Wikihammer 40k

Abierto plazo de presentación Certamen de Relatos Wikihammer + Voz de Horus ¡Entérate aquí!

LEE MÁS

Wikihammer 40k
Advertisement
Wikihammer 40k
11 508
páginas
Impriwars banner.jpg

Todoestrategia banner.jpg

"Con mi voluntad yo te niego, con mi corazón yo te rechazo, con mi mano yo te destruyo; monstruo del vacío, a la nada arrojo tu ennegrecida alma..."

Del Liber Exorcismus

Los Exorcistas (Exorcists en inglés) fueron creados durante la 13ª Fundación, la llamada "Fundación Oscura", ocurrida en algún momento entre el 35º y 36º Milenio, antes del comienzo de la Era de la Apostasía. Los Exorcistas fueron Fundados como parte de un altamente clasificado experimento imperial para crear Marines Espaciales que fueran inusualmente resistentes a la posesión demoníaca y la corrupción del Caos. Como parte de su iniciación en el Capítulo cada Astartes ha sido de hecho forzado a servir como huésped demoníaco por un breve período antes de expulsar a la vil criatura a la Disformidad mediante la intervención de un Inquisidor.

Los detalles de la Fundación del Capítulo no están simplemente perdidos en las brumas del tiempo, no obstante, pues nunca han sido accesibles hasta para los más altos cargos. Todo lo que puede averiguarse es que los archivos fueron sellados por orden expresa e irreversible de uno de los Altos Señores de Terra, nada menos que el Representante Inquisitorial de Senatorum Imperialis. Esto ha llevado a algunos a postular que los Exorcistas fueron creados por orden de la Inquisición, o quizás como resultado de su consejo. Qué oscura misión requiere de la Fundación de un Capítulo de Marines Espaciales entero es desconocido, pero ciertamente, los Exorcistas son únicos en muchos aspectos.

En ausencia de hechos concretos, la especulación ha aumentado, y hay quienes ven a los Exorcistas con desconfianza, señalando que parecen haber estado presentes en más de las zonas de guerra asoladas por el Caos. Combinado con los raros destellos de las extrañas tradiciones y prácticas de culto de los exorcistas, esto ha sido suficiente para provocar acusaciones de herejía. Por infundadas que sean, estas ideas han encontrado apoyo entre algunos de los defensores más entusiastas del Imperio, incluidos los Templarios Negros. Este es un punto de considerable ironía, ya que en verdad los dos Capítulos comparten el mismo primogenitor: el noble Primarca Rogal Dorn.

Los Exorcistas se adhieren en la mayoría de los sentidos a los preceptos del Codex Astartes, siendo la única diferencia notable el hecho de que mantienen no diez, sino doce Compañías. En lugar de sólo una Compañía de Exploradores, los Exorcistas mantienen un total de tres, y aunque la razón de esta divergencia nunca ha sido explicada abiertamente, se piensa que se debe a los esotéricos y arduos procesos de selección a los que los Neófitos son sometidos. La naturaleza exacta del entrenamiento y condicionamiento del Capítulo sigue siendo un misterio para la mayor parte del Imperio por una buena razón, pero hay algunos eruditos imperiales que han conjeturado correctamente que los Neófitos son deliberadamente expuestos al contacto con los viles habitantes de la Disformidad con la esperanza de se harán fuertes en el proceso, o sean asesinados por éste. De ser cierto, esto ciertamente podría explicar el alto número de Neófitos que, por la razón que, no sobreviven al servicio de una de las Compañías de Exploradores para convertirse en plenos iniciados del Capítulo. Esto es en gran parte especulación, pues si tales prácticas fueran a reveladas, ni siquiera un Capítulo de los poderosos Adeptus Astartes estaría libre de acusación por la Inquisición a causa de tal crimen.

Concebidos como un Capítulo compatible con el Codex, los Exorcistas fueron creados a partir de la resistente semilla genética de los Puños Imperiales, y pronto se distinguieron como dignos vástagos de Dorn. En los primeros años del Capítulo, los Exorcistas demostraron adaptarse a muchos desafíos estratégicos diferentes, ya sea luchando junto a otras fuerzas imperiales o abriendo su propio camino de destrucción a través de los enemigos del Emperador. Pero cuando los Exorcistas se desplegaron para liberar el devastado mundo demoníaco de Totem IV, el destino del Capítulo cambió para siempre.

Historia del Capitulo y Totem IV

Los colonos del Sistema Tótem se habían enorgullecido durante mucho tiempo de su espíritu independiente, y cuando dieron la alarma de que estaban siendo atacados, la invasión liderada por el Gran Demonio Keriath el Envuelto ya estaba muy avanzada. Los Exorcistas fueron los primeros en responder, y al aterrizar en el planeta cardinal Totem IV, fueron inmediatamente acosados ​​por una enorme anfitrión de engendros de disformidad de Tzeentch. Aunque estos horrores sobrenaturales tenían el número suficiente para abrumar a los astartes, la resistencia de espíritu de los exorcistas era formidable incluso en la medida de los marines espaciales. Ya sea por algún capricho de la genética o la voluntad invisible del propio Emperador, se encontraron capaces de superar el toque corruptor de hechiceros y demonios en situaciones que otros considerarían desesperadas. Así sucedió en Totem IV, mientras los Exorcistas avanzaban audazmente a través de los devastados paisajes urbanos del planeta, sufriendo daños físicos considerables pero sin ceder a los asaltos que sus retorcidos enemigos realizaban en sus mentes. Enfurecido por la extraña resistencia de los Exorcistas a los dones mutagénicos de Tzeentch, Keriath el Envuelto buscó a su líder, el Maestro del Capítulo Enoch Trismegistus, y lanzó toda su esencia psíquica a la mente del estoico Marine Espacial. Incluso la mayor resolución de los Exorcistas no fue una defensa contra una entidad tan poderosa, y el Maestro del Capítulo sucumbió a la posesión. Sin embargo, la victoria de Keriath no fue completa; aunque el demonio habló a través de la boca de su anfitrión e hizo mucho daño a la posición de los exorcistas, internamente Trismegistus siguió luchando, librando una desesperada batalla de voluntades contra el demonio y poniendo a prueba sus propias defensas. Si bien esta terrible experiencia tuvo un gran impacto en la psique del Maestro del Capítulo, le otorgó una profunda comprensión de las debilidades de su enemigo y despertó una medida de su propia capacidad psíquica latente. En una hazaña de inmensa fuerza mental, se acercó a la mente del Bibliotecario Jefe Goetos, y juntos los dos Exorcistas sacaron a Keriath y lo desterraron del espacio real.

Exorcistas luchando contra Demonios.jpg

Las consecuencias de este episodio fueron trascendentales tanto para Trismegisto como para su Capítulo. Desconocido para los exorcistas, una secta inquisitorial radical conocida como los plutonianos ya habían desarrollado sospechas sobre la inusual resistencia espiritual del Capítulo y había incrustado a un informante en una posición de baja categoría dentro del Comando del Capítulo. Cuando este espía informó sobre la posesión de Trismegistus, los plutonianos actuaron rápidamente, afirmando su autoridad como agentes de Ordo Malleus para relevar al Maestro del Capítulo del mando y establecer cuartos especialmente construidos en el mundo natal del Capítulo, Banish. Aquí Trismegisto fue interrogado implacablemente. Sólo después de muchos meses, el Marine Espacial fue absuelto y reinstalado como amo de sus hermanos. Sin embargo, esto fue solo el comienzo.

En el curso de sus interrogatorios, los plutonianos le habían expuesto a Trismegistus sus propias teorías radicales sobre la posesión demoníaca y cómo su uso controlado podría ser un arma paradójica en la guerra contra el Caos. Quizás rompieron su silencio por vanidad, esperando que el Maestro del Capítulo se enfrentara pronto a las llamas del olvido. Pero Trismegisto había bebido del vasto intelecto de Keriath el Envuelto y se dio cuenta del genio deformado del plan de los Inquisidores. Una vez que su pureza fue probada más allá de toda duda, hizo su propia propuesta radical a los plutonianos, comprometiendo a sus incorruptibles hermanos como socios en su causa.

