FANDOM


Genestealer 2

Robagenes, mascota del Gran Devorador, patrocina este espacio hasta que la Mente Enjambre lo convierta en biomasa. Pulsa sobre él y te mostrará la terrible gloria biológica de los Tiránidos.

El Enjambre también se alimenta de tus visitas...


La Flota Enjambre Naga fue una Flota Enjambre Tiránida, relativamente pequeña e comparación a otras Flotas Enjambre, que invadieron la Galaxia desde la Franja Este en algún lugar al norte galáctico del Imperio Tau en el 801.M41, destruyendo a incontables dominios alienígenas y devorando varios mundos Eldar. Los Eldar refieren a Naga como Shai'naid, la Serpiente Infinitamente Enroscada, y flotas desde los Mundos Astronave Malan'tai, Iyanden, y Idharae eventualmente eliminaron a Naga en el 812.M41. Pero no sin que antes la Mente Enjambre Tiránida absrbiera varias docenas de muestras de nueva biomasa, el ADN de los Eldars y demás obtuviera una experiencia valiosa sobre las capacidades militares de los Eldars.

Historia

La Liga Uluméatica

El primer gran ataque de Naga en la galaxia fue en el 012.801.M41 cuando cayó sobre la Liga Uluméatica y al cabo de días destruyó sus cuatro colonias exteriores. Los Genestealers lograron infiltrarse en los pocos cargueros de refugiados que escaparon de las colonias, y dos días después que llegaran a los Puertos Estelares de Varreyan, todo contacto con el complejo se perdió mientras los Genestealers se cobraron sus vidas. Se envió una flota desde el planeta Varreyan para destruir a toda la instalación desde órbita. Sin embargo, al hacerlo dañó su propia habilidad para rearmarse y reacomodar a cualquier otra nave espacial en la región. Durante los siguientes cinco años desde el 802.M41 al 807.M41, Naga encomendó a sus fuerzas para consumir a varias razas alienígenas menores en la frontera del espacio Uluméatico. Luego, en el 692.808.M41, Naga regresó para volver a asaltar a la Liga Uluméatica, absorbiendo el Mundo Trono de la Liga antes que las colonias restantes declararan una cuarentena total.

El Imperio

Naga atacó áreas de espacio con poca presencia Imperial, por lo que al principio, en lugar de admitir que una nueva amenaza tiránida estaba entrando a la galaxia, la gran mayoría del Administratum creyó que se trataba de un zarcillo escindido de la Flota Enjambre Behemoth que pronto moriría de hambre. No fue sino dos mil años después luego de la llegada de la Flota Enjambre Kraken que el Imperio entendió que habían otras Flotas Enjambre Tiránidas entrando en la galaxia.

La única concentración densa de Mundos Imperiales que fue invadida fue el Grupo Ybárico. Ubicado más allá de la Franja Este del Sector Vidar, habían estado aislados por Tormentas Disformes durante varios siglos. Cuando las tormentas cesaron, los mundos fueron hallados sin vida y la Flota Enjambre Naga se había ido.

Mientras Naga asaltaba a la Liga Uluméatica, llegaron rumores al Grupo Ybárico sobre una amenaza alienígena próxima y un culto conocido como el Culto del Olvido Velado creció en número en todo el Grupo. En el 909.801.M41, Naga invadió el mundo de Crimsonfall. El mundo cercano de Tern envió refuerzos, incluyendo a una compañía de Baneblades de Cadia descuidados pero operativos. Los defensores imperiales formaron sus filas tras estos poderosos tanques, pero fueron rápidamente reducidos a escombros por una progenie de Tiranofexes. Se enviaron más refuerzos desde Tern solo para ser emboscados por Incursores Eldar Oscuros en ruta, los cuales a su vez eran atrapados y destruidos por el avance de Naga. El mundo capital de Silax, el cual había caído ante la anarquía mientras el Culto del Olvido Velado se hacía más prominente, se rehusó a enviar ayuda a Crimsonfall. En el 701.802.M41, Naga devoró a Crimsonfall y entonces continuó hacia Tern la cual, habiendo enviado a muchas de sus fuerzas a Crimsonfall, fue fácilmente superado. E el 001.808.M41, Naga llegó a Silax. Sobre la superficie del planeta, los miembros de su población, incluyendo a su Gobernador Planetario, revelaron su verdadera fidelidad al Culto del Olvido Velado y se alzaron en armas contra las fuerzas de defensa leales. Ambos bandos fueron devorados cuando Naga descendió sobre el planeta.

