FANDOM


Genestealer 2

Robagenes, mascota del Gran Devorador, patrocina este espacio hasta que la Mente Enjambre lo convierta en biomasa. Pulsa sobre él y te mostrará la terrible gloria biológica de los Tiránidos.

El Enjambre también se alimenta de tus visitas...


Tiranidos guardia tiranido

Guardia Tiránido

"Desatamos la furia de una ventisca fenrisiana sobre esas condenadas criaturas, pero sin importar cuán fuerte nuestras hachas golpearan, no caían. Para el momento en el que el rifle de plasma de Vjanr incineró al último de esa escoria, solo quedábamos tres de mi manada en pie"
Fynar PieldeFuego, Garra Sangrienta


Los Guardias Tiránidos, conocidos por los Magos Biologis como Tyranicus Scutatus, son escudos vivientes cuya resistencia a las heridas es asombrosa. Están ciegos y es la criatura sináptica a quien protegen quien controla todas sus acciones. Parece que estas sensitivas pero feroces criaturas sean producto de la bioingeniería y hayan sido especialmente diseñadas para aplastar toda doctrina contraria a los Tiránidos.

DescripciónEditar

El Guardia Tiránido es una especie de Tiránido creada con el único propósito de proteger a un Tirano de Enjambre de cualquier daño; aunque en ocasiones, un Cárnifex también puede beneficiarse de la protección de un Guardia Tiránido. Sus instintos están dirigidos a la defensa de su amo a cualquier precio, por ejemplo, interponiéndose en el camino del fuego enemigo, haciendo caso omiso de cualquier daño personal.

Son duros escudos vivientes, apenas conscientes del dolor, y todos son invulnerables a los disparos de las armas pequeñas. Su protección estándar consiste en duros y férreos exoesqueletos cubiertos por capas entrelazadas de placas quitinosas. Son controlados por la Criatura Sináptica a la que protegen, convirtiéndose en la práctica en una extensión de su cuerpo.

Además, cuentan con un arma secreta. Si un Guardia sufre mucho daño puede encerrarse en una dura crisálida en la que se regenerará con increíble rapidez. En este estado, el Guardia se mantiene inmóvil en el verdoso capullo y es casi inamovible. Este caparazón es aún más duro que la coraza del Guardia y las posibilidades de destruirlo son mínimas. Cuando se juzgue que el Guardia ha sanado bastante como para reanudar el combate, la crisálida se retraerá tan rápido como se extendió, en segundos, y el Guardia volverá a la lucha.

La Guardia Tiránida son los guardaespaldas definitivos; es la razón de su creación. Están guiados por una conciencia bestial que no sabe de nada excepto sobre la lealtad feroz que brindan al Tirano de Enjambre al que protegen. Los guardaespaldas de otras razas cumplen su función por un sentimiento de deber, reprimiendo sus instintos de supervivencia para hacerlo, lo que ocasiona un conflicto fundamental que ralentiza el tiempo de reacción. La Guardia Tiránida no sufre de esas limitaciones, ya que son bestias descerebradas diseñadas para una sola tarea. Sus instintos no tienden a la autoconservación, sino a la defensa del Tirano de Enjambre al que están unidos. En caso de que el Tirano de Enjambre sea atacado, su Guardia Tiránida se interpone en el camino del fuego enemigo sin pensarlo ni preocuparse, protegiendo a su amo con sus cuerpos hasta que la amenaza finalice o la muerte se los lleve.

Esos organismos están ciegos, sin método alguno para ver al enemigo. No obstante, los ojos no son necesarios para estos guardaespaldas, pues cuando están protegiendo a un Tirano de Enjambre se convierten en extensiones del cuerpo de su amo. El control sináptico de su protegido provee de toda la guía que estas rudimentarias criaturas necesitan, alertándolas ante peligros cercanos y organizándolas para reaccionar de la mejor manera posible ante un asalto enemigo. Además, los ojos presentan un objetivo potencial y un punto vulnerable para que un enemigo astuto los ataque. Tal debilidad solo supondría una grieta en la defensa de los Guardias Tiránidos, que de cualquier otra manera sería una impenetrable armadura, comprometiendo el rol para el que han sido creados.

Si su protegido fuese asesinado, el Guardia Tiránido entraría en un estado berserker, atacando a todos los enemigos cercanos con brutal ferocidad y un abandono salvaje. En este estado cortarán y despedazarán con sus formidables extremidades anteriores aserradas, atacando con una ferocidad que parece totalmente anormal debido a su comportamiento antes impasible. En otras razas esto podría ser visto como una respuesta emocional provocada por la pérdida, pero tal comparación está lejos de la verdad en lo que respecta a los Tiránidos. La furia de un Guardia Tiránido no se guía por el dolor o un sentido del deber, estos términos son ajenos a los Tiránidos. Más bien, la reacción de un Guardia Tiránido es parte de una estrategia fríamente calculada por la Mente Enjambre. El Tirano de Enjambre es vital para el asalto Tiránido, y si el enemigo encuentra una manera de destruir a semejante bestia, la Mente Enjambre no permitirá que este conocimiento sobreviva a la batalla. La consiguiente estampida de los Guardias Tiránidos es simplemente una respuesta condicional diseñada para masacrar a los perpetradores, para que así su estrategia muera con ellos. Por supuesto, esto es poco consuelo para cualquiera lo suficientemente infortunado para encontrarse en el camino de un enfurecido Guardia Tiránido.

Se rumorea que los Guardias Tiránidos contienen el ADN de Marines Espaciales de Capítulos derrotados, ya que sus cuerpos parecen incluir una fusión de caja torácica y caparazón negro, pero el Imperio considera esto una blasfemia y lo niega completamente.

MiniaturasEditar

  • 6ª Edición.
  • 4ª Edición.

GaleríaEditar

FuentesEditar

Traducido y extraído de www.nimda.es y Lexicanum Inglés.

  • Codex: Tiránidos (Ediciones 3ª-8ª).
  • Deathwatch: Mark of the Xenos (Juego de Rol).
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.