Wikihammer 40k
Wikihammer 40k
10 798
páginas
Impriwars banner.jpg
Icono de esbozo Este artículo debe ser actualizado con información de nuevos Codex y publicaciones oficiales. La información que contiene puede no seguir vigente o estar incompleta. Disculpen las molestias.


Forgefane era un planeta ocupado por los Guerreros de Hierro, situado en el Segmentum Tempestus, y dirigido por el Herrero de Guerra Kolvax.

Historia[]

Forgefane siempre alardeó de poseer las defensas más formidables jamás vistas, incluso superiores a las del Palacio Imperial de Terra; ciudadelas fortificadas enormes y bastiones cubrían todo el paisaje; cada fortaleza era protegida por cientos de kilómetros de trincheras, campos minados y alambre de espino, así como por poderosos escudos de vacío y cantidades enormes de tropas. El planeta también tenía como guarnición permanente una Gran Compañía al completo de Guerreros de Hierro, varios Titanes del Caos y un gran número de Profanadores.

Cuando la Flota Enjambre Leviathan extendió sus tentáculos sobre Forgefane, los Marines Espaciales del Caos aceptaron el desafío, ya que era una buena oportunidad de probar las defensas de su planeta y, en su arrogancia, subestimaron a los temibles xenos.

Las defensas de Forgefane eran más que adecuadas para parar el asalto inicial tiránido tras los aterrizajes de las fuerzas de vanguardia. Las defensas no tuvieron problemas para rechazar los múltiples asaltos lanzados por biotitanes, gárgolas y harridans.

Sin embargo, la caída del planeta comenzó realmente cuando la Flota Enjambre lanzó ataques desde debajo de las fortalezas, usando Trigones como tuneladoras para minar las fortalezas. Estos asaltos subterráneos rompieron todas las líneas de suministro y aislaron a los defensores, logrando aniquilar a más de 600 Profanadores en un periodo de dos horas.

La Bestia Trémula, asesina del planeta Forgefane.

De todas las bestias de Forgefane, había una más poderosa y peligrosa que las demás, capaz de rebanar el plastiacero como mantequilla y abrir búnqueres como pergamino, y en los días siguientes días a su aparición ocho bastiones distintos cayeron bajo sus garras. En su necesidad por encontrar un objetivo para desahogar su frustración, los Guerreros de Hierro llamaron a esta amenaza Bestia Trémula, y con cada nueva masacre, su reputación crecía.

El Herrero de Guerra, en su arrogancia, decidió derrotar de una vez por todas a la bestia enfrentándose directamente a ella, pero la criatura le atrapó con sus tentáculos y lo engulló de un solo bocado. Poco después, Forgefane cayó en poder de los Tiránidos.

Fuentes[]

Extraído y traducido de Lexicanum inglés.

  • White Dwarf nº 362 (Edición inglesa).