FANDOM


Tecnosacerdote Wikihammer 4 El Adepto Sabiondus, mascota del Adeptus Mechanicus, protege este saber; pues es parte del Omnissiah. Pulsa sobre él para aprender más sobre los adoradores del Dios Máquina.

El Omnissiah sabe todo, comprende todo. Tus visitas honran al Dios Máquina.

Khorne medio sin fondo

Cerberus el Rebañacráneos, mascota de los Poderes Ruinosos, patrocina este espacio para honrar a sus demoníacos señores. Pulsa sobre él y te introducirá en los misterios del Caos.

¡Sangre para el Dios de la Sangre! ¡Visitas para los artículos del Caos!


Eydolim es un Mundo Santuario imperial conocido sobretodo por haber sufrido la Batalla de la Puerta del Águila a finales del M41. La capital planetaria es la ciudad amurallada de Eydol.

HistoriaEditar

Eydolim es un planeta densamente poblado y gobernado por el Adeptus Ministorum. Es considerado un lugar santificado, el lugar donde ocurrieron los Milagros de Lumina, planeta natal de San Konaldine y leal bastión de fe durante la Herejía de Horus.

Eydolim es un antiguo mundo con una larga historia que se remonta a la Era Oscura de la Tecnología, aunque la mayor parte de información de ese periodo se perdió hace mucho tiempo.

Durante la Gran Cruzada, el planeta fue reclamado para el Emperador por la Legión de los Portadores de la Palabra bajo el mando de Kor Megron. Bajo la dirección de los Portadores de la Palabra, Eydolim se convirtió en un bastión de fanáticos que adoraban al Emperador y lo consideraban un Dios viviente. Cuando el Emperador puso fin a estas prácticas, Lorgar inició su camino hacia la adoración de los Dioses del Caos. Kor Megron y su Compañía, estacionados en Eydolim, abandonaron el planeta para luchar contra el Emperador al que antes adoraban.

Las fuerzas del Caos solamente volvieron al planeta diez mil años más tarde en la Batalla de la Puerta del Águila.

FuentesEditar

Extraído y traducido de Lexicanum Inglés.

  • Warhammer 40,000: Reglamento (6ª Edición).
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.