto y naves capitanas (incluyendo siete Acorazados) y cuatro Barcazas de Batalla Astartes. Pocas veces en la historia del Imperio se habían reunido tantas fuerzas para defender un único Sistema planetario.

En 397.992.M41, la Batalla de Amarah comenzó repentinamente con un masivo flujo gravitacional desatado sobre la estrella de Amarah, algo que causó violentas erupciones solares. Esas erupciones incineraron inmediatamente todo lo que se encontraba en el lado diurno del planeta y los sistemas de voz y el tráfico quedó interrumpido. Incluso la estación de defensa orbital Sentinel 4 estalló en llamas. Fue entonces cuando los Necrones desataron toda su ira.

Guadaña de la Muerte Necrones 5ª Edición miniaturas

Guadaña de la Muerte necrona

El planeta fue rápidamente asaltado por una gigantesca flota negra de naves alienígenas, que destruyeron sistemáticamente las estaciones de batalla que quedaban en órbita. Los silos de misiles y los láseres de defensa tuvieron poco tiempo para tomarse la revancha ya que los Necrones comenzaron a aterrizar sobre el planeta con fuerza. Los Guerreros Necrones y sus terroríficos constructos avanzaron por las colmenas de Amarah mientras que los Escarabajos Canópticos emergían de las alcantarillas del espaciopuerto planetario. La Ciudad Colmena más grande de Amarah, Nueva Vassburg, fue bombardeada desde el cielo con bombas de antimateria por Sudarios de la NocheGuadañas de la Muerte.

Los puestos avanzados militares también fueron objetivo de los Necrones. El primero de ellos fue la fortaleza Bastion Militaris que llegó a ser asediada por una falange de máquinas de guerra. La poderosa fortaleza no fue rival para los atacantes y el millón de soldados de la Guardia Imperial que componían la guarnición fueron borrados de la existencia.

A pesar de ser tomados por sorpresa y superados ampliamente en número, los defensores de Amarah se defendieron con fiereza contra los invasores retirándose sistemática y ordenadamente de los campos de batalla abiertos. Mediante el uso de líneas de tanques de batalla Leman Russ, apoyados por baterías de artillería Basilisk y Lanzamisiles Mantícora, permitieron a los tekranos de la Guardia Imperial, defensores de lugares como Callowsheen, diezmar las líneas de los Guerreros Necrones que se aproximaban.

Inicialmente ni siquiera los sistemas de autorreparación y resistencia mecánica de los Necrones resistían el bombardeo continuado, pero las fuerzas de la Guardia Imperial se vieron obligadas a disparar con una cadencia tan alta durante tanto tiempo que la munición comenzó a escasear y las armas comenzaron a recalentarse por lo que los rifles de plasma de la Guardia empezaron a explotar debido a los repetitivos disparos, incinerando a todos los hombres cercanos.

Gi ataque necron flanqueo

Los necrones flanquean las posiciones imperiales

Los necrones utilizaron Acanthrites Canópticos que atacaban desde las alturas y flanqueaban las líneas de fuego imperiales, y los tanques y unidades de artillería autopropulsada, al estar agrupados juntos, no podían maniobrar y alejarse de los ataques de los constructos Necrones. Rápidamente se produjo la masacre y el apresurado contraataque de las unidades de comandos tekranos se estrelló contra las enormes construcciones artrópodas necronas. Un único guardia tekrano sobrevivió a la masacre y fue ejecutado más tarde por cobardía.

En los días que siguieron al asalto inicial, Amarah fue pasto de los incendios y quedó en ruinas con sus colmenas primarias en poder de los invasores. Los necrones no tomaron prisioneros ni dieron cuartel, masacrando a todos ser vivo que encontraron. Sin embargo, la resistencia imperial no estaba completamente agotada ya que las unidades del Korps de la Muerte de Krieg estaban todavía frescas al haber llegado hacía poco al planeta.

El 17º Regimiento de Línea de Krieg se apostó sobre las ruinas de las llanuras de Karalsa, y la defensa se basó en aprovechar las galerías de servicios subterráneas y almacenes que atravesaban los campos de fuego para atrincherarse. Cuando finalmente llegó el asalto Necrón, las tropas de Krieg salieron casi indemnes de los ataques aéreos iniciales y se enfrentaron a las falanges de infantería Necrona con una sombría tenacidad. El Mariscal Venner lideró a las fuerzas imperiales en el combate, doscientos mil Guardias Imperiales respaldados por improvisadas naves de ataque divididas en pequeños grupos, cada uno de ellos tomando el control de asaltos improvisados que obligaban a los Necrones a moverse hacia estrechos cuellos de botella en ruinas. De este modo, los defensores de Krieg negaron a los Necrones su ventajosa superioridad aérea y la potencia de fuego de largo alcance, pero Venner sabía que era sólo cuestión de tiempo que sus fuerzas fueran aisladas y destruidas.

