FANDOM


Tecnosacerdote Wikihammer 4 El Adepto Sabiondus, mascota del Adeptus Mechanicus, protege este saber; pues es parte del Omnissiah. Pulsa sobre él para aprender más sobre los adoradores del Dios Máquina.

El Omnissiah sabe todo, comprende todo. Tus visitas honran al Dios Máquina.

Bulldog El Sargento Guillermito, mascota de los Marines Espaciales, tiene el honor de patrocinar este espacio por orden del Capellán Cassius de los Ultramarines. ¡Pulsa sobre él y te acompañará a una Cruzada épica!

¡Lee más! ¡Sin piedad, sin remordimientos, sin miedo!

Inqsello Por orden de su Santísima Majestad, el Dios-Emperador de Terra. La Sagrada Inquisición declara este artículo En Construcción por nuestros escribas. Si encuentra algún problema o falta de devoción por su parte, notifíquelo, un acólito del Ordo Hereticus estará encantado de investigarlo.
Emperador Marines Espaciales Imperio Cruzada Warhammer 40k

La Gran Cruzada fue el periodo de la historia temprana del Imperio de la Humanidad en el que, desde el 798.M30 al 005.M31, se expandió por casi toda la Galaxia buscando unificar a todas las antiguas colonias humanas bajo el control de un solo gobernante, el Emperador. La Gran Cruzada supuso una breve época de dos siglos de reconstrucción, reencuentro y rápidos avances tecnológicos tras la completa regresión de la Humanidad a la barbarie en los cinco milenios anteriores de la Era de los Conflictos. Fue un tiempo en el que el Señor de la Humanidad aún vivía en el sentido convencional de la palabra y dirigía a su pueblo en persona. La Gran Cruzada es considerada la Edad de Oro del Imperio antes de la larga decadencia hacia el estancamiento cultural, la represión política y los crecientes conflictos que marcarían los diez milenios posteriores al cierre de la Gran Cruzada por la Herejía de Horus.

El Emperador de la Humanidad buscaba unir a toda la especie humana bajo una misma égida tras la Larga Noche de la Era de los Conflictos, y acabar con todos los conflictos entre humanos. Una vez conseguido este objetivo, el Emperador pretendía empezar la siguiente fase de su gran plan para garantizar la dominación humana de la Galaxia, algo que él consideraba necesario para que la Humanidad sobreviviese a las incesantes amenazas a su existencia encarnadas en el Caos, las innumerables especies xenos y su propia fragilidad natural. Para llevar a cabo la Gran Cruzada, el Emperador creó a las Legiones Astartes, que posteriormente formarían la base del Adeptus Astartes, y al Ejército Imperial, a modo de fuerza de apoyo y guarnición para conservar las conquistas de los Marines Espaciales. El uso de métodos de aceleración del cultivo de semilla genética para cubrir la amplia necesidad de nuevos Marines Espaciales llevó a la aparición de imperfecciones genéticas en muchas de las Legiones, un factor que jugó un papel importante en la Gran Traición de la Herejía de Horus.

Estas fuerzas, con el apoyo tecnológico y militar del Mechanicum obtenido gracias al Tratado de Marte, llevarían la luz de la Verdad Imperial y someterían a la Obediencia Imperial a cada mundo humano descubierto. En su momento cumbre, unos 203 años estándar después de su inicio, había 4287 Flotas Expedicionarias primarias imponiendo la Obediencia Imperial y en la expansión de la égida del Imperio a través de la Galaxia, así como 60,000 o más grupos de despliegue secundarios ocupados en regular la Obediencia Imperial o en misiones de ocupación. Otras 372 Flotas Expedicionarias estaban reagrupándose o reaprovisionándose a la espera de órdenes en el Sistema Solar o en otros Sistemas Estelares imperiales de importancia. Unos 4'3 millones de Rememoradores (artistas y reporteros oficiales imperiales) fueron enviados con estas flotas en los últimos días de la Gran Cruzada para registrar para la posteridad en imágenes, palabras y música todo lo que los guerreros de la Cruzada estaban logrando en nombre de la Humanidad. Por último, toda Expedición Imperial incluía un cuerpo de Iteradores, filósofos, retóricos y propagandistas destinados a extender la atea Verdad Imperial a todos los mundos humanos y convencer a sus habitantes de los beneficios del gobierno imperial.

