FANDOM


Tecnosacerdote Wikihammer 4 El Adepto Sabiondus, mascota del Adeptus Mechanicus, protege este saber; pues es parte del Omnissiah. Pulsa sobre él para aprender más sobre los adoradores del Dios Máquina.

El Omnissiah sabe todo, comprende todo. Tus visitas honran al Dios Máquina.

Adeptus Arbites Symbol

Heráldica del Adeptus Arbites.

Las Fortalezas de Distrito son los cuarteles generales del Adeptus Arbites en cada planeta importante bajo control imperial.

DescripciónEditar

Los Arbitradores operan desde las gigantescas Fortalezas de Distrito, las cuales se construyen en cada colmena capital, cerca de la sede del Gobernador Planetario de los mayores mundos imperiales. En el resto de planetas, las mayores ciudades colmena poseen su propio Palacio de Justicia para ayudar en la vigilancia a gran escala. En planetas remotos o de menos importancia se pueden encontrar oficinas de distrito fortificadas para albergar a la mínima dotación de arbitradores que esté allí destinada.

A pesar del número de efectivos o la relativa importancia o tamaño del planeta, cada Fortaleza de Distrito es bastante similar. Son edificios funcionales y austeros con negras y blindadas paredes tan gruesas como búnkeres de uso militar. Sus imponentes formas exudan un aire de amenaza, frunciendo el ceño sobre los edificios cercanos y sobre los temerosos ciudadanos que se apresuran a pasar por sus cercanías. La puerta del edificio así como las ventanas también están blindadas.

Aunque cada Fortaleza de Distrito varía en función de las necesidades del planeta donde se construye, la mayoría incluyen los mismos elementos básicos: alojamientos para los arbitradores, un extenso arsenal para asegurarse que están bien equipados para desempeñar su trabajo, celdas de seguridad donde encerrar a sospechosos a la espera de ser interrogados o juzgados y un tribunal de justicia donde determinar la culpabilidad y el castigo.

Estos recursos pueden variar enormemente ya que se puede dar el caso que, en un distrito con un solo efectivo, el arbitrador puede ver limitada la capacidad de mantener encerrado al culpable hasta el día de su castigo y la ejecución sumaria sea la única opción viable de actuación. Las Fortalezas de Distrito disponen de estaciones de monitorización que permiten interceptar y escuchar las comunicaciones locales y están protegidas por torretas de armas pesadas automatizadas que siguen el movimiento de los vehículos que circulan por su perímetro. Las Fortalezas de los Distritos más importantes y/o grandes pueden contener instalaciones adicionales a discreción del Lord Mariscal o de los Jueces, como por ejemplo salas de interrogatorio especializadas equipadas con todo tipo de dispositivos para la extracción de información de aquellos que eventualmente se encuentren detenidos, instalaciones médicas con equipos automatizados y servidores cirujanos para tratar las heridas de los agentes heridos y santuarios astropáticos desde donde transferir peticiones de ayuda a otros planetas y decodificar mensajes entrantes sin inferencias externas.

Los Gobernadores Planetarios a veces recelan de la supervisión imperial que representa una Fortaleza de Distrito en su planeta. Sin embargo, en el caso de insurrecciones civiles y rebeliones generalizadas, pueden hallar refugio de las turbas furiosas y preparar la base desde donde se aplastará el levantamiento.

En el caso de una invasión hostil, el Adeptus Arbites puede ser el único con los medios para solicitar refuerzos imperiales y sus fortalezas blindadas a menudo se han convertido en punto de reunión y centro neurálgico de las fuerzas de resistencia. La ayuda exterior rara vez llega lo suficientemente rápido como para salvar a la población, pero tras los gruesos muros y pesadas puertas, es el deber de los arbitradores resistir el máximo tiempo posible, al menos hasta que se haya consumido la última ración de víveres y se haya disparado el último cargador de munición.

FuentesEditar

Extraído y traducido de Wikihammer 40K UK.

  • Dark Heresy: Book of Judgement (Juego de Rol).
  • El Portador de la Noche. Libro 1 de las Crónicas de Uriel Ventris, de Graham McNeill.
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.