Actuando en el mayor secreto, los plutonianos permanecieron en Destierro permanentemente para supervisar un programa que se enfrentaría con indignación si fuera conocido por todo el Imperio. Entrar en una instalación prohibida conocida como los Salones de Templado, cada nuevo recluta de Exorcistas - y cada obediente existiendo en rrior - estaría sujeto a posesión demoníaca como lo había sido Trismegistus, aunque por entidades de mucho menor poder y bajo condiciones estrictamente controladas. Después de un período de intensa supervisión y escrutinio, el Inquisidor expulsaría al demonio y devolvería la víctima al cuidado del Capítulo para una nueva fase de recuperación y reflexión. Así comenzó un ritual de iniciación único que continúa hasta el día de hoy. Aquellos que emergen con éxito de la terrible experiencia tienen inquietantes cicatrices físicas y mentales, pero también exhiben cualidades que, en opinión de los plutonianos, justifican la brutal prueba. El proceso parece hacer que los Exorcistas sean aún más intrépidos y resistentes a la corrupción demoníaca, y ofrece a cada hermano de batalla revelaciones personales de la naturaleza de la humanidad demoníaca que les serán de gran utilidad en los enfrentamientos posteriores con los Poderes Ruinosos. Cualquiera que sea el verdadero alcance de estos cambios, los Exorcistas mantienen un silencio sepulcral sobre todos los asuntos del entrenamiento y la tradición del Capítulo, sabiendo que incluso una sola ruptura del secreto podría ser su ruina.

Poco después de que los plutonianos comenzaran su trabajo, quedó claro que los exorcistas no solo eran capaces de soportar la posesión demoníaca. Sus formas corporales también resultaron extrañamente adecuadas para retener cualquier entidad que no fuera desterrada con éxito. En una serie de experimentos horribles, los plutonianos descubrieron que los cuerpos vivos de los iniciados fallidos eran capaces de mantener prisioneros a un número indefinido de demonios, y algunos sujetos se saturaban tanto de engendros de disformidad que eran sostenidos en un estado de tortura inmortal, sus cuerpos soportando durante siglos mientras sus mentes se partían. Incluso en este fin innoble, sin embargo, los exorcistas encontraron un uso para sus hijos caídos. Si estos Rotos no podían servir al Capítulo en el campo de batalla, al menos podrían vivir como recipientes de encarcelamiento, albergando en su carne la miríada de entidades expulsadas de los iniciados exitosos: seres inmortales que de otro modo podrían regresar a la disformidad y dispersar a los Exorcistas. 'secretos más profundos a lo largo y ancho. Así surgió la más escalofriante de todas las prácticas llevadas a cabo dentro de los Salones del Templado, y durante milenios, el número de Malditos Rotos ha seguido creciendo.

Señor del Capitulo Exorcistas.jpg

Sin embargo, alojar tales naves del mal en Banish sería increíblemente peligroso. Como el Apothecarion se preocupa por retener solo la semilla genética intacta de los iniciados exitosos, los Rotos son enviados al espacio profundo bajo protocolos de máxima seguridad, para vivir sus incontables años dentro de una prisión secreta conocida como Purgatomb. Dentro de las oscuras entrañas de este inmenso bastión a la deriva, los Rotos se retuercen y gritan, encerrados dentro de las paredes hiperdensas de sus celdas protegidas. Durante unos cinco milenios, el Purgatomb ha servido a los sombríos propósitos de los exorcistas, y sin embargo. su ubicación se ha dado a conocer en ocasiones, su abominable contenido nunca ha sido conocido por ningún aliado o enemigo. Esto está bien, como si incluso un solo Roto escapara, las consecuencias para el Capítulo, tal vez incluso para el Imperio mismo, serían catastróficas.

Historia de su Creacion

Este misterioso pero noble Capítulo es a la vez el epítome de los valores del Adeptus Astartes y un enigma. Los Exorcistas han salvado muchos mundos y derrotado muchos grandes adversarios al servicio del Emperador de la Humanidad. Los Exorcistas son el segundo Capítulo de Marines Espaciales conocido creado durante la misteriosa 13ª Fundación (la llamada "Fundación Oscura"), junto a los igualmente misteriosos Espectros de la Muerte. La naturaleza exacta y origen de la semilla genética usada en la creación de los Exorcistas se han mantenido clasificados por una Bula Absoluta especial del Representante Inquisitorial de los Altos Señores de Terra emitida por el Senatorum Imperialis en la época de la fundación del Capítulo, pero muchos especulan que son de hecho el único Capítulo Sucesor de los reverenciados Caballeros Grises, aunque a dia de hoy sabemos a ciencia cierta que descienden de los Puños Imperiales.

Lo que sí se sabe es que los Exorcistas han mantenido un duradero vínculo con la Inquisición. Algunos incluso han susurrado que están íntimamente envueltos con ciertas facciones de la hermética Ordo Malleus. Es más que probable que el carácter único del Capítulo haya sido enormemente influenciado por el patrocinio y planes de las Ordos Inquisitoriales, y bien puede ser que la Inquisición haya ordenado la creación del Capítulo, ya sea como un gran experimento o para algún propósito singular.

El Capítulo fue creado a través de experimentos secretos de la Inquisición en los cuales sujetos de experimentación eran deliberadamente expuestos a ser poseídos por Demonios temporalmente antes de que fuesen expulsados por Inquisidores de la Ordo Malleus. Hubo bajas, pero la mayoría de los sujetos de experimentación sobrevivieron y emergieron inusualmente capacitados en los modos de combatir Demonios, como había esperado la Inquisición. Esto también ha causado que los sujetos no tengan señal psíquica que los psíquicos puedan detectar. Los sujetos de pruebas originales, unas dos Compañías (200 Marines Espaciales) fueron liberadas en un planeta infestado de Demonios donde demostraron resultados extremadamente impresionantes, alcanzando un ratio de muertes de 97:1. Después de esta prueba, el Capítulo de los Exorcistas fue totalmente fletado y autorizado a comenzar el reclutamiento hasta que alcanzaron la fuerza plena requerida de 1.000 Astartes, todos los cuales fueron sujetos a los mismos experimentos de posesión demoníaca antes de convertirse en Neófitos plenos del Capítulo.

Los Exorcistas han sido desde entonces aprobados como un Capítulo oficial y a menudo están envueltos en operaciones supervisadas por la Ordo Malleus de la Inquisición, aunque los archivos de su creación fueron sellados por orden del Representante Inquisitorial del Senatorum Imperialis.

Era Indomitus

Desde el surgimiento de la Gran Grieta, la galaxia ha sido acosada por horrores de la disformidad y levantamientos heréticos en una escala sin precedentes, y la reconocida incorruptibilidad de los Exorcistas nunca ha estado más necesitada. Como resultado, las fuerzas de ataque de los exorcistas se han desplegado por todas partes, algunos incluso se han sumergido en las sombras del Imperium Nihilus, su misión es combatir las fuerzas impías que se rumorea que se aprovechan de los mundos imperiales allí.