Ante esta perspectiva, Venner eligió una muerte rápida y gloriosa y ordenó a todos sus guardias cargar contra el monolito y las filas de infantería que se acercaban. Venner tomó la determinación de llevarse con él la gigantesca construcción piramidal y ordenó a todos sus tanques, aviones y artillería concentrar el fuego. Los Guardias Imperiales fueron diezmados al enfrentarse a las líneas Necronas en campo abierto, pero el Korps de la Muerte mantuvo el orden gracias a su tenaz disciplina. Al cabo de poco tiempo, la enorme superioridad numérica de las tropas de Krieg sobrepasó a las inferiores filas de necrones y concentraron su fuego para destruir el Monolito. Tras completar la misión, los soldados de Krieg lucharon hasta el último hombre.

Batalla en el espacioEditar

En órbita, la Armada Imperial intentó un contraataque pero fracasó ante las superiores naves de guerra Necronas. Ni siquiera los Acorazados y Cruceros de Asalto podían resistir ante el monstruoso poder de las dos Naves Sepulcro clase Pirámide del enemigo, aunque varias Naves Cosechadoras clase Guadaña fueron destruidas por las fuerzas imperiales en la batalla. Sin embargo las naves imperiales continuaron su ataque, ahora desplegando la totalidad de la flota del Capítulo de los Minotauros, compuesta por tres Barcazas de Batalla y ocho Cruceros de Asalto, y dirigida por el propio Señor del Capítulo Asterion Moloc.

A pesar de sufrir grandes pérdidas, las naves de los Minotauros fueron capaces de acercarse lo suficiente a una de las Naves Sepulcro para lanzar los Arietes de Asalto Caestus y abordar a los buques Necrones. A bordo de la nave extraterrestre, las escuadras de Exterminadores sufrieron terribles bajas a manos de los defensores, pero estaban decididos a destruir la Nave Sepulcro desde dentro. Justo antes de ser aniquilados por un contingente de Pretorianos de la Triarca, los Exterminadores fueron capaces de enviar una señal a sus Barcazas de Batalla que permitió que se teleportasen a su posición otros treinta Exterminadores veteranos y dos Dreadnoughts Contemptor liderados por el propio Moloc. Luchando por adueñarse del puente de mando del buque, Moloc se enfrentó al Líder Supremo de las dos Naves Sepulcro.

Asterion Moloc Minotauros Warhammer 40k Wikihammer

Asterion Moloc, Señor del Capítulo de los Minotauros

El señor Necrón aniquilaba a cualquiera que estuviera en su camino e incluso derrotó a Gerion, uno de los dos Dreadnoughts, pero la distracción que supuso dicho duelo permitió a Moloc hundir su arma reliquia profundamente en la espalda del Líder Supremo. Pronto, el casco de la nave cedió a causa de los daños sufridos en el combate y tanto Moloc como el líder Necrón fueron succionados hacia el vacío espacial. En el exterior, la moribunda Barcaza de Batalla Fidelitas Lambda de los Minotauros se incrustó en la Nave Sepulcro, dañándola gravemente y obligándola a huir de la batalla.

Con la derrota de uno de sus buques insignia, el resto de la flota Necrona detuvo su ataque y se retiró, y con su huida, los atacantes sobre el terreno se desvanecieron con ellos. La batalla de Amarah había finalizado, pero era una victoria hueca ya que el planeta había quedado completamente devastado.

Frágil empateEditar

Tras la batalla de Amarah, los escasos soldados supervivientes fueron evacuados del planeta lo más rápidamente posible y se retiraron a los planetas exteriores de Laymon y Calama para reagruparse, mientras que la población civil superviviente fue abandonada a su propio destino.

En 995.M41, la Guerra de Orpheus se encuentra estancada. Las fuerzas imperiales restantes en los Sistemas de Amarah e Hydroghast están aisladas, y la tasa actual de pérdidas por deserción alcanza el 60%. Aprovechando la carnicería, el Sistema Chemarium ha caído bajo el control de los Poderes Ruinosos y las fuerzas del Caos han comenzado a atacar tanto posiciones imperiales como Necronas.

Las fuerzas de los Necrones han lanzado nuevos ataques contra los planetas Myre y Amrafel, y estos actos, combinados con las atroces pérdidas sufridas anteriormente por los defensores imperiales, han llevado a la comandancia del Segmentum a creer que el Sector Orpheus no puede salvarse sin una campaña masiva a nivel de Cruzada que tardaría en ser organizada como mínimo treinta años. Ante esta perspectiva, los estrategas imperiales han recomendado el Exterminatus continuado como la única solución sostenible.

FuentesEditar

Extraído y traducido de Lexicanum Inglés.

  • Imperial Armour XII.
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.