Los Eldar

La eliminación de la Flota Enjambre Naga tuvo poco que ver con el Imperio y estuvo principalmente a manos de los Eldar. El primer ataque de Naga a los Eldar fue en el 640.801.M41 cuando de forma repentina, había devorado al Mundo Exodita de Tar-Etenil. Los gritos de agonía del planeta proyectaron una onda de choque psíquica que dañó los Espíritus Planetarios de varios Mundos Exoditas vecinos, haciéndolos presa fácil para Naga.

En el 131.809.M41, las Flotas Eldar de Malan'tai e Idharae se reunieron para atacar a los elementos líderes de Naga. Naga respondió dividiendo a sus fuerzas en dos zarcillos, el primero continuando hacia el Mundo Exodita de Halathel, y el segundo dando la vuelta y dirigiéndose al Mundo Virgen de Eth-aelas

Halathel

Los Exoditas de Halathel fueron incapaces de abandonar las almas de su estirpe contenidas en el Espíritu Planetario por lo que comenzaron a fortificar el Santuario del Espíritu Planetario mientras rogaban por apoyo a los Mundos Astronave cercanos. El primer zarcillo superó a la herida flota de Malan'tai llegando primero a Halathel, y en el 801.809.M41 lanzó varias oleadas de Esporas Micéticas sobre el planeta. Los defensores se retiraron al Santuario del Espíritu Planetario para emprender una última resistencia desesperada. Miles de Termagantes y Hormagantes se arrojaron a las paredes del santuario para que el enemigo gastara sus almacenes de munición, pero los Exoditas aguantaron por tres días y tres noches hasta que los Tiránidos pararon su asalto. Cuando los Tiránidos lanzaron su segundo asedio al santuario, éste empequeñecía al primero tanto en número como en furia. Para el ocaso, Naga había destrozado las defensas exteriores y comenzaba a derramarse entre las brechas. El Señor Exodita Wei-yannil acometió contra un Tirano de Enjambre liderando el asalto para darle tiempo a los Eldar a retirarse. Ambos combatientes fueron asesinados en la refriega - Wei-yannil derribó al Tirano de Enjambre, pero fue hecho trizas por la bestial y rampante Guardia Tiránida. Con las criaturas sinápticas muertas, el enjambre Tiránido perdió cohesión y se retiró.

Sobre Halathel, una flota fresca de Iyanden comandada por el Almirante Draech entabló combate con las Naves del Enjambre orbitando el planeta. La nave insignia de Draech, la Iluminación Favorable de la Eternidad fue destruida durante la batalla. El mano de la flota fue rápidamente tomado por su segundo al mando, un joven Príncipe Yriel, quien exitosamente lideró a la flota de Iyanden a la victoria. Sobre el planeta, el Santuario del Espíritu Planetario fue finalmente capturado cuando docenas de Trigones emergieron desde túneles subterráneos entre los muros del santuario. En menos de una hora, los defensores Eldar fueron masacrados y el Espíritu Planetario fue destruido. Yriel, sobreabrumado por la furia, dio la orden de acabar con toda vida sobre Halathel. Los sobrevivientes de la flota de Malan'tai llegaron para unirse a la limpieza.

Eth-aelas

El segundo zarcillo de Naga fue atrapado por la flota de Idharae en la frontera exterior del Sistema Eth-aelas y, encontrándose arrinconado y superado, fue destruido. Pero no sin antes asegurarse de enviar varias miles de Esporas Micéticas directo hacia Eth-aelas. Las fuerzas de tierra de Idharae descendieron al planeta, determinados a no perder otro de sus mundos, dedicándose a la larga tarea de liberar al mundo de los Tiránidos. Habiendo lidiado con el primer zarcillo, las fuerzas de Yriel llegaron y se unieron. Luego que el último Tirano de Enjambre fuera finalmente asesinado en la batalla del Pináculo de Sorrowforge, el resto de Tiránidos fue dejado sin líder y como objetivos fáciles.

La presencia de Naga como fuerza unificada había terminado. Pero no sin que los Eldar perdieran dos Mundos Vírgenes y siete Mundos Exoditas.

Sin embargo, luego de la destrucción total de Naga, una bio-nave solitaria y herida tropezó con el Mundo Astronave Malan'tai y durante sus últimas agonías lanzó sus últimas Esporas Micéticas. Nadie las detectó hasta que cayeron sobre el Mundo Astronave. Los Eldar lucharon contra estas criaturas invasoras, pero un Zoántropo único y vampiresco acabó con toda la vida en el Mundo Astronave, tomando entonces el nombre de Maldición de Malant'ai.

Leer Más

Fuentes

Extraído y traducido de Lexicanum Inglés

  • Codex: Tiránidos (5° edición)
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.