Cuando los refuerzos de Primaris fueron enviados a los Capítulos de Marines Espaciales, la flota de los Portadores de la Antorcha con destino a Banish se enfrentó a intensos y repetidos asaltos demoníacos, hasta el punto de que los Comerciantes Renegados que viajaban con la flotilla llegaron a considerar la misión como una maldición. En privado, incluso los Adeptus Custodes adjuntos a la flota murmuraron que tal atención de los Dioses Oscuros era realmente siniestra. En la dura lucha que resultó, todos los de la flota de Los Escudos Grises cayeron en acción, y cuando las maltrechas naves Portadoras de la Antorcha llegaron a los Exorcistas, los Magi Biologis pudieron presentar al Capítulo solo las tecnologías detrás de la creación de Primaris Space Marines, sin ninguna prueba viviente de los guerreros que Belisarius Cawl había preparado. De todos modos, este don de la tecnología se adaptaba bien al mando del Capítulo ya los plutonianos. Criar a sus propios iniciados Primaris en Banish permitiría monitorear de cerca el entrenamiento desde sus primeras etapas, para detectar cualquier signo de incompatibilidad con el rito de iniciación. No hubo tales señales. La resistencia innata de los Exorcistas a la influencia demoníaca también parecía estar presente en los reclutas de Primaris, lo que indica además que una peculiaridad en la semilla genética del Capítulo era responsable de la anomalía. En cuanto a las causas fundamentales de este fenómeno y por qué regalos similares no se presentan en los Puños Imperiales o sus otros sucesores, no se arrojó más luz.

No obstante, los extraños ritos de iniciación también dejaron su huella en los sujetos de Primaris. En las zonas de guerra donde lucharon junto a otros Capítulos cuyos hermanos de batalla no habían soportado una exposición forzada a los demonios, las diferencias sutiles entre los elementos de Primaris eran evidentes. Una y otra vez, los de los Exorcistas parecían más incondicionales frente a los engendros de disformidad, pero también eran más propensos a decisiones inexplicables y cambios de humor.

Acciones notables

Bibliotecario del Capítulo se enfrenta a un Hechicero del Caos

  • Guerra de Aschen (300-307.M40) - La Guerra de Aschen fue una serie de revueltas menores e incursiones del Caos que estallaron a través del Subsector Aschen en el 300.M40, después de que un sangriento Culto inspirado por el Caos se sublevase en el Mundo Cardenalicio de Dimmamar revelando cuán débil se había vuelto el control imperial de la región circundante. Lentamente despojada de muchas de sus defensas en el transcurso de varias generaciones para atender las necesidades de otros apremiantes conflictos cercanos, esta región fronteriza estaba pobremente equipada para evitar la catástrofe cuando se produjo. Muy rápidamente se desarrolló una guerra a tres bandas entre los atormentados protectores imperiales de los mundos de Aschen, los cultistas Caóticos que habían incorporado varias guarniciones de defensa planetaria a su causa y los merodeadores Orkos que salían en masa cruzando el borde del cercano Cúmulo de las Fauces Sangrientas. La contrainvasión imperial fue liderada por las fuerzas combinadas de dos Capítulos de Marines Espaciales: Los Exorcistas y los Manos Oscuras, apoyados por los Regimientos 54º y 60º de Rifles de Necromunda y las Hermanas de Batalla de la Orden del Corazón Valeroso. Los Exorcistas se dieron cuenta rápidamente que una de las claves para la victoria podría ser localizar y destruir al único maestro oscuro de muchos nombres que acechaba detrás de los divergentes Cultos al Caos en la región, una demoníaca criatura que era conocida en Dimmamar como el Dios Cornudo. El Dios Cornudo, una criatura de sombra y malicia, era un maestro de los pactos infernales que se había llenado con las almas que sus siervos habían sacrificado. Cuando los Exorcistas acorralaron finalmente al Príncipe Demonio en las laberínticas ruinas prehumanas del Mundo Muerto de Belphago, fue asistido por miles de seguidores fanáticos y varias bandas de guerra de Marines Espaciales del Caos de los Amos de la Noche que había atado a su voluntad. Lo que siguió fue una de las más duras luchas y costosas acciones en la historia del Capítulo, pues los Exorcistas, con la ayuda de un equipo de asalto de la Ordo Malleus apresuradamente reunido, se abrieron paso a través de olas de ataques suicidas de los cultistas y de hábiles emboscadas y atroces asaltos de los Amos de la Noche antes de enfrentarse a los demonios de llamas oscuras que servían al Dios Cornudo. En el esfuerzo titánico final, entre las ruinas caídas de un templo xenos a los Dioses Oscuros más viejo que la historia del Hombre, la élite de la Guardia Enochiana de los Exorcistas y un puñado de supervivientes Inquisidores y sus Acólitos se enfrontaron al Señor de las Sombras en toda su blasfema e impía gloria. Ignorando disparos, proyectiles y explosiones de energía, la oscura bestia atravesó las filas de los Exorcistas, cortando Exterminadores por la mitad con desdeñosa facilidad y rasgando en pedazos a los Huéspedes Demoníacos del Inquisidor Grey antes de devorar entero a su amo. Los Exorcistas rehusaron retirarse del horror que afrontaban a pesar de sus pérdidas, y lentamente el peso de sus ataques empezó a cobrarse su precio. El momento crucial de la batalla se produjo cuando uno de los Dreadnoughts del Capítulo, el Venerable Sybra, se sacrificó a sí mismo para desgarrar un gran pedazo del llameante cuerpo del Príncipe Demonio y expuso su flameante corazón. Este noble acto permitió a los Exorcistas redoblar su ataque mientras el demonio se tambaleaba en agonía. Con una estocada fatal, el Bibliotecario Malachite perforó el horrible corazón con su Lanza de Energía, y con el mayor esfuerzo de sus poderes y firme voluntad a través del arma cortó la conexión del Demonio con el Espacio Real, venciéndolo finalmente. Mientras los gritos del Príncipe Demonio de rabia y frustración resonaban en la eternidad, por todo el Subsector Aschen, todos aquellos que habían cambiado sus almas por algo del poder del Dios Cornudo pagaron el precio y fueron consumidos por llamas negras, destrozando el poder de la revuelta del Caos. Un tercio completo del Capítulo de los Exorcistas había perecido, pero la marea de la guerra estaba ahora a favor del Imperio, y en un año, el Subsector fue sometido de nuevo al control imperial.
  • Salvación de Stonekraal (740.M41) - La Salvación de Stonekraal fue la defensa del Mundo Fronterizo menor de Stonekraal dentro del Reino de Ultramar en el Segmentum Ultima de una pequeña incursión de los Tiránidos de la Flota Enjambre Behemoth. En 740.M41, un buque mercante, el Nostros Vex, cuya llegada al sistema estaba prevista, apareció con tres semanas de retraso y a la deriva, aparentemente sin vida, en el borde del sistema Stonekraal, y fue investigado por buques enviados por la pequeña colonia imperial del sistema. Esto anunció el principio de una pesadilla para los colonos de Stonekraal. Pronto una infestación de Genestealers de la Flota Enjambre Behemoth estalló multiplicándose rápidamente, y en una siempre creciente plaga, las horrendas criaturas cortaron a través de los dispersos asentamientos de Stonekraal como la cuchilla de un carnicero a través de la carne cruda. Solos, y percatándose de que era poco probable que sus llamadas astrópaticas de socorro recibiesen respuesta, los restantes colonos de Stonekraal hicieron todo lo posible para reunir todas sus escasas armas y montar una defensa, determinados a vender caras sus vidas si podían. Cuando todo parecía perdido y sólo permanecían los últimos asentamientos mayores, todo lo que quedaba para los aterrorizados hombres y mujeres agazapados tras sus fútiles barricadas era rezar por la salvación al Dios-Emperador. Sin embargo esa salvación llegó en forma de cañoneras Thunderhawk carmesí oscuro descendiendo en columnas de fuego sobre ellos. La 3ª Compañía del Capítulo de Marines Espaciales de los Exorcistas, que desviada fuera de su curso por la sombra psíquica de los Tiránidos en la Disformidad, había oído los gritos de la colonia pidiendo ayuda. Su Crucero de Asalto, el Mano de la Gloria, habiendo cazado ya dos Krakens del Vacío invasores en el Sistema exterior, descargó su complemento de Marines Espaciales para establecer una cabeza de puente en el terreno quebrado de Stonekraal. Las batallas que siguieron fueron rápidas pero furiosas. En primer lugar los Genestealers intentaron infiltrarse con sigilo, sólo para ser recibidos por la potencia de fuego de los Astartes de los Exorcistas que les estaban aguardando. Las progenies Tiránidas cambiaron de táctica rápidamente y buscaron abrumar a sus oponentes en un torbellino de colmillos y garras. Acostumbrados como estaban a los terrores de la Disformidad, incluso estos xenos de pesadilla, aunque letales sin medida, causaron poco miedo a los Marines Espaciales de los Exorcistas. Con casi clínica eficiencia los Marines Espaciales prepararon campos entrelazados de fuego para atrapar a sus atacantes en zonas de matanza previamente preparadas para embotar la ventaja de los Genestealers en velocidad y números. Mientras tanto el poderoso Bibliotecario de los Exorcistas, Castor Machen, descubrió a las criaturas sinápticas presentes entre la progenie y las azotó hasta hacerlas cenizas con chispeante fuego espiritual. La gente de Stonekraal sobrevivió gracias a los esfuerzos de los Exorcistas; una pequeña victoria, quizás, en el gran esquema de la vasta batalla contra las Flotas Enjambre, pero una victoria no obstante. Testimonios tomados después de la acción por investigadores de la Ordo Xenos registraron el temeroso asombro que los colonos supervivientes sentían por sus salvadores, y muchos hablaron de cómo el sonido de las siniestras letanías de los Exorcistas cantadas durante la batalla todavía resonaban en sus sueños.
  • Exorcistas Vs. Orkos duerante la Tercera Guerra de Armageddon

