FANDOM


Legión de la Cruz de Hierro
El contenido de este artículo pertenece a la saga No Oficial de Balhaus, que ha recibido el Sello de Calidad Wikihammer.

¡Disfrútala!

Femtobot II

Femtobot actuando a nivel celular

Los Femtobots son dispositivos de tamaño femtométrico creados gracias a los avances tecnológicos logrados en el Miclo VII (M42) por los científicos balhausitas, involucrando asimismo las capacidades del Volksicht como base inicial de su desarrollo para permitir una evolución específica.

DescripciónEditar

Considerados como una evolución práctica y con mayores posibilidades que los nanobots, los femtobots replican las mismas capacidades y desarrollan muchas otras gracias no sólo a lograr tasas de reducción más profundas sino también a la optimización de sus necesidades energéticas, involucración de IAs distribuidas y programación sinérgica de sus tareas.

La aplicación de la femtotecnología supone una nueva generación de dispositivos que pueden operar en cualquier entorno, permitiendo así mejoras en distintos procesos médicos, industriales y militares en primera instancia.

Los femtobots son construidos inicialmente mediante procesos de ultra-precisión gracias a nanobots de actuación dirigida, generalmente elementos dedicados exclusivamente al ensamblaje femtométrico y programados mediante patrones de construcción específica, pudiendo así producir grandes cantidades de unidades en tanques líquidos cuyo contenido dispone de los elementos químicos necesarios.

De esta forma, un tanque lleno de líquido rico en partículas metálicas, proteínas y células básicas permite que un flujo determinado de nanobots pueda construir en este entorno una cantidad de femtobots que, a su vez, puedan repetir las mismas secuencias de elaboración multiplicando exponencialmente su número.

Una vez alcanzada la saturación crítica, estos mismos femtodispoitivos pueden ser programados en su conjunto para realizar una labor específica, controlados por una IA distribuida capaz de dispersar sus núcleos a través de la misma población de femtobots, evitando así la posible pérdida de control de los aparatos en caso de deterioro o desaparición de la unidad central.

A los conjuntos inertes y todavía no programados de Femtobots se los conoce como Flussinert, que traducido del Herrin viene a significar fluido inerte, el cual adquirirá capacidades específicas cuando la IA que los controla sea programada para realizar una tarea concreta. El control de la IA sobre los femtobots se establece mediante señales condificadas e irreproducibles ligadas al propio ADN del huésped desde el momento de su inoculación, lo cual crea un vínculo de código indescifrable que sigue complejos patrones de conversión dinámicos y encriptados mediante cadenas de información relacional.

La producción femtobótica requirió de una inversión elevada en sus comienzos, pero una vez estandarizado el proceso de obtención del Flussinert se midió que los costes eran mucho más reducidos que los de la producción de nanobots, pues su naturaleza completamente artificial los hacía reprogramables, no requerían ensamblaje biológico, sus componentes eran mucho más abundantes al tratarse de materia molecular y su duración era indefinida.

ClasificaciónEditar

A diferencia de los nanobots, cuyas tareas específicas y composición semiorgánica requieren de una regeneración peiódica, los femtobots superan esa barrera gracias a su avanzada tecnología, la cual les permite adecuarse al entorno, desarrollar capacidades miméticas que permiten su asimilación y no depender de una estructura viva en su propia naturaleza, pues sus componentes les permiten una evolución dirigida y constante que los adapta inmediatamente al medio donde deben operar.

El Flussinert es reprogramable, lo cual significa que una vez terminada una labor los femtobots que lo componen pueden realizar cualquier otra, permitiendo así que una única inoculación en el sujeto pueda reportar distintos beneficios.

Atendiendo a la naturaleza de estas posibilidades, las aplicaciones son variadas.

MédicasEditar

Los femtobots, al tratarse de elementos externos a los organismos naturales, presentan un problema cuando permanecen demasiado tiempo en un organismo no adecuado, que es la aparición de la enfermedad conocida como Pirexelia. Debido a esto, un balhausita común no puede contar con la presencia continuada de femtobots en su cuerpo, ya que llegado a un punto la enfermedad se manifestará y sufrirá las consecuencias de ello.

Es por esto que sólo organismos más resistentes como los de los legionarios son capaces de tolerarlos de una manera cosntante, mientra sque su aplicación en los balhausitas corrientes se hace de manera temporal para el tratamiento de afecciones específicas, generales o localizadas, produciendo un resultado óptimo pero que no puede prolongarse a lo largo del tiempo sin efectos colaterales no deseados.

Adicionalmente, en el caso de los legionarios, los femtobots son empleados como evolución de los nanobiobots, si bien no requieren de la GIRC para su funcionamiento y determinación de tareas, ya que la IA distribuida que los controla ejerce como medio director de sus actividades, determinando qué femtobots se dedican a qué labor específica, incluyendo también el ensamblaje de otros femtobots cuando es necesario y existen los medios para ello (moléculas químicas requeridas para su creación).

En el caso de inoculación temporal en organismos menos resistentes, los femtobots actúan exactamente de la misma manera que los nanobiobots, pero su eficacia es mayor al poder incluso actuar a niveles mucho más bajos y sobre cualquier estructura por compleja que esta sea. Una vez realiada su función, se desactivan inmediatamente.

MilitaresEditar

La eliminación de la GIRC supone también una nueva generación de soldados, los cuales ya no necesitan de un implante externo para asegurar el funcionamiento de los femtobots en su organismo y son lo bastante resistentes como para poder soportar el exceso biorrítmico derivado de su actividad.

Los femtobots optimizan los procesos orgánicos, aumentan la resistencia y optimizan las capacidades físicas en general, además de incrementar significativamente sus efectos dado que se trata de elementos dirigidos, adaptables y de acción constante, reduciendo sus tiempos de actuación a más de la mitad que sus predecesores los nanobiobots.

IndustrialesEditar

La aplicación de femtobots en procesos de sintetización de sustancias como catalizadores o aceleradores de los procesos químicos reducen notoriamente su duración, haciéndola más efectiva al integrar los componentes a nivel molecular.

La inclusión de estos ingenios en sustancias como el Cermaflex producen que su consistencia aumente en un porcentaje muy elevado, convirtiéndolo en un elemento capaz de soportar tensiones y desgastes inmensamente altos.

La obtención del Femtalio es también una de las aplicaciones más conocidas, aunque la integración de femtobots con aleaciones metálicas han dado lugar a una gran cantidad de variantes con multitud de posibilidades.

En última instancia, la mezcla de femtobots con Dermaplez ha dado lugar a una nueva generación de tejidos de alta resistencia, miméticos y capaces de adaptarse a condiciones cambiantes reconfigurando su estructura ya no sólo permitiendo alterar su apariencia, sino que también pueden imitar consistencias y formas transformando la superficie de acuerdo con diversos parámetros de rugosidad o angulosidad.

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.