FANDOM


Tecnosacerdote Wikihammer 4 El Adepto Sabiondus, mascota del Adeptus Mechanicus, protege este saber; pues es parte del Omnissiah. Pulsa sobre él para aprender más sobre los adoradores del Dios Máquina.

El Omnissiah sabe todo, comprende todo. Tus visitas honran al Dios Máquina.


"El aire era el más limpio que jamás había respirado, y supe en ese momento que había encontrado un planeta diferente a cualquier otro que alguna vez hubiera pisado. Y sería mío para tomarlo."
Comerciante Independiente Maxellian Vor


Descubierto recientemente por la Humanidad, el paradisíaco planeta Forraliss se está convirtiendo rápidamente en un destino para la élite imperial en el Sector Askellon.

Se trata de un mundo jardín inmaculado pero que esconde un secreto a gran profundidad bajo su prístina superficie y es el hogar de algo más aparte de los recientes colonos que han llegado para colonizarlo.

DescripciónEditar

Con unos cielos perfectamente azules, vastos bosques vírgenes, lagos de aguas cristalinas, montañas majestuosas y un agradable clima templado durante todo el año, Forraliss es un mundo de esplendorosa belleza que parece haber sido creado por la mente de un artista. Muchos se sorprenden al ver esta joya por primera vez y son incapaces de articular palabra mientras buscan la manera para describir lo que están presenciando. Pintores y artistas patrocinados por adinerados mecenas acuden al planeta, inspirados por su grandeza, para componer sus obras. Los maestros escultores de Vouxis Prime han utilizado su belleza para inspirar sus obras en todas las ocasiones en que han podido obtener acceso al mundo. Los fieles del culto imperial lo consideran un paraíso ofrecido por la mano del Emperador, mientras que personas indeseables y sin escrúpulos ven el planeta como un recurso sin explotar y esperan una oportunidad para intentar enriquecerse a su costa.

Sin embargo, oscuros secretos yacen bajo la superficie de este prístino planeta, unos secretos que pueden condenar a los que ahora llaman hogar a Forraliss. El planeta perteneció una vez a los Eldar, y estos están empeñados en retomar lo que una vez fue suyo. Fuerzas avanzadas de esta antigua raza han llegado y han establecido puestos ocultos en todo el planeta, una maniobra que les permite observar a los colonos humanos y a cualquier otro que invada su antiguo territorio.

Eras pretéritasEditar

Forraliss fue una vez conocido como Geelsynal para los Eldar que llegaron a esta parte del espacio hace miles de años. Se trataba de un joven mundo, estéril pero rebosante de vida primordial, por lo que los Eldar usaron su vasta tecnología para transformar el planeta en un paraíso, un mundo virgen. Este proceso tomaría miles de años en completarse, pero los Eldar eran una raza paciente y su intención era establecer colonias viables para sus generaciones futuras.

Milenios después de su siembra inicial, los eldar regresaron a Geelsynal. Para entonces, el planeta era el paraíso que todavía es hoy por lo que rápidamente se estableció una colonia. Este asentamiento se dedicó al conocimiento y fue fundado por un grupo de videntes eldar que deseaban estudiar el arte de la fabricación de hueso espectral y otras actividades estando alejados de sus hermanos. Mientras los Eldar causaban estragos en otras partes de la galaxia, los pocos miles que habitaban Geelsynal, vivían en paz y armonía con su planeta. Maravillosas construcciones de hueso espectral cubrían inmensas áreas del planeta adentrándose además hacia sus profundidades. En una inmensa caverna situada bajo la mayor montaña del mundo, un portal de la Telaraña permitía a los videntes y sus sirvientes mantener conexiones con el resto de mundos eldar, suministrando sus mercancías e innovaciones a sus parientes. Eventualmente, este proceder los condujo a la ruina.

Cuando se produjo la Caída, el terror emergió de la Telaraña. El nacimiento de Slaanesh se hizo eco en todo el universo conocido, y la Telaraña lo amplificó en gran medida. Los Eldar de Geelsynal intentaron bloquear el portal y escapar en naves al desplomarse la montaña alrededor de la caverna. Muchos de los videntes murieron en el empeño pero finalmente lograron enterrar la entrada a laTelaraña y huir. Durante los siguientes diez mil años, el orbe recuperó las tierras colonizadas por los Eldar, y todo rastro de su paso por Geelsynal se desvaneció. En su precipitada huída, sin embargo, los Eldar dejaron atrás una serie de ocultos alijos de artefactos, enterrados profundamente en talleres largamente abandonados.