    Guerra de Badab (908-912.M41) - El Capítulo de los Exorcistas participó en las últimas etapas de la Guerra de Badab liderados por Silas Alberec, el afamado Capitán de la 3ª Compañía y heredero designado del mando del Capítulo. Los Exorcistas intervinieron en el conflicto cuando los Secesionistas fueron declarados Excommunicate Traitoris en el 908.M41. Alberec, alto en estatura incluso para un Marine Espacial, ganó una gran fama y reconocimiento para sí mismo en la Guerra de Badab, liderando a sus Marines Espaciales en varios combates notables. El primero de estos fue la captura del mercante armado Soyuz-Maru durante la Segunda Batalla de Sagan, y el último fue el sangriento ataque en la vital y fuertemente defendida Estación Centinela-Sigma durante la Caída de Badab Primaris. En esta última batalla, Alberec blandió la Maza de Energía Matademonios con gran efectividad, abriéndose camino rápidamente a golpes a través de mamparos acorazados mientras recibía una gran cantidad de disparos de los Garras Astrales. Alberec mató al Capellán Arkil Lionsmane de los Garras Astrales en combate personal a pesar de sufrir aún por heridas graves obtenidas en batallas anteriores. El papel por lo demás ejemplar de los Exorcistas en la Guerra de Badab quedó empañado, sin embargo, cuando su bloqueo en el Sistema Badab falló en la confusión de las horas finales del asedio, mientras reinaba la anarquía en la superficie de Badab Primaris después de que los Carcharodones sobrecargaran los reactores de las Ciudades Colmena del planeta y comenzaran una reacción en cadena que condenaría al planeta. En el tumulto para huir de la superficie, tanto Leales como Secesionistas lucharon para escapar en cualquier nave espacial que pudiesen comandar. En la confusión que siguió, los Exorcistas dispararon contra y en algunos casos destruyeron cualquier nave que no pudiese probarse como una aliada, desafortunadamente asesinando a muchos compañeros Leales en el proceso. Peor, una nave conteniendo muchos Astartes del círculo interno de Lufgt Huron escaparon del bloqueo en la confusión, llevando la seriamente herida pero aún viva forma de su amo al Torbellino. Posteriormente, el Tirano de Badab retornaría para plagar el Imperio una vez más como Huron Blackheart, el Señor del Caos que dirige la partida de guerra pirata de Marines Espaciales del Caos que se autodenominan los Corsarios Rojos.
  • Purga de Opridia (972.M41) - El Lord Inquisidor Torquemada Coteaz de la Ordo Malleus dirige el exorcismo planetario de Opridia, expulsando a un millón de Huéspedes Demoníacos y matando al Príncipe Demonio Karpathi el Oclusionador. Para la victoria del Lord Inquisidor fue clave el despliegue de la 2ª Compañía de los Exorcistas, cuyos Bibliotecarios llevaron acabo Ritos de Aborrecimiento desconocidos fuera de su Capítulo.
  • El Sol Negro (672.999.M41) - Los Exorcistas se apresuran a enfrentarse a las incursiones demoníacas ocurridas en torno a la estrella Sirie.


Mundo natal

El mundo natal de los Exorcistas es el remoto Mundo Salvaje conocido como Banish, que se haya dentro de los límites de los Estrechos de Narasima, un Sector del espacio en cuarentena en la Franja Este de la galaxia, en el Segmentum Ultima. El planeta sirve como el principal centro de entrenamiento y arsenal del Capítulo, el cual almacena en su Fortaleza-Monasterio, la Basílica Malefex, sus reservas de semilla genética y Apothecarion así como vastos archivos de saberes ocultos sobre la naturaleza del Caos y lo demoníaco, además de los honores de batalla del Capítulo. Banish también alberga varios laboratorios secretos de investigación del Ordo Malleus bajo la protección de los Exorcistas.

Banish Mundo Natal Exorcistas.jpg

Aunque los exorcistas pasan largos períodos como activistas basados ​​en la flota, su base permanente de operaciones es el mundo salvaje de Banish en el estrecho de Narasima. Con pocos recursos naturales o infraestructura valiosa, Banish ha demostrado ser un santuario discreto para un Capítulo tan aislado como los Exorcistas, y es poco probable que atraiga la atención no deseada de aliados demasiado curiosos. Además, las tribus humanas primitivas de Banish han demostrado ser una valiosa reserva de reclutamiento para las necesidades particulares del Capítulo. Estos resistentes nómadas descendían de prospecto imperial varados en el planeta en una época anterior, y siglos de aislamiento los han convertido en personas regresivas pero altamente autosuficientes que han olvidado la promesa de la tecnología y la exploración galáctica.

Debajo de los humeantes pantanos ácidos de Banish se encuentra el monasterio fortaleza de los exorcistas, la Basílica Malefex. Este misterioso complejo subterráneo es inusual por albergar no solo la sede estratégica, la armería y otras instalaciones típicas de la mayoría de los mundos de origen de los Marines Espaciales, sino también los extensos recintos de los Inquisidores Plutonianos | Es aquí donde los iniciados de los Exorcistas son llevados a las sombrías profundidades de los Salones del Templado. Los detalles de las tecnologías arcanas alojadas en este lugar de posesión son conocidos solo por los radicales del Ordo Malleus y las altas figuras al mando del Capítulo, y los exorcistas que emergen sin memoria de los medios por los que trabajan los inquisidores.

El resto del monasterio fortaleza alberga toda la infraestructura requerida por cualquier Capítulo de Marines Espaciales de Ortodos, junto con una serie de peculiaridades. En el corazón del complejo, una pasarela cuadriforme llamada Claustro de las Cicatrices une los campos de entrenamiento, las viviendas y los centros de mando del Capítulo, mientras que el enorme atrio en el centro del Claustro actúa como cementerio para los muertos en batalla, con luces tenues espacios reservados para la meditación privada. Las paredes exteriores del Claustro están tachonadas con muchos arcos de piedra de diferente tamaño y grandeza. El mayor de ellos conduce a las grandes instituciones del Capítulo: el Reclusiam, Apothecarion, Armor y la Cámara del Consejo donde preside el Maestro del Capítulo.

