FANDOM


Maestro Administratum 3 El Archiescriba Primuscriptor, mascota del Imperio de la Humanidad, ha marcado este artículo como propiedad del Adeptus Terra. Pulsa sobre él para aprender más sobre los dominios del Emperador.

El conocimiento es poder. Guárdalo bien.

Lejos de Terra, en el extremo de la zona de Mordant, podemos encontrar una pequeña formación de planetas denominada "El Fenómeno de Crassus", en honor de su descubridor, el infame Inquisidor Ovidius Crassus.

Donde las estrellas se cruzanEditar

Lo que antaño fueron dos sistemas solares completamente independientes, desde hace milenios se han unido en una única y sola constelación. Se atribuye la causa de este fenómeno a la inminente muerte de la estrella Vadimo, cuya vida restante empieza a contarse en siglos. A medida que la estrella se ha ido apagando y perdía masa, cada vez ejercía menos gravedad, hasta el punto de quedar atrapada en la gravedad de la enorme estrella Cremona.

Así fue como las dos estrellas y sus sistemas planetarios iniciaron su último y trágico baile mortal. Los giros de Vadimo, la moribunda estrella y el único planeta que le queda, Aous, hace siglos que se ha solapado con las órbitas de los cuerpos celestes de Cremona.

Los habitantes de "El Fenómeno de Crassus", aunque escasos comparados con otros sistemas solares, fueron impasibles testigos hace poco más de un siglo del increíble poder destructor de este fenómeno, cuando Gaurus del Sistema Cremona colisionó con el pequeño planeta Volsci, perteneciente al foso gravítico de Vadimo. La pequeña colonia instalada en Gaurus, fue erradicada en un abrir y cerrar de ojos junto todo el planeta Volsci. Gaurus, sigue aún orbitando alrededor de Cremona, en constante recordatorio del funesto destino que les depara al resto de planetas.

Existen demasiadas variables para saber a ciencia cierta si habrá más colisiones en un futuro cercano ni cuando ocurrirán. También se desconoce si la muerte de Vadimo significará la muerte de toda la constelación, puesto que puede llegar a estallar produciendo una supernova... Solo el tiempo dará respuesta a todas estas preguntas, pero lamentablemente, los habitantes de Pistoria van a conocer su destino mucho antes.

Los PlanetasEditar

PistoriaEditar

Pistoria es un planeta extraordinariamente rico en numerosos minerales y catalogado como Mundo Minero. Debido a su extrema cercanía al sol Cremona, la elevadísima y constante radiación hace que los minerales se formen con extrema facilidad. La vida en Pistoria, tan solo es posible gracias a la enorme Base Espacial El Escudo, que tiene en órbita, cuya única función es escudar las zonas pobladas de la radiación y del calor emitidos por Cremona. Las zonas habitadas de Pistoria son oscuras y siniestras, donde los habitantes viven cortas vidas, luchando por sobrevivir entre el trabajo forzado y el miedo constante producido por "El Fenómeno de Crassus".

La población de Pistoria es de unas 300.000 personas aproximadamente.

Base Espacial El EscudoEditar

Los planos de la Base Espacial El Escudo están perdidos en la prehistoria galáctica, y la Humanidad, si es que es realmente la autora de esta construcción, hace milenios que perdió la habilidad de construir semejantes estructuras. Desde hace siglos los equipos de mantenimiento de Pistoria mantienen una constante batalla con la estación para que El Escudo se mantenga activo. A pesar de que sin la base espacial, los habitantes de Pistoria estarían ya condenados, por azares del destino casi seguro que ya lo están.

TelamonEditar

Este gigante de gas, Telamon, tiene poca importancia, debido a su elevada toxicidad de su impactante atmósfera. Se experimentó para fabricar bombas y granadas con su gas, y se produjo un número limitado de granadas de gas modelo Telamon, aunque debido a su inestabilidad, y la tendencia del gas por corromper y oxidar el bote donde se almacenaba y causar su involuntaria explosión, hizo que se retiraran rápidamente del equipamiento de las Fuerzas de Defensa Planetaria.

VesuviusEditar

Conocido por el sobrenombre del Ojo Carmesí, este planeta desierto gana su nombre al oscuro color rojizo de sus arenas. Constantes tormentas y vientos huracanados recorren la maltratada superficie del planeta Vesuvius haciendo la vida prolongada en su superficie imposible.

GaurusEditar

El segundo planeta más habitado del Sistema Cremona, Gaurus estaba destinado a la gloria. Haciendo de puerto de intercambio para toda la exportación de Pistoria, permitía a las enormes naves de transporte de la Flota Imperial cargar los minerales procedentes de Pistoria a una distancia de seguridad del ardiente sol de Cremona. El destino sonrió a Gaurus con una pérfida y malvada sonrisa cuando un aciago día puso en el camino de su órbita a Volsci, un planeta diez veces más pequeño que Gaurus procedente del sistema de Vadimo, con el que colisionó. Volsci se pulverizó en un instante, erradicando toda la vida sobre la superficie de Gaurus, y dejando tras de sí un planeta muerto, mudo testigo de la impotencia de la humanidad frente la incalculable fuerza de la naturaleza.

TyndarisEditar

Tyndaris es un planeta con fuerte actividad volcánica por lo que no atrae a muchos colonizadores. A pesar de ello, en su polo norte se ubica una iglesia imperial dedicada al culto del Emperador y defendida por Hermanas de Batalla.