Mareas fortuitasEditar

Durante los siguientes milenios, Geelsynal se desvaneció debido a la actividad del Pandemonium. Las pocas naves que descubrieron el mundo hicieron todo lo posible para ocultar su existencia, con la intención de preservar su belleza y lujo para sí mismos. Hace cuarenta y cinco años, mientras viajaba hacia el borde de las Profundidades de Asphodel, la nave del Comerciante Independiente Maxellian Vor, la Voluntad Indomable, se desvió de su curso y fue golpeada por corrientes disformes particularmente fuertes. Su nave fue zarandeada por las turbulentas mareas emergiendo finalmente al espacio real en un área no registrada en las cartas locales. El reluciente planeta se alzaba ante la nave y Vor se dirigió hacia él, ansioso por encontrar un lugar que pudiera utilizar como puerto de escala para efectuar unas muy necesarias reparaciones.

El mundo que el Comerciante Independiente encontró no se parecía a ninguno en el que hubiera puesto pie en su siglo y medio de exploración. Condiciones ambientales prístinas, un clima templado, agua abundante y una belleza sin igual cubrían el inexplorado planeta, por lo que Maxellian Vor reclamó Forraliss para sí y lo bautizó de este modo en honor a su hija Forra, en nombre del Emperador y del Imperio. Durante la siguiente década, Vor mantuvo Forraliss para sí mismo, estando únicamente su tripulación al tanto de su paradero. El mundo se convirtió en su retiro personal, un lugar donde sus tripulantes de confianza y él mismo podían descansar cuando no estaban llevando a cabo los negocios del Emperador. Vor exploraba áreas del planeta cuando tenía la oportunidad, siempre con la intención de descubrir los secretos de aquel paraíso, pero después de que una docena de expediciones no aportaran nada más de valor, Vor dirigió su atención hacia la colonización del orbe.

Nuevas empresasEditar

Forraliss no iba a ser un mundo de colonos estándar para el Imperio. Maxellian Vor, preocupado siempre por sus ganancias por encima de todo, se aseguró de que el planeta se convirtiera en una fuente constante de ingresos creando una colonia que abasteciera a los ricos y poderosos de Askellon. Un mundo tan lujoso como Forraliss ganaría rápidamente prestigio y poder como mundo de placer donde la nobleza y las personas pudientes podrían viajar. Vor estableció una colonia para atender a estas personas, y en menos de veinte años, Forraliss se convirtió en uno de los destinos más solicitados de Askellon.

Manadas de rothalEditar

Aunque principalmente es un planeta de placer, existen numerosas oportunidades económicas en Forraliss. A pesar de que el fértil suelo era perfecto para explotar la agricultura, Vor no quería convertir su oculta joya en otro mundo agrícola sobrecultivado. Se centró, en cambio, en explotar las grandes manadas de bestias peludas autóctonas del planeta: los rothal. El Comerciante Independiente estableció rápidamente una serie de ranchos lejos de cualquier área poblada (para no molestar a sus adinerados clientes) y comenzó a exportar rothal a todo el sector.

Vor estableció cuatro ranchos en la mitad sur del continente de mayor tamaño, lo que permitía a los rebaños gran libertad para vagar y pastar. Las decenas de miles de animales alojados en estos lugares producen un olor intolerable para la mayoría de personas, por lo que los visitantes regulares de los ranchos utilizan respiradores. Los trabajadores locales lo encuentran divertido ya que se han vuelto casi inmunes al hedor (y también a todos los demás olores). Las plantas de procesamiento añejas a los ranchos son capaces de desollar y procesar las bestias para su transformación en alimentos en minutos, con muy poco desperdicio residual. Estas gigantescas máquinas son muy peligrosas y se ha informado sobre varios accidentes ocurridos aquí, un hecho que Vor considera menor en comparación con las ganancias que el rothal le brinda.

Bancos de KallaidaEditar

También descubrió que un dócil pez de gran tamaño conocido como kallaida, encontrado en muchos de los lagos y arroyos del planeta, producía deliciosos huevos que pronto se convirtieron en los favoritos de los viajeros de Forraliss. Desconocido para todos, estos huevos contenían un elemento adictivo que los Magos Biologis de Vor descubrieron después de un incidente en el que un cliente arremetió contra varios empleados por una discusión sobre la cantidad del manjar. Vor comenzó a regular la cantidad producida, aumentando rápidamente el precio y garantizando una base de clientes constante. Lo que Vor desconoce es que uno de sus secuaces comenzó a vender huevos por su cuenta en un intento de establecer su propia base de poder. Si esta operación despega como planea, le permitiría separarse del Comerciante Independiente y establecer su propio camino.

Los Kallaida crecen entre 1 y 4 metros de longitud y prosperan en lagos y arroyos en el continente principal de Forraliss. Un llamativo color azul verdoso domina su cuerpo desde la cabeza a la cola. El pez es muy dócil y se alimenta principalmente de plantas y algas así como de otros peces. Sin embargo, la propiedad altamente adictiva de sus huevos preocupa enormemente a muchos residentes del planeta. Algunos temen que esta interacción con la fisiología humana sea una modificación deliberada, dejada siglos atrás por xenos que manipularon la especie. Estas criaturas son una de las principales exportaciones de Forraliss. Una fuente valiosa de carne y cuya leche es considerada también un maravilloso tónico para calmar dolencias estomacales.