La puerta más poderosa de todas conduce al Biblioteca del Capítulo. Detrás de las puertas blindadas gruesas centinelas. En ocasiones, el Bibliotecario Jefe y sus subordinados conservan registros detallados de cada batalla de Exorcistas, prestando especial atención a los enemigos demoníacos que se encuentran y los métodos utilizados para derrotarlos. Mientras que todos los Marines Espaciales buscan conocer a sus enemigos y sacar provecho de sus debilidades, los Exorcistas llevan esta creencia al extremo, y muchos Capítulos considerarían herética su acumulación diligente de conocimiento oculto. Los Bibliotecarios comprenden los riesgos, sin embargo, y las bóvedas oscuras que albergan tales tratados están envueltas en salas hexagramáticas y una neblina perpetua de incienso purificador. En verdad ... los temas arcanos forman una parte relativamente pequeña del mantenimiento de registros del Capítulo: los Exorcistas son una fuerza de combate completa equipada para enfrentarse a todo tipo de enemigos, y a través de un análisis agudo de los registros del Capítulo, se esfuerzan por estar tan preparados como posible por las amenazas que puedan enfrentar.


Doctrina de combate

El Capítulo muestra un alto grado de adaptabilidad e imprevisibilidad en batalla, tanto en términos de tácticas como de las armas que usan los Astartes. Cuando un enemigo contrarresta una táctica usada por los Exorcistas, el Capítulo planea en consecuencia, se adapta, y cambia la estrategia, permitiéndoles superar tácticamente a sus enemigos y cogerlos con la guardia baja. Los Astartes de los Exorcistas son conocidos por utilizar ciertas artes mentales ocultas para entrar en un estado cercano al trance de conciencia superior que les permite volverse completamente inmunes al miedo y dolor, incluso cuando se enfrentan horrores enloquecedores de la Disformidad. Esta capacidad no es desconocida entre los Marines Espaciales, pero la extensión con la que los Exorcistas son capaces de emplear estas técnicas para distanciarse a sí mismos de sufrimientos físicos y espirituales y continuar actuando se ha vuelto legendaria. Los Hermanos de Batalla de los Exorcistas son también maestros del conocimiento arcano referente al Caos y lo demoníaco a un nivel inaudito en otros Capítulos y sin rival en el Imperio aparte de los Caballeros Grises y la propia Ordo Malleus. Son especialmente hábiles reconociendo los engaños de los Demonios y su obra, y saben cómo combatirlos. Para poder proteger sus armas y equipamiento contra influencias del Caos, se dice que cada Hermano de Batalla debe dominar el uso de todos los seiscientos sesenta y seis versos del Liber Exorcismus de la Ordo Malleus, romper los siete sellos de Salomoneth y dominar el uso de hexagramas unicursales.

Exorcistas en Combate.jpg

Este grado de prohibido y oscuro conocimiento es causa de graves sospechas hacia el Capítulo por parte de la Eclesiarquía y de ciertos Capítulos de Marines Espaciales con un ferviente odio hacía la brujería de cualquier tipo, incluso cuando es esgrimida por los siervos del Emperador, tales como los Lobos Espaciales o los Templarios Negros. Por contra, los Exorcistas tienen una alianza política inusualmente fuerte con la Inquisición, especialmente comparados con las fricciones habituales entre el Adeptus Astartes y las Ordos, por lo que se enfrentan a menos dificultades u obstáculos que muchos otros Capítulos cuando tratan con la burocracia imperial o los Altos Señores de Terra.

Ya sea que se desplieguen contra enemigos demoníacos o de otra manera, los exorcistas se esfuerzan por estar un paso por delante de sus enemigos en todo momento. La clave de esta doctrina es el reconocimiento efectivo, y los Exorcistas hacen un uso extensivo de la gran cantidad de Scouts neófitos necesarios por el despiadado proceso de reclutamiento del Capítulo, desplegándolos detrás de las líneas enemigas en misiones de inteligencia encubiertas. De hecho, los Exorcistas también piden a sus fuerzas Scout que soporten deberes de combate que normalmente recaerían en hermanos de batalla de pleno derecho. aparentemente para perfeccionar sus habilidades marciales, pero en realidad para templar sus espíritus y eliminar la debilidad antes de que pasen por el ritual de posesión. Una táctica preferida es colocar a las fuerzas neófitas en posiciones en las que parezcan vulnerables y luego revelarlas, sacando al enemigo dándoles una falsa sensación de ventaja táctica antes de aplastar sus avances con todo el peso de la fuerza principal de los Exorcistas.

En la Era Indomitus, los Exorcistas han integrado las capacidades de Primaris Space Marines en sus doctrinas existentes, notablemente al designar a toda su Décima Compañía como una compañía de Vanguardia. Estas unidades blindadas de Fobos se han convertido en un componente natural de las misiones de infiltración que preceden a los asaltos de los Exorcistas, mientras que otros elementos de Primaris como los Hellblasters y los tanques Repulsor aportan una fuerza sin precedentes a la línea de batalla del Capítulo.

Mucho antes de que las tecnologías Primaris de Belisarius Cawl reforzaran el Capítulo, los Exorcistas lucharon junto a las fuerzas de Ordo Malleus adscritas a la secta plutoniana, y esta estrecha cooperación aún continúa en ocasiones. Ya sea que los Inquisidores en estos casos se desplieguen puramente como aliados o para monitorear comportamientos que los han preocupado dentro de las propias filas de los Exorcistas, su conocimiento especializado y su potente equipo de guerra han demostrado ser decisivos para varias victorias en la historia del Capítulo.

Organización

Los Exorcistas son considerados como un Capítulo seguidor del Codex Astartes, con una gran parte de su organización, estructura y operaciones tácticas adhiriéndose a los dogmas del más sagrado de los tomos Astartes. Muchas de las prácticas comunes, insignias, honores y doctrina táctica básica del Capítulo están basadas estrechamente en las de los Ultramarines y sus Capítulos Sucesores. Hay, sin embargo, varias notables y sustanciales desviaciones de las prescripciones del Codex. Los Exorcistas están formados por un total de 12 Compañías en oposición al número estándar de 10. La 10ª, 11ª y 12ª Compañías consistían enteramente de Neófitos Exploradores. La razón para este alto número de Exploradores son las altamente heterodoxas y peligrosas prácticas de entrenamiento usadas por el Capítulo, que algunos creen que pueden incluso incluir exposición controlada a entidades de la Disformidad y posesión demoníaca antes de que un Neófito pueda convertirse en un Hermano de Batalla completo, justo como hizo la Inquisición con los Astartes originales del Capítulo. Si tales prácticas son empleadas, entonces la corrupción Caótica y tasas de mortalidad serían extremadamente altas para los Iniciados de los Exorcistas, requiriendo un alto influjo de nuevos reclutas, de ahí la necesidad de mantener tres Compañías de Exploradores.

Existen además entre las filas de los Exorcistas ciertos sub-cultos esotéricos que se dedican a áreas particulares de experiencia y conocimiento, conocidos como Oraciones. En el campo de batalla, muchas de estas Oraciones se manifiestan por los distintos escuadrones y divisiones, mientras que sus círculos internos están compuestos primariamente de Veteranos del Capítulo y otros Hermanos de Batalla de alto rango y oficiales. Ser aceptado dentro de uno o más de estos sub-cultos es una marca de alta consideración dentro del Capítulo, y la pertenencia a uno de ellos no excluye de participar en otro. Quizás la más alta élite de estas Oraciones es conocida como la Guardia Enochiana, nombrada tras el legendario primer Señor del Capítulo, Enoch Trismegistus, y está compuesta enteramente de Veteranos de la 1ª Compañía del Capítulo que normalmente luchan como Exterminadores.

La estructura organizativa de los Exorcistas cumple en gran medida con el Codex Astartes, con una jerarquía de mando comparable a cualquier Capítulo de Marines Espaciales convencional. Esta conformidad continúa con respecto a la estructura de la compañía descrita en el Codex, excepto que los Exorcistas mantienen dos compañías adicionales más allá de las diez tradicionales. Debido a la gran afluencia de reclutas necesarios para garantizar que un número suficiente de hermanos de batalla sobreviva al proceso antinatural de selección de los Exorcistas, las Compañías 11 y 12 comprenden únicamente noviciados Scout.