AousEditar

El único hijo que le queda al moribundo sol Vadimo, parece que quisiera escaparse de su mortal atracción, como si supiera el destino que le depara en caso de quedarse en su foso gravítico. Aous no contiene vida, más allá de su fauna, y de un antiguo y abandonado puesto de avanzada Eldar.

Los SolesEditar

CremonaEditar

Cremona es una estrella relativamente grande, y el motor económico de su sistema solar, ya que sino fuera por su intensa calor y radiación Pistoria no produciría los cristales y minerales por los que es famosa. Sin el increíble rendimiento de su sol, Pistoria no sería más que otro tórrido planeta desértico, donde las dificultades de colonización jamás justificarían los gastos de crear una colonia minera.

VadimoEditar

Casi como si la estrella tuviera conciencia y supiera que se está muriendo, está orbitando por el espacio, capturado por la gravedad del sol Cremona . No se puede medir de forma exacta la vida que le queda a una estrella, pero se estima que a Vadimo le debe quedar menos de un milenio de vida.

El informe ArcángelEditar

Si los habitantes de Pistoria hubieran tenido tiempo para formular apocalípticas teorías, nadie se hubiera imaginado el fin que le esperaba. Enterrado profundamente bajo la rocosa superficie del planeta se encuentra un artefacto, escondido desde mucho tiempo antes que la civilización humana saliera de su cuna y empezara a navegar las estrellas. Al ser descubierto, fue inmediatamente asignado a un nivel de seguridad y secretismo máximo por la Inquisición, bajo el nombre clave de "Arcángel".

Ahí se quedó, durante años y años en el olvido, hasta que siglos más tarde, cuando la Biblioteca de San Leor fue saqueada, cayó el velo de secretismo que cubría este informe inquisitorial, sellando con ello el destino de Pistoria.

Desde las más remotas esquinas de la Galaxia, codiciosos ojos fijaron sus anhelos y miradas en Pistoria. Todo tipo de flotas zarparon rumbo a este sistema, se sellaron pactos y juramentos oscuros y más de un millón de guerreros se pusieron en camino hacia un mundo con una población de apenas trescientas mil almas.

Las continuas excavaciones que durante siglos han agujereado la superficie de Pistoria han tenido también sus consecuencias... algo se está despertando bajo la superficie del planeta. Al principio fueron pequeños indicios. Para cuando empezaron a llegar los ecos de la tormentosa guerra que iba a estallar, ya hacía más de dos siglos que insidiosamente la presencia del Arcángel se hacía notar. Las mentes más catastrofistas o quizás las más sagaces, culpan de la presencia del Arcángel del lento viaje del sol Vadimo hacia Pistoria, ya que según sus lecturas, no es la gravedad de Cremona la que está atrayendo la moribunda estrella, sino algo sumamente más siniestro.

Una herencia mortalEditar

¿Qué es entonces Arcángel? Realmente nadie lo sabe, la información acerca del Arcángel es muy incompleta, y el hecho de que nadie haya podido acceder al informe completo, sino solo fracciones de él, ha hecho que las interpretaciones de dicha información sean muy dispares.

Hay quien considera que bajo la superficie de Pistoria , hay una entidad, un semidiós o demonio atado en una prisión de roca desde hace billones de años. Los más académicos consideran que es una copia funcional de un generador de gravedad gigante, historias de las que siempre se ha oído hablar pero hasta la fecha no se ha encontrado ningún ejemplo. Los más belicosos, consideran que en el núcleo del planeta se encuentra un arma con un poder capaz de destruir incluso a una estrella.

Sea por el motivo que sea, se han formado dos facciones bien diferenciadas, no unidas por sus creencias, sino más bien por su necesidad. Los generales de ambos bandos, o bien buscan traer la destrucción a Pistoria y a grandes porciones de la Galaxia o bien buscan salvar Pistoria de su destino y usar el Arcángel para enmendar este entuerto.

Frases célebresEditar

  • "En ruta hacia el Sistema Mirak, he localizado un fenómeno cósmico. Nuestras lecturas sugieren que dos sistemas solares se han fusionado. Pido permiso para profundizar en la investigación y asegurarme que esta extraña malformación planetaria no sea obra de la hechicería" - Informe de exploración del Inquisidor Ovidius Crassus.
  • "-El Emperador protege...- el guardia Mornus escribía una plegaria con su pie en la oscura superficie de Gaurus. Era como caminar sobre cristal, la arenilla requemada desde el choque con Volsci, había adquirido un aspecto verde oscuro, sus pesadas botas rompían la superficie, por donde caminaba dehando expuesto la antigua superficie de arena blanca. -Soldado Mornus, prosiga, ¿acaso he dado la orden de descansar?- Las palabras del sargento irrumpió los pensamientos de Mornus, éste miró una vez más al suelo, y con la punta de su pie borró lo que había escrito en el suelo...".
  • "La grácil figura del Xenos se movía con tranquilidad, la masa de soldados del Imperio se abría lentamente alrededor suyo, entre murmullos y miradas, como si estuvieran cara a cara con un animal de los antiguos cuentos de fantasía de Terra. Cuando llegó al centro de la habitación, hizo una reverencia al Comandante Imperial, que se la devolvió por compromiso. La verdad es que no quería la ayuda de los Xenos, pero parecía ser que era la única forma de evitar que el arma cayera en manos del enemigo..."

FuentesEditar

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.