La Gran Cruzada estuvo bajo el mando directo y personal del Emperador de la Humanidad hasta la gran victoria sobre el Kaudillo Urrlak Urruk, que controlaba el mayor imperio Orko de la Galaxia, en la Cruzada de Ullanor. Tras derrotar a esta gran amenaza para el avance del Imperio, el Emperador se retiró a Terra para empezar a trabajar en un proyecto ultrasecreto en las profundidades del Palacio Imperial a fin de abrir la laberíntica Telaraña Eldar y ponerla al servicio de la Humanidad. El Emperador nombró a su hijo favorito, Horus, el Primarca de la Legión de los Lobos Lunares, como Señor de la Guerra de la Gran Cruzada y le dio todos los poderes para dirigir sus campañas como mejor le pareciese, incluyendo la autoridad para dar órdenes a sus hermanos Primarcas. Asimismo, disolvió el Consejo de Guerra y estableció el Consejo de Terra para dirigir la creciente burocracia civil que gobernaría el Imperio. El secretismo del Emperador y su deseo de ceder el poder a otras personas produjeron enormes tensiones entre los Primarcas, un punto débil que los Poderes Ruinosos aprovecharon para corromper a nueve de ellos y a sus Legiones hasta ponerlos al servicio del Caos y hacerles desatar la terrible guerra civil galáctica conocida como la Herejía de Horus. Este conflicto cerró la Gran Cruzada y acabó con la Edad de Oro del Imperio. A partir de ese momento, y hasta la actualidad de finales del M41, el Imperio solo ha conocido estancamiento, represión, superstición religiosa y guerras sin fin.

Mapa de la Galaxia en la Herejía de Horus

Mapa de los dominios imperiales hacia el final de la Gran Cruzada.

Historia

El final de la Era de los Conflictos

Inicio de la Gran Cruzada

La nave personal del Emperador dirigiendo la flota en el principio de la Gran Cruzada

Durante la Era de los Conflictos el Emperador, que había pasado todos los años de su vida inmortal desde su nacimiento en el VIII milenio a. C. buscando guiar a la Humanidad a un destino mejor, permaneció en la Vieja Tierra dominada por los belicosos tecnobárbaros, atrapado casi permanentemente por las enormes Tormentas Disformes que atravesaron la Galaxia durante los 5000 años que duró esta "Larga Noche", durante la cual el comercio y la comunicación astropática a través de la Disformidad fueron imposibles. Negándose a permanecer impasible mientras la Humanidad sufría durante estos años oscuros, el Emperador pasó este tiempo realizando intensas investigaciones biológicas sobre el genoma humano en sus ocultos Laboratorios del Himalaya, buscando una forma de reunir definitivamente a toda la Humanidad para que pudiera perseguir una vez más su destino y dominar toda la Galaxia como otras especies inteligentes como los Eldars habían hecho antes. El Emperador, que no empleaba ese título aún, siempre había trabajado para fomentar este plan desde las sombras y empleando una larga lista de diferentes identidades a lo largo de los milenios, algunas de ellas muy famosas en su época. Pero para salvar a la Humanidad del desastre de la Era de los Conflictos, se hizo evidente que tendría que tomar un papel mucho más activo y visible que antes si quería salvar a la raza humana de la extinción.

El resultado de su trabajo científico fue la creación de los primeros supersoldados genéticamente modificados, los Guerreros Trueno, que servirían como modelo a perfeccionar en el desarrollo posterior de los Marines Espaciales, los cuales serían menos poderosos pero mucho más estables mental y físicamente. Utilizando estas primeras tropas, el Emperador emprendió las Guerras de Unificación sobre las tribus tecnobárbaras y los Estados-nación de Terra, obligándoles a unirse bajo un único gobierno representado por un estandarte repleto de relámpagos y por él mismo, que adoptó el título de "Emperador de la Humanidad" tras años de salvajes combates.

Mientras tanto, el Emperador decidió que necesitaría más generales supremos para reunir a toda la Humanidad, hombres en los que pudiera confiar absolutamente y que poseyeran capacidades similares a las suyas. Por tanto, mientras los cañones aún rugían sobre la cuna de la raza humana, empezó a crear en secreto veinte seres sobrehumanos altamente avanzados y delicadamente diseñados, conocidos como los Primarcas. Estos superhumanos, creados a partir del genoma del propio Emperador, serían el siguiente paso en la evolución humana y guiarían a los ejércitos reunificadores por la Galaxia cuando llegase la ocasión de zarpar hacia las estrellas. Sin embargo, los Poderes Ruinosos del Caos temieron que los planes del Emperador socavasen su poderío en el Inmaterium, y lograron atravesar las defensas arcanas que protegían los laboratorios subterráneos y teleportar las cápsulas de gestación donde estaban los inmaduros Primarcas hasta distintos mundos humanos más o menos alejados de Terra por toda la Galaxia. Al hacerlo, contaminaron a algunos de ellos con un leve toque de corrupción que florecería con el tiempo.

Al afrontar este revés, el Emperador decidió cambiar sus planes, o al menos adelantarlos. Reunió el material genético que había sobrevivido al robo de los Primarcas y lo empleó para cultivar veinte variantes de semilla genética, que se usaría para generar los diecinueve implantes necesarios para transformar a un adolescente varón apto en uno de los guerreros sobrehumanos conocidos como Astartes en Alto Gótico, los primeros Marines Espaciales. El Emperador creó veinte Legiones de Astartes a partir de esas veinte semillas genéticas originales y de reclutas de las regiones de Terra que iba sometiendo. Una vez calmadas las Tormentas de la Disformidad, y conquistado todo el Sistema Solar por las armas o la diplomacia, el Emperador zarpó para continuar sus planes de dominar la Galaxia.

Marte y el Adeptus Mechanicus

El primer obstáculo del Emperador fue la existencia del imperio de los tecno sacerdotes de Marte, que, históricamente habían sido fuertemente independientes de la Tierra. En lugar de una guerra sin razón, el Emperador usó la amenaza de sus Marines Espaciales para formar una alianza con los tecno sacerdotes del Adeptus Mechanicus en Marte. A pesar de su desdén por su confianza en la religión y la cibernética, el Emperador sabía que necesitaría las fábricas de Marte, su rendimiento mecánico y tecnología antigua para unificar a la humanidad, y los incorporó al Imperio. {C}Los tecno sacerdotes de Marte, por su parte, vieron los antecedentes científicos del Emperador como una prueba de que era el Dios Máquina (u Omnissiah), aquél que su religión había prometido que volvería un día al Planeta Rojo para enseñar el camino a seguir a la Humanidad.

Redescubrimiento de los Primarcas

Emperador Gran Cruzada Astartes Warhammer 40k

La expansión desde la Tierra era lenta, debido principalmente a la mano de obra. Sin los Primarcas, el tiempo requerido para crear un Marine Espacial era mucho más largo de lo ideal y el Emperador era inflexible en cuanto a que el material para nuevas semillas genéticas debía venir directamente de él, para mantener los órganos puros y cien por cien efectivos.

Después de un tiempo, el Emperador se reunió con uno de sus Primarcas en el sistema Cthonian: Horus. Siendo el primer Primarca (y, en cierto sentido, su primer hijo), Horus y el Emperador crearon un vínculo entre ellos realmente único, salvándose la vida mutuamente en muchas ocasiones. Con la producción de Marines Espaciales incrementada, la Gran Cruzada comenzó a coger fuerza, con el Imperio Humano Unido del Emperador atrayendo planetas enteros a su causa.

Después de 30 exitosos años de Cruzada, el Emperador descubrió a otro de los Primarcas. Aunque Horus estaba complacido por el descubrimiento de uno de sus hermanos, prometió secretamente ser siempre el hijo favorito del Emperador, sin importar nada más.

Con el tiempo, todos los Primarcas fueron redescubiertos, se les dio a cada uno el mando de la legión de Marines Espaciales cuya base era su código genético. Con el redescubrimiento de los Primarcas, la producción de Marines Espaciales se incrementó drásticamente; un Marine Espacial podía ser hecho en tan solo un año. Esta rápida creación probaría ser desastrosa: defectos mentales y excentricidades únicas se colarían entre las tropas.

Fracturas en la Lealtad

HH FotE

Puños Imperiales y Guardia de la Muerte contra una Gran Inmundicia antes de la herejia de Horus

Conforme el Imperio crecía (y había menor necesidad de un solo ejército cruzado), los Primarcas y su Emperador empezaron a crecer a distancia unos de otros. Las legiones de los Amos de la Noche y los Devoradores de Mundos se hicieron infames por sus crecientes atrocidades, la persecución del conocimiento de los Mil Hijos se convirtió en escarceos con magia prohibida, y el fanatismo religioso de los Portadores de la Palabra les llevó a una disputa entre ellos y el ateísmo del Emperador.

El Ejército Imperial, compuesto enteramente por soldados humanos normales, proporcionaba la muy necesitada mano de obra para las guarniciones y misiones de apoyo en planetas conquistados por la Gran Cruzada. Liberados de parte de sus deberes, los Marines Espaciales pudieron conquistar aún más planetas en un espacio de tiempo menor. Muchos marines y Guardias empezaron a hablar sólo de su lealtad a su Primarca y no a su Emperador. Debido al aislamiento entre las Legiones y el Emperador, este hecho pasó desapercibido.

Ocaso de la Gran Cruzada

Archivo:Greatcrusade.jpg

Después de la exitosa campaña de Horus para destruir el ¡Waaagh! Orko más grande de la historia del Imperio en Ullanor, el Emperador la declaró la mayor victoria del Imperio hasta la fecha. La recompensa de Horus fue el título de Señor de la Guerra, con el mando militar supremo del Imperio. {C}Después de ésto, el Emperador hizo saber que era necesitado en Terra, donde comenzaría la siguiente fase de la evolución humana. Horus no fue informado de los planes del Emperador en Terra, y se sintió preocupado por ello. Para empeorar las cosas, mientras algunos compañeros Primarcas aceptaron su promoción, otros, principalmente Angron, Konrad Curze y Perturabo, abiertamente envidiaron a Horus por su nueva autoridad.

También había la creencia extendida de que el Emperador desbandaría o reduciría a las legiones de Marines Espaciales al nivel de mantenimiento de la paz. Horus estaba resentido por los sentimientos de sus hermanos y pensaba que mientras él se estaba ganando el Imperio, el Emperador sólo perseguía la divinidad. Eso era todo lo que necesitaban los poderes del Caos para sembrar las semillas de la disensión en su mente. Con el tiempo, los susurros de los Dioses Oscuros, convencieron a Horus para intentar arrebatar el control del Imperio al Emperador, un hecho conocido como la Herejía de Horus.

La Herejía de Horus dividió las Legiones en dos facciones, las que seguían al Señor de la Guerra y aquellas fieles al Emperador que lucharon por la posesión del Imperio. Esta etapa terminaría con la muerte de Horus, el exilio de las legiones traidoras, y casi la muerte del propio Emperador de la Humanidad.

Leer más

Flotas Expedicionarias.

Primarcas.

Legión.

Ejército Imperial.

Fuentes

Extraído y traducido parcialmente de Wikihammer 40K UK.

  • Codex: Caballeros Imperiales (6ª Edición).
  • Codex: Marines Espaciales (Ediciones 5ª y 6ª).
  • The Horus Heresy I-III.
  • Warhammer 40,000: Rogue Trader (1ª Edición).
  • Warhammer 40,000: Reglamento (Ediciones 2ª y 4ª-6ª).
  • White Dwarf 139, 140 y 321 (Edición estadounidense).
  • Warhammer 40,000: Recopilación.
  • Cuentos de la Herejía - Después de Desh'ea, por Matthew Farrer.
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.