Las diferentes unidades Scouts que prestan servicios dentro de estas empresas estarán en diferentes etapas de su iniciación. Algunos habrán salido de las Cámaras de Templado y entrarán en una gama de evaluaciones físicas y espirituales supervisadas por el Maestro de Reclutas y el personal de Reclusiam. Otros aún desconocen el encuentro demoníaco que pronto tendrán que afrontar y suponen que la investigación minuciosa de su conducta y la intensidad de sus primeras misiones de combate son típicas de cualquier Capítulo.

Además de esta peculiaridad organizativa, la Décima Compañía de Exorcistas se diferencia de la mayoría de los demás Capítulos en que, desde que la tecnología Primaris llegó al Capítulo, ha sido una empresa compuesta enteramente por Vanguard Space Marines. En respuesta a esto, las poco ortodoxas empresas 11 y 12 del Capítulo ampliaron su número de neófitos para compensar el déficit.

Semilla Genetica

Los Exorcistas rastrean su linaje genético hasta Rogal Dorn, el Primarca de los Puños Imperiales, y los ecos de la resolución legendaria de Dorn ciertamente pueden verse en la naturaleza incorruptible de los guerreros del Capítulo. Sin embargo, al igual que muchos detalles de su herencia e identidad, los exorcistas no dan signos externos de este linaje. El nombre de Dorn no aparece en los gritos de batalla o en la pompa, y el Capítulo no mantiene vínculos fraternos con los Puños Imperiales ni con ninguno de sus muchos sucesores. De hecho, la verdad ni siquiera es ampliamente conocida entre las bases del Capítulo, y solo al ser admitidos en la 1ª Compañía se les informa formalmente a los exorcistas de su descendencia de Dorn. Este don de conocimiento es visto como una marca de gran honor por los veteranos acostumbrados a las formas secretas de su Capítulo, y lo guardan con sus vidas.

Creencias

El carácter de de los Exorcistas es conocido por ser estudioso, inteligente, altamente honorable y sobre todo tranquilo fuera del campo de batalla. Sin embargo en combate experimentan una transformación, convirtiéndose en una extraordinariamente agresiva fuerza de Astartes. Su intelecto es aplicado al rápido análisis y explotación de las condiciones del campo de batalla y en la aplicación decisiva de fuerza para destruir al enemigo. Como un Capítulo con una gran comprensión acerca del Caos y una inusual inmunidad a sus tentaciones, desde el momento en que cada Astartes es plenamente aceptado en el Capítulo, cada uno de los Exorcistas estará siempre en riesgo de ser perseguido por lo que la Inquisición podría clasificar como soluciones Radicales a ciertos problemas, incluyendo el uso de armas y estrategias caóticas contra las fuerzas del Archienemigo. Incluso en su forma más pura, los Exorcistas son un Capítulo que suele escoger una solución pragmática ante un determinado problema en lugar de comprometerse con la ortodoxia de la doctrina Imperial. Por ello, los Exorcistas retienen vínculos cercanos con la Inquisición, principalmente por razones tácticas, de modo que el Ordo Malleus pueda mantener una cercana vigilancia sobre el más inusual y potencialmente peligroso Capítulo Astartes.

Otra área en la que los Exorcistas difieren de muchos de sus Capítulos hermanos es en su énfasis en cultivar y propagar el conocimiento prohibido. Los Exorcistas son altamente inteligentes y racionales, y cada uno es experto tanto en el tema de los demonios como en el de la Disformidad. Se dice que cada uno conoce numerosas protecciones y es capaz de recitar los más poderosos textos caza-demonios. Las enseñanzas del Culto del Capítulo se concentran profundamente en anular las acciones de los demonios, aunque debe decirse que el Capítulo no está ni remotamente tan especializado como los reservados Caballeros Grises, ya que regularmente se enfrenta a los diversos enemigos del Imperio. No obstante, los Exorcistas son especialmente hábiles al combatir a los habitantes de la Disformidad, lo que se manifiesta en otra de las prácticas del Capítulo.

El Culto del Capítulo está dividido en un número de sub-cultos conocidos como Oraciones, cada uno de los cuales se especializa en una particular rama de conocimiento demoníaco, sirviendo como logia de los místicos guerreros del Capítulo. Cuando se enfrentan a una amenaza que corresponde al dominio de una Oración específica, ése grupo puede ser reunido para confrontarla o aconsejar a otros al hacerlo. Las Oraciones no son formaciones tácticas permanentes y su existencia no contraviene los dictados del Codex Astartes, pero sí permiten al Capítulo concentrar conocimiento especializado rápida y eficientemente y así derrotar a los siervos de los Poderes Ruinosos.

Dada su naturaleza, es quizás inevitable que los Exorcistas deban mantener estrechos lazos con varios cuerpos de la Inquisición. Mientras que está lejos de lo usual para los Capítulos tener vínculos especiales con Inquisidores concretos o con cónclaves individuales, los Exorcistas van un paso más allá. El mundo natal del Capítulo, Banish, alberga varias instalaciones para los Inquisidores del Ordo Malleus, aunque sus inclinaciones exactas siguen siendo un misterio. Si la mitad de las sospechas al respecto de los procesos de adoctrinamiento de los Exorcistas son ciertas, entonces es posible que esos Inquisidores aliados y sus sirvientes se adhieran a una de las facciones más Radicales entre los Ordos, pues ningún Puritano podría tolerar tales prácticas.

Asustado en mente y Cuerpo

Incluso los exorcistas iniciados más resistentes que emergen de los Salones del Templado llevan estigmas físicos y mentales de por vida. La naturaleza exacta de estas heridas puede variar tanto como la naturaleza de los demonios mismos, y cada entidad warp deja su propia huella maligna única. Los iniciados poseídos por seres de una naturaleza particularmente engañosa pueden quedar con una paranoia inquebrantable contra la que se están conspirando, mientras que algunos de los que albergaron demonios de rabia e ira después encuentran su propia sed de sangre difícil de dominar. Mientras tanto, debajo de su servoarmadura, los exorcistas tienen cicatrices e imperfecciones físicas antinaturales. Algunas de ellas toman la forma de runas que palpitan con un dolor sordo en presencia de engendros de disformidad. Otras son pequeñas laceraciones que nunca se curan realmente y requieren una purificación frecuente. Los ojos descoloridos y las manchas de piel escamosa no son infrecuentes, y algunos sobrevivientes incluso experimentan el crecimiento de espinas que brotan de su cabeza o extremidades. Si bien los exorcistas consideran estas anomalías como marcas de honor que significan la derrota de los impíos, para los ojos curiosos serían signos seguros de herejía, y los afligidos tienen cuidado de ocultar o reemplazar con augméticos cualquier estigma que llame la atención.

Sin embargo, no todas las consecuencias de la posesión son gravosas. Muchos psíquicos hostiles han encontrado que las mentes de los Marines Espaciales Exorcistas son particularmente difíciles de corromper, aunque no entienden por qué. Incluso se ha rumoreado que los hermanos de batalla exorcistas poseen una mayor capacidad psíquica y ejercen fuerzas arcanas en el campo de batalla, pero tales afirmaciones no pueden fundamentarse. Al igual que otros capítulos que cumplen con el Codex, los exorcistas toleran la actividad psíquica solo entre el personal de Bibliotecario, y cualquier signo de desviación se elimina rápidamente.

Los Cultos de Orison

Junto a las grandes instituciones cuyas puertas bordean el Claustro de las Cicatrices, portales más pequeños y sencillos dan acceso a lugares de encuentro conocidos como Santuarios de Orison. En estos, los hermanos de batalla iniciados en sub-cultos específicos de Orison reflejan de diferentes maneras sus deberes como Marines Espaciales, y trabajan para expandir las bibliotecas personalizadas que mantiene cada Orison. Estos cultos son una parte importante de la identidad del Capítulo y abren sus puertas a cualquier exorcista que consulte sus registros o aprenda más de sus tradiciones.