El regresoEditar

Los viajes hacia y desde Forraliss son constantes, pero se limitan a una clientela selecta que Maxellian Vor y sus consejeros de confianza controlan por completo. Debido a estas restricciones y al contínuo hermetismo del mundo, los buques estándar de la Armada Imperial no vigilan el planeta. Esto ha funcionado bien para contrabandistas y otras personas que han descubierto Forraliss y han comenzado a usar el mundo para sus propios fines. Estas circunstancias también han resultado fortuitas para los Eldar, que han regresado a su anterior dominio para recuperar piezas del pasado.

Varios rumores que casi nadie toma en serio dicen que los Eldar han vuelto a Forraliss buscando las reliquias dejadas tiempo atrás. Según esos rumores, un pequeño contingente ha llegado recientemente y se han escondido en una posición remota. Utilizando su superior tecnología han establecido un puesto avanzado en una red de cuevas en las profundidades de las montañas y desde allí están llevando a cabo la búsqueda de sus artefactos perdidos. Estos eldar están poseídos por una visión que impulsa sus planes ya que sus videntes han predicho una destrucción cataclísmica si la tecnología eldar cae en manos de razas inferiores, por lo que están decididos a evitar que ocurra. Si dicha prevención requiere el exterminio de los humanos en el planeta, que así sea. Muchos habitantes del mundo virgen han informado sobre extrañas luces en el cielo nocturno, así como sombras que se mueven justo en el límite de su campo de visión y que siempre desaparecen cuando se las mira directamente. Recientemente, una penetrante sensación de ser vigilados ha provocado que varios visitantes sufran cierta ansiedad durante su estancia en el planeta, un hecho que podría dañar seriamente el turismo futuro.

Lugares notablesEditar

El portal GeelsynalEditar

En lo más profundo del planeta, el portal a la Telaraña que una vez conectaba el mundo virgen de Geelsynal con el resto del imperio eldar aún existe, enterrado en una gran cueva a pocos kilómetros de los asentamientos humanos de Forraliss. A veces, el portal fluctúa y se abre por momentos. Esto es todo lo que se necesita para que visitantes no deseados emerjan al espacio real, ya que el portal está dañado y ya no conecta con la Telaraña eldar sino que es una vía directa a la locura de la disformidad. A veces, los visitantes del planeta han comentado entre susurros haber sufrido extraños sueños y pesadillas pobladas de oscuridad y tecnología extraterrestres. Esta información no se ha difundido abiertamente por temor a la Inquisición y a ser tildado de hereje.

La bóveda de cristalEditar

En una isla en el mar del norte, una montaña solitaria se eleva sobre las olas. En su interior, desconocido para todos en Forraliss, se halla una antigua bóveda que contiene artefactos de docenas de razas. Esta es la ubicación de los tesoros que tanto eldars como eldars oscuros están desesperados por encontrar, pero hasta ahora no han tenido éxito. La entrada es invisible no solo a simple vista, sino también a todos los dispositivos de escaneo conocidos. Cualquiera que mire la montaña, pensará que no es más que sencilla roca. La única manera de abrir la puerta a los pasajes que conducen a lo profundo de la montaña requiere una llave antigua y fantasmal que se ha perdido durante milenios. Se dice que esta llave revela la entrada al complejo interior y a su núcleo central, lugar donde se encuentra la Bóveda. Hasta el momento ningún eldar ha descubierto información alguna sobre la llave, aunque su búsqueda continúa.

Los quinientosEditar

Las antiguas leyendas Eldar nombran una vasta colección de Guardias Espectrales durmiendo en una caverna perdida hace mucho tiempo. Estas leyendas se han abierto camino hasta otras razas, y las historias de un ejército imparable que puede ser controlado por un único individuo que posea las herramientas adecuadas han demostrado ser bastante populares entre los indeseables y los hambrientos de poder.

La estrella de ÉbanoEditar

Las piedras espirituales eldar se utilizan para atrapar las almas de los muertos, salvándolos de la condenación eterna a manos de Slaanesh. A veces, las piedras más grandes se crean para contener las almas de individuos particularmente poderosos después de su muerte. El Ojo de la Noche fue creado para mantener el alma de un Vidente de gran fortaleza, lo que le permitió vivir después de la muerte. Esta gran joya desapareció hace miles de años, un hecho que angustió enormemente a los Eldar. Algunos creen que los Eldars Oscuros, cuyas artes oscuras torturaron y retorcieron su alma interior, la tomaron. Las historias de una piedra preciosa maldita, negra como la noche, han circulado a lo largo del Sector Askellon durante siglos, y hay algunos que creen que esta es la piedra espiritual perdida tiempo atrás.

FuentesEditar

  • Dark Heresy: Enemies Without (Expansión juego de rol)
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.