FANDOM


Tecnosacerdote Wikihammer 4 El Adepto Sabiondus, mascota del Adeptus Mechanicus, protege este saber; pues es parte del Omnissiah. Pulsa sobre él para aprender más sobre los adoradores del Dios Máquina.

El Omnissiah sabe todo, comprende todo. Tus visitas honran al Dios Máquina.

Inquisición Hector Rex

Gran Inquisidor Hector Rex en el Asedio de Vraks.

La Inquisición no dispone de una organización formal, por lo que no dispone tampoco de ningún sistema de rangos o estructura de mando similar a la existente en el Adeptus Terra o las fuerzas militares del Imperio. El nivel de autoridad de un individuo dentro de la Inquisición está marcado por dos factores específicos: su reputación y su influencia. Un Inquisidor puede querer contradecir a uno de sus colegas, pero si se ve enfrentado a varios de ellos deberá aceptar la decisión de la mayoría. Por ello, un Inquisidor con experiencia y contactos siempre podrá ejercer control sobre camaradas más jóvenes e inexpertos. La veteranía en sí misma no es una verdadera prueba de autoridad, pero muchos Inquisidores decidirán plegarse ante la sabiduría de otro de mayor edad y experiencia.

A pesar de ello, existe cierta necesidad de que existan Inquisidores con un nivel de autoridad superior para ayudar a mantener la integridad de la Inquisición, controlar el resto de la organización, y reunir los recursos que esta necesite. A los miembros de la organización que disponen de tal nivel de autoridad asignada se les conoce como Señores Inquisidores, Grandes Inquisidores o Altos Inquisidores.

El ascenso al rango de Gran Inquisidor se produce sólo mediante invitación expresa, y dicha invitación se extiende sólo a aquellos que han demostrado una y otra vez su valía, no sólo en lo que respecta a habilidad y coraje, sino en lo referente a su lealtad e integridad. Para convertirse en un Gran Inquisidor, un individuo ha de ser nominado por un Gran existente, y dicha nominación deberá ser aprobada por otros dos. Dichas decisiones suelen ser tomadas en el más absoluto de los secretos, por lo que en muchas ocasiones el ascenso representa una auténtica sorpresa para el receptor de dicha promoción. De hecho, se dice que uno no puede conseguir por sí mismo el puesto de Gran Inquisidor, sino que tan sólo encuentra a aquellos que son dignos de llevar a cabo tal elección.

En bastantes ocasiones tal ascenso no es nada más que una formalidad, ya que las palabras de un Gran Inquisidor son sacrosantas para sus camaradas, y las posibilidades de que un Inquisidor sea conocido por más de un Gran Inquisidor son increíblemente remotas. Sin embargo, suele haber cierta contención, y es posible que sea necesario celebrar un cónclave para discutir un asunto de esta categoría. En ocasiones, pero no siempre, el nominado deberá acudir a tal cónclave para responder consultas acerca de sus actividades y creencias.

Ser un Gran Inquisidor implica obtener un nivel de reconocimiento más que un cargo real, y representa más la formalización de una posición disfrutada por el Inquisidor, más que una verdadera promoción. Esto es así porque los Lores Inquisidores no tienen ninguna clase de dominio temporal, al no ser responsables de áreas específicas de la galaxia o de individuos concretos. En lugar de eso, el ascenso es una forma de reforzar la autoridad del Inquisidor, y, en particular, su influencia sobre la organización. El beneficio más obvio de este ascenso es ser capaz de reconocer el ascenso de otros al rango de Inquisidor, llevar a cabo Altos Cónclaves y poder disponer de acceso a una mayor cantidad de fuerzas y agentes de la Inquisición.

FuentesEditar

  • Codex: Inquisición (6ª Edición).
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.