Para los observadores externos, el uso de títulos esotéricos por parte de los exorcistas como Hermano-Iniciado podría insinuar capas clandestinas de organización en el campo de batalla, pero esos términos son honoríficos que significan membresía de Orison. No obstante, ciertos Orisons mantienen asociaciones históricas con roles particulares en el campo de batalla. Muchos veteranos de la Primera Compañía pertenecen a la prominente Guardia Enochian, por ejemplo, mientras que el culto conocido como Obelisco Thelemus atrae a Devastators y Techmarines en mayor número, y el culto de la Torre Rota está formado casi exclusivamente por personal Bibliotecario. La membresía de un Orison no excluye la membresía de otro, y los héroes altamente respetados del Capítulo pueden tener múltiples honores de Orison a su nombre.

La Guardia Enoquiniana

El más prestigioso de los subcultos de Orison de los Exorcistas es la Guardia Enoquiana, que lleva el nombre del primer Maestro del Capítulo del Capítulo, Enoch Trismegistus. El santuario de los enoquianos es el más antiguo y el más grande de su tipo, con un archivo particularmente rico en tradiciones ocultas. Aunque sus puertas están abiertas a cualquier hermano de batalla que desee ampliar sus conocimientos o presentar sus respetos, la tradición sostiene que solo los miembros de la 1ª Compañía u otros notarios de alto rango pueden ser iniciados en el Orison mismo. Sin embargo, el rango por sí solo no califica a un exorcista para ser miembro de la Guardia Enoquiana. Solo aquellos que se sabe que han matado a un demonio en combate singular se consideran candidatos dignos, e incluso entonces, los posibles iniciados deben ser avalados por al menos otros dos miembros.

Como todos los Orisons, la Guardia Enochian tiene cuidado de no llamar la atención abiertamente sobre su membresía con una gran exhibición visual, por lo que mantienen limitadas las marcas del campo de batalla. No obstante, antes de la batalla es tradicional que los enoquianos se adornen con extractos del Exorcismo del Liber y otros escritos sagrados que guarda el Capítulo. Algunos hermanos eligen grabarlos directamente en sus armaduras y casquillos de armas, mientras que otros escriben las palabras en largas serpentinas de pergamino que luego envuelven alrededor de sus miembros y armas, creyendo que los versos les imbuirán de fuerza justa cuando la luz del Emperador esté más lejos. del alcance.

Maestro del Capitulo Aymir Vasaphon

El actual Maestro del Capítulo de los Exorcistas es Aymir Vasaphon, un guerrero taciturno que inspira un profundo respeto de quienes lo rodean, aunque pocos comprenden el funcionamiento interno de su mente. Han pasado unos trescientos años desde que Vasaphon completó su iniciación como exorcista, pero el experimentado Marine Espacial todavía está obsesionado por la voz gutural del demonio que lo poseyó durante siete días. Esta entidad maligna de Nurgle hizo muchos reclamos engreídos a Vasaphon antes de ser desterrado, y el hecho de que varios de estos se hayan hecho realidad es una fuente permanente de preocupación para el Maestro del Capítulo, tanto que persigue la destrucción de los siervos del Dios de la Plaga. con especial celo.

Vasaphon fue el primer miembro del comando del Capítulo en cruzar el Rubicon Primaris, considerando que era su deber soportar el procedimiento antes de pedir a sus compañeros que hicieran lo mismo. Vestido con una placa de Gravis carmesí y armado con la hoja reliquia Voidbane, el renacido Vasaphon es una fuerza formidable en el campo de batalla.

Miembros conocidos

  • Enoch Trismegistus - Conforme a antiguas leyendas del Capítulo, Enoch Trismegistus fue el primer Señor del Capítulo de los Exorcistas.
  • Silas Alberec - Silas Alberec, al que también se conoce como el "Portador del Matademonios" y el "Guardián de los Vigilantes", es un poderoso Marine Espacial cuya estatura, semejante a la de un Ogrete, le permite sobresalir incluso entre sus compañeros Astartes, y que actúa como Capitán de la 3ª Compañía de Exorcistas. El Capitán Alberec, quien es también el heredero designado para convertirse en el siguiente Señor del Capítulo de los Exorcistas, comandaba una gran fuerza de Astartes Exorcistas durante la participación del Capítulo en la Guerra de Badab. Es un guerrero fenomenal cuya fuerza se ha vuelto legendaria dentro de su Capítulo. Pero Alberec no solo ha sido aclamado solo por su poderío físico, sino que su brutal exterior oculta una mente afilada y una extraordinaria voluntad, las cuales han sido probadas en las más duras circunstancias imaginables. Mientras aún era un Neófito Explorador Marine de la 10ª Compañía de los Exorcistas, Silas Alberec fue asignado a una pequeña fuerza de ataque asistiendo a un Inquisidor del Ordo Malleus llamado Kahzan en la lucha contra una dudosa infestación demoníaca a bordo del Crucero de Batalla clase Marte Estrella Rota. Cuando la nave estelar maldita empezó a entrar y salir de fase en el espacio real, lanzando a todos los de a bordo al horripilante reino de la Disformidad. Las pérdidas sufridas fueron enormes, y Silas Alberec fue uno de los pocos que sobrevivieron, arrastrando al mutilado Inquisidor a una cápsula de salvamento antes de que el Estrella Rota desapareciese para siempre en las fauces del infierno. Esta no fue sino el primero de las veintenas de actos de coraje y fortaleza que se le atribuyen, que le han hecho ganarse un lugar como Capitán de la 3ª Compañía, Guardián de los Vigilantes del Capítulo y Asistente de la Oración de la Torre Rota, uno de los pocos no-psíquicos a los que se le ha concedido el título. El Capitán Alberec estuvo al mando del contingente Exorcista que sirvió a la causa Leal durante la Guerra de Badab, los cuales se implicaron en el conflicto una vez los Secesionistas fueron declarados Excommunicate Traitoris en el 908.M41. A lo largo del conflicto Alberec ganó gran fama y reconocimiento, al liderar a sus Marines Espaciales en varios combates notables. El primero de estos fue la toma del mercante armado Soyuz-Maru durante la Segunda Batalla de Sagan, y el último fue el sangriento ataque en la vital y fuertemente defendida estación Centinela-Sigma durante la Caída de Badab Primaris. En esta última batalla, Alberec empleó con gran eficacia la Maza de Energía Matademonios, abriéndose paso con rapidez a través de los mamparos blindados mientras se encontraba bajo el fuego intenso de los Garras Astrales. Alberec mató al Capellán de los Garras Astrales, Arkil Lionsmane, en combate personal a pesar de aún sufrir graves heridas de batallas anteriores. Sin embargo, el por lo demás papel ejemplar de los Exorcistas en la Guerra de Badab quedó empañado cuando su bloqueo en el Sistema Badab falló en la confusión de las horas finales del asedio, mientras la anarquía reinaba en la superficie de Badab Primaris después de que los Carcharodones incendiasen los reactores de las ciudades colmena del mundo y comenzasen una reacción en cadena que condenaría el planeta. En la lucha para huir de la superficie, tanto las fuerzas Leales como las Secesionistas intentaron escapar en cualquier nave que pudiesen dirigir. En la confusión que siguió, los Exorcistas dispararon a y en algunos casos destruyeron a cualquier navío que no pudiese probarse a sí mismo como un aliado, matando desafortunadamente a muchos compañeros Lealistas en el proceso. Pero lo peor es que una nave, conteniendo varios Astartes del círculo interno de Lufgt Huron, logró escapar del bloqueo en la confusión, cargando al gravemente herido pero aún vivo cuerpo de su señor hacia el Torbellino. Posteriormente retornaría para plagar el Imperio una vez más como Huron BlackHeart, el Señor del Caos que comandaba la Partida de Guerra de Marines Espaciales del Caos conocida como los Corsarios Rojos.
  • Waite Ryder - Capitán y Señor de la Flota Exorcista durante la Guerra de Badab.
  • Malachite - Bibliotecario del Capítulo de los Exorcistas que luchó durante la Guerra de Aschen en el 307.M40. Debido al sacrificio de uno de los Dreadnoughts del Capítulo, el Venerable Sybra, cuando combatía la impía monstruosidad demoníaca conocida como el Señor de la Sombras, el Bibliotecario fue capaz de presionar su ventaja y golpear en el corazón ardiente del Gran Demonio con su Lanza de Energía, finalmente venciéndolo y enviándolo de vuelta a la Disformidad.

