FANDOM


Khorne medio sin fondo

Cerberus el Rebañacráneos, mascota de los Poderes Ruinosos, patrocina este espacio para honrar a sus demoníacos señores. Pulsa sobre él y te introducirá en los misterios del Caos.

¡Sangre para el Dios de la Sangre! ¡Visitas para los artículos del Caos!

Simbolo caos portadores de la palabra

Garand es un Marine Espacial del Caos de los Portadores de la Palabra. Antiguo Marine Traidor y formidable psíquico, Garand tiene el mando de miles de partidas de guerra de los Portadores de la Palabra.

BiografíaEditar

La Herejía de HorusEditar

En tiempos de la Gran Cruzada, Garand sirvió bajo las órdenes del Capitán Jarulek durante la batalla de Fortea Quintus, pacificando el planeta no para el Emperador sino para el Caos Unificado. Garand se sintió orgulloso de la conversión de las gentes de Fortea, y aún lo estuvo más cuando se enteró de que habían asesinado a todo leal imperial cuando Horus comenzó su rebelión. Tras la muerte de Horus en el Asedio a Terra, las Legiones Traidoras estaban desorganizadas y no eran capaces de mantener muchos de los planetas que habían conquistado. Fortrea Quintus fue uno de aquellos mundos, que fue reclamado para el Imperio por los Ángeles Sangrientos. Desde aquel momento, Garand albergó un gran odio por los hijos de Sanguinius.

Durante los siguientes diez mil años, Garand medró en las filas de los Portadores de la Palabra, convirtiéndose en el Príncipe Brujo de Helicia, consiguiendo eventualmente alzarse hasta el puesto de Señor de la Guerra, con control sobre mil partidas de guerra.

La Insurrección de ArkioEditar

Arkio Renacido

Arkio

Garand ideó un plan en colaboración con el demonio Malfallax y el herético Inquisidor Ramius Stele para entregar a los Ángeles Sangrientos a los Dioses del Caos tras conseguir transformar a un Ángel Sangriento en la reencarnación de Sanguinius. Para reforzar la posición de Arkio, el Marine que resultó elegido, Garand sacrificó a la Novena partida de guerra controlada por el Apóstol Oscuro Iskavan, su ejército más débil. Como parte de su plan, Garand ordenó a Iskavan retirarse de Cybele e ir a Shenlong, en directa oposición a la doctrina de los Portadores de la Palabra. Cuando Iskavan intentó invocar a un Desangrador de Khorne para asistir a sus derrotadas tropas, Garand empleó sus propias habilidades psíquicas para anular la invocación, empleando al demonio convocado para portar parte de su esencia y revelar a Iskavan que iba a ser sacrificado.

En anticipación del encuentro entre los seguidores de Arkio y las fuerzas de Mephistón, Garand y su partida de guerra se adelantaron y se establecieron al acecho en espera de los Ángeles Sangrientos en Sabien. Durante la batalla, Arkio murió a manos de su hermano Rafen, y sus seguidores volvieron a su Capítulo. Malfallax intentó utilizar la Rabia Negra para hacer que se precipitaran hacia el Caos, pero fue expulsado de vuelta a la Disformidad, dejando a Garand y sus tropas a merced de una fuerza completa de Ángeles Sangrientos poseídos por la Rabia Negra. Sabiendo a ciencia cierta que estaba enfrascado en una batalla imposible de ganar, Garand ordenó la retirada.

Tras la batalla, Garand recibió una convocatoria de Abaddon el Saqueador, Señor de la Guerra del Caos, para que le explicara el motivo por el que no había aportado fuerzas aliadas a la 13ª Cruzada Negra. Garand tuvo que resignarse y contarle a Abaddon su fracaso.

FuentesEditar

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.