FANDOM


Khorne medio sin fondo

Cerberus el Rebañacráneos, mascota de los Poderes Ruinosos, patrocina este espacio para honrar a sus demoníacos señores. Pulsa sobre él y te introducirá en los misterios del Caos.

¡Sangre para el Dios de la Sangre! ¡Visitas para los artículos del Caos!



Golia VII fue anteriormente un Mundo Civilizado Imperial de 900 millones de habitantes y que poseía un caracerístico cielo de color verde jade. En el año 845.M41 una tormenta de disformidad azotó el planeta y toda su población fue arrastrada a una orgía de sangre y destrucción transformando el antaño productivo mundo imperial en un Mundo demoníaco.

El Inicio del finEditar

Cuando llegó el mediodía del día de la festividad de la Ascensión del Emperador, los cielos de Golia VII se volvieron rojo oscuro y tres días después empezó a llover sangre. El Gobernador Planetario hizo un llamamiento público para mantener la calma entre la población, pero en una reunión privada de su concilio de crisis el Gobernador pudo conocer que su mundo se encontraba en medio de la trayectoria de una tormenta de disformidad. El concilio se preguntó cómo podía ser que los astrópatas no hubieran avisado con antelación y el porqué de que tampoco se encontraran presentes en la reunión. El mismo día fueron hallados, con la sangre de sus cuerpos borboteando por todos sus orificios, con sus extremidades retorcidas de una forma inhumana y gritando torturadamente.

Las Fuerzas de Defensa Planetaria de Golia VII fueron movilizadas y ciento ochenta millones de soldados empezaron a preparar sus defensas. Las seis mayores ciudades del orbe fueron rodeadas por kilómetros y kilómetros de trincheras defensivas y fortificaciones y cada una de ellas se preparó para la defensa con millones de soldados y miles de piezas de artillería. Sin embargo, los cielos continuaban descargando una lluvia de sangre imparable, día tras día, y los soldados fueron presa de pesadillas nocturnas de torturas, dolor y sufrimiento, lo que fue minando poco a poco la moral de la tropa. La policía militar se vió forzada a llevar a cabo ejecuciones sumarísimas en masa por deserción después que compañías enteras empezaran a abandonar sus puestos de combate.

A partir de la tercera semana, vastas procesiones de agoreros y flagelantes desfilaban por las avenidas de las mayores ciudades proclamando que el Dios Emperador de la Humanidad les había abandonado y maldiciéndole por su infidelidad.

Locura desatadaEditar

Inicialmente los fanáticos fueron tolerados pero cuando el Gobernador decidió detener las procesiones desplegando al Adeptus Arbites y a la policía ciudadana para contenerlos ya era demasiado tarde. Violentos combates urbanos estallaron entre los dos bandos produciendo que regimientos enteros de las Fuerzas de Defensa Planetarias abandonaran las líneas defensivas exteriores para intentar detener la lucha. Rápidamente corrió la voz que la anarquía estaba consumiendo las ciudades y aquellos soldados que habían permanecido en las trincheras, ahora rebosantes de sangre, llegaron al punto culminante de frustración y empezaron a abandonar en masa sus puestos de combate para intentar defender sus hogares. Interminables columnas de soldados serpenteaban de vuelta a las ciudades, dejando las lineas defensivas desiertas durante días.

Esta orgía de sangre se mantuvo de forma ininterrumpida hasta que finalmente la tormenta de disformidad se desató y engulló el planeta, sumergiéndolo en los poderes del Inmaterium.

Tormenta de disformidad azotando un planeta

La Disformidad inunda un planeta

La TormentaEditar

Relámpagos del color de la lava ardiente cruzaban los cielos y las pesadillas que habían permanecido en el límite de las mentes de los soldados tomaron terroríficas y demoníacas formas materiales para unirse a la masacre. Muchos de los soldados se volvieron locos instantáneamente, transformándose en nada más que idiotas babeantes, y mientras los soldados enloquecidos bebían del horror, se convirtieron por un instante en dioses entre los hombres ya que todo lo que sus mentes enfermas imaginaban se materializaba en la realidad.

En el punto álgido de la tormenta, la cordura y la razón desaparecieron de las mentes de millones de personas y fueron reemplazadas por una rabia primaria y enloquecida que arrasó con todo con inhumana cólera. El suelo se astilló y partió y efusivas fuentes de sangre brotaron y arrastraron a los muertos y moribundos.

La última persona en morir en Golia VII fue testigo de la risa enloquecida de un dios eternamente sediento antes que los últimos vestigios de cordura desaparecieran de su mente y el planeta quedase desierto y maldito.

FuentesEditar

Extraído y traducido deLexicanum inglés.

  • White Dwarf 312 (Edición US).
  • White Dwarf 313.
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.