Epistolario Sabazius durante su adscipción a los Guardianes de la Muerte, sosteniendo su Vara de la Serpiente.

  • Sabazius - Los archivos de los Guardianes de la Muerte registran que el Hermano Sabazius había servido como Epistolario en el Capítulo de los Exorcistas durante casi un siglo cuando fue enviado por su Señor del Capítulo a luchar junto a una misión de la Inquisición para purgar un culto xenofágo que había echado raíces entre la nobleza en el mundo de placer de Leucosia. Las leyendas de ese mundo aún cuentan el día en que el vengativo Bibliotecario y sus Hermanos de Batalla descendieron de los cielos prístinos sobre pilares de fuego para dictar sentencia sobre los caídos. Tan efectiva fue esa operación que, milenios después, Leucosia es contada entre los más piadosos Mundos Santuario, dedicada enteramente a los más puros santos del Emperador. Fue durante esta operación que Sabazius atrajo la atención de los miembros del Ordo Xenos, y una década después él contestó la llamada para realizar una guardia de la Larga Vigilia en la Fortaleza de Guardia Erioch en la Cuenca de Jericho. El Epistolario Sabazius fue dotado con varias capacidades psíquicas consideradas como raras entre los psíquicos de batalla, no la menos importante de las cuales era la habilidad de discernir el alma de un enemigo en el Gran Más Allá, y asaltarlo directamente con poderes desencadenados por su propio espíritu. Así Sabazius fue capaz de dar testimonio de la muerte del alma de sus enemigos directamente, y fue este aspecto de sus poderes el que le guió hasta la conclusión de que la bestia de Andronicus Prim era no una miríada de enemigos, sino una sola entidad. Cuándo convocó un selecto Equipo de Eliminación compuesto de miembros Veteranos de los Guardianes de la Muerte, Sabazius y su equipo entero desaparecieron. Su paradero actual es desconocido.
  • Venerable Sybra - Durante la Victoria del Dios Cornudo (la Guerra de Aschen) en el 307.M40, en el Mundo Muerto de Belphago, este Dreadnought Venerable se sacrificó a sí mismo para arrancarle un trozo del cuerpo al Gran Demonio a fin de exponer su ardiente corazón, de modo que su Hermano de Batalla el Bibliotecario Malachite pudiese matar al casi invulnerable demonio.

Reliquias conocidas

Los Guardianes de la Muerte aceptan la custodia del Grito Silencioso de los Exorcistas

  • Grito Silencioso - Este Bólter modelo Stalker forjado por los Exorcistas segó un gran número de líderes insurgentes y viles bestias xenos durante la Cruzada de Angevin dentro de la Extensión de Calyx, asaltando a través de inexpugnables defensas para asesinar a los enemigos antes incluso de que se den cuenta del peligro. Recientemente el comandante de la Cruzada de Achilus averiguó que esta famosa arma ahora descansa en las manos de los Guardianes de la Muerte, y ha insistido y presionado al máximo para que sea empleada bajo sus órdenes con la misma efectividad en la Cuenca de Jericho. Algunos Guardianes de la Muerte son comprensivos, argumentando que el arma grita para ser llevada a la Cruzada una vez más.
  • Vara de la Serpiente de Sabazius - Esta Vara de Energía, antiguamente utilizada por el famoso Epistolario Sabazius del Capítulo de los Exorcistas, esta arma era tanto un símbolo de oficio como un poderoso canal a través del cual podía potenciar y emplear sus poderes arcanos. Esta arma, una auténtica obra de arte, fue forjada para él por los mejores artesanos del Capítulo, un arma que se creía perdida junto con todo rastro del propio Epistolario. La llamada Vara de la Serpiente reside en la Fortaleza de Vigilancia Erioch en la Cuenca de Jericho, y fue colocada en un nicho dentro de la celda de Sabazius cuándo el Epistolario desapareció durante su última misión. Las leyendas declaran que, en el mismo momento en que su propietario descendía en los furiosos fuegos del cráter de Andronicus Prime, la vara cobró vida en su lugar de descanso, con su rígida forma retorciéndose como un reptil, evento que le otorgó su nombre. Aunque la transformación fue sólo temporal y contemplada por los Siervos del Capítulo de los Guardianes de la Muerte, fue más tarde declarado un fenómeno genuino. La Vara de la Serpiente fue transportada de su lugar de descanso en la celda del perdido Epistolario y colocada dentro de las Catacumbas de Erioch junto con incontables reliquias de la Larga Vigilia. Un día, sin embargo, se descubrió que faltaba la vara. Tras una extensiva búsqueda fue descubierta en su lugar de descanso original, en el nicho de la celda de su antiguo propietario. Desde aquella vez, la Vara de la Serpiente de Sabazius ha sido llevada a la batalla por numerosas generaciones subsecuentes de Bibliotecarios Guardianes de la Muerte. Varios han caído en batalla mientras la portaban, y en al menos tres casos conocidos la vara ha de alguna manera retornado a su lugar de descanso incluso cuando el cuerpo de su portador no fuera recobrado. La vara incluso ha regresado al Capítulo de los Exorcistas en sí en una ocasión, sin embargo un año estándar después fue encontrada de vuelta en su nicho en Erioch. Como resultado, la antigua celda del Epistolario Sabazius ha sido declarada suelo sagrado, y es mantenida como un santuario para el héroe caído de la Purificación de Andronicus Prime. Esta curiosa Vara de Energía posee varias cualidades extrañas. Principalmente, este arma se rehúsa a ser separada del Bibliotecario de los Guardianes de la Muerte que la haya requisado.

La Vara de la Serpiente de Sabazius

Flota conocida

Los Exorcistas tienen una extensiva flota capitular de largo alcance que incluye el inusualmente alto número de 3 Barcazas de Batalla. Durante la Guerra de Badab fueron capaces de desplegar una considerable flota compuesta de 2 Barcazas de Batalla, 3 Cruceros de Asalto y 3 escuadrones de Naves de Escolta y de Ataque, contando 17 naves espaciales en total.

  • Redentor (Barcaza de Batalla).
  • Aleph Argentium (Crucero de Asalto) - Destruido en el 911.M41 durante la Guerra de Badab en Kritias Secundus, durante la invasión del Sistema Piraeus.

Apariencia

La librea de las Servoarmaduras de miembros del Capítulo de los Exorcistas es de color rojo con bordes y detalles en negro. Los Veteranos del Capítulo muestran en sus corazas ribetes blancos y llevan cascos del mismo color para indicar su veteranía. La 1ª Compañía lleva Armaduras de Exterminador roja con guardas negras en las hombreras en vez del estándar rojo. Los Exorcistas también graban guardas y sellos protectores hexagramáticos en sus armaduras y armas para protegerse así mismos del cruel poder del Caos y de los poderes poseídos por los siervos demoníacos.

El símbolo del Capítulo de los Exorcistas es una simple calavera cornuda.

Podcast

Wikihammer-LVDH v2.jpg

Galería

Leer más

Lista de Ejércitos de Marines Espaciales.

Lista de Capítulos Leales.

Fuentes

Extraído y traducido de Wikihammer 40K UK.

  • Codex: Armageddon (3ª Edición).
  • Codex: Ojo del Terror (3ª Edición).
  • Codex: Marines Espaciales (6ª y 8ª Edición).
  • Warhammer 40,000: Compendio (1ª Edición).
  • Imperial Armour II, IX-X.
  • Deathwatch: Honour the Chapter (Juego de Rol).
  • Deathwatch: The Emperor's Chosen (Juego de Rol).
  • The Trial of the Mantis Warriors (Relato corto), por