FANDOM


Genestealer 2

Robagenes, mascota del Gran Devorador, patrocina este espacio hasta que la Mente Enjambre lo convierta en biomasa. Pulsa sobre él y te mostrará la terrible gloria biológica de los Tiránidos.

El Enjambre también se alimenta de tus visitas...


Tiranidos guardia de enjambre

Guardia de Enjambre

"La armadura de un Land Raider, la fuerza de un cañón tormenta, la precisión de un Devastador veterano y la disciplina de un Campeón del Emperador: esto es un Guardia de Enjambre tiránido."
Aloysius en la batalla de Macragge, 745.M41


El Guardia de Enjambre (Hive Guard en inglés) es una especie Tiránida que defiende los edificios de consumo de la Mente Enjambre, tales como las chimeneas espora y las torres capilares, establecidas durante las últimas etapas de la invasión Tiránida a un planeta. Un Guardia de Enjambre es esencialmente una bestia de disparo que proporciona una plataforma de disparo duradero, estable y móvil para su masivo cañón empalador, el cual se halla unido a sus patas delanteras.

DescripciónEditar

Organismos fornidos y fuertemente acorazados se alinean hacia delante para formar una falange frente al enemigo que avanza, preparando sus enormes formas antes de liberar una devastadora descarga de los masivos biocañones fusionados con su carne. Tormentas de espinas despiadadas atraviesan las filas enemigas, perforando la armadura y el hueso, levantando una espesa neblina de sangre. Incluso aquellos guerreros que se zambullen para protegerse de este mortífero aluvión no se libran, ya que la lluvia de fragmentos parece virar infaliblemente evitando todos los obstáculos, empalándolos incluso cuando buscan devolver el fuego.

En las etapas avanzadas de una invasión Tiránida, la extraña arquitectura alienígena marchita el mundo presa. Enormes chimeneas de esporas se proyectan desde el suelo agrietado para arrojar sus venenosas esporas en el aire, y las torres capilares crecen para canalizar la papilla digerida de la biomasa del planeta a las naves enjambre en el espacio. Tales estructuras son vitales para el intento de los Tiránidos de consumir un mundo aunque tienen pocas defensas propias. En cambio, la Mente Enjambre ha creado una bestia específica para su protección, el Guardia de Enjambre.

Incluso entre el enjambre Tiránido, el Guardia de Enjambre se destaca por ser creado únicamente para su función. Es esencialmente una bestia-cañón con forma de centauro fuertemente blindado, lo que proporciona una plataforma de disparo resistente y estable para el enorme cañón empalador unido a las extremidades anteriores de la bestia. Al reforzar sus poderosas extremidades inferiores, el Guardia de Enjambre es capaz de contener el poderoso retroceso del cañón empalador, permitiendo una andanada de fuego contínua y altamente precisa.

El Guardia de Enjambre posee una capacidad telepática que le permite "ver" a través de los ojos de todos los demás organismos Tiránidos, por lo que puede disparar a un blanco con efectividad sin verlo ni ser consciente de su posición, utilizando sólo la información recibida y la orientación táctica. Además, también puede mandar, a través de una complicada serie de estímulos mentales, a las criaturas que constituyen la munición de su arma, que durante el vuelo cambien de dirección con el fin de impactar con éxito en el objetivo.

Armas tiranidos cañon empalador
Su gran cañón empalador dispara largas espinas óseas, tan largas como la altura de un hombre, a velocidades suficientemente altas como para romper plastiacero y destrozar tanques. En la base de cada espina hay una pequeña bestia Tiránida, un parásito que se alimenta de los vasos sanguíneos de la espina. Cuando la espina se dispara, el parásito tiene sólo unos momentos de vida para usar sus delgadas aletas membranosas y dirigir la espina hacia su presa.

Las incipientes habilidades telepáticas del Guardia de Enjambre no llegan sin coste. La escasa capacidad mental aportada al Guardia de Enjambre para otras tareas lo convierte en una bestia exclusivamente territorial. Sin la guía directa de la Mente Enjambre, un Guardia de Enjambre está condenado a permanecer inmóvil, esperando que alguna presa se ponga a su alcance. Solo cuando un enjambre Tiránido se enfrenta a un enemigo fuertemente mecanizado la Mente Enjambre suprimirá los instintos naturales del Guardia de Enjambre y le dirigirá a la primera línea. Aunque esto al principio podría considerarse un problema inherente, solo mejora el rol principal de la Guardia de Enjambre. De hecho, ¿qué tan bueno sería un leal defensor que persigue a un objetivo y deja desprotegida su carga?

La Guardia de Enjambre tiene un sorprendentemente corto ciclo de incubación y puede ser mantenido en estado larvario casi indefinidamente. Esto significa que en vez de malgastar la valiosa biomasa en crear y mantener Guardias que estarán fuera del combate durante mucho tiempo, la Mente Enjambre puede generarlos en cualquier zona en la que su apoyo sea necesario, disparando ronda tras ronda de intenso fuego. Aquellos escasos guerreros que han atacado el corazón de una Bionave Tiránida y han sobrevivido para contarlo, informan de que se vieron de repente rodeados por grandes números de estos organismos guardianes, engendrados a toda prisa para proteger los órganos vitales de la nave.

MiniaturasEditar

  • 6ª Edición.
  • 5ª Edición.

FuentesEditar

Extraído y traducido de Lexicanum Inglés.

  • Codex:Tiránidos (5ª y 8ª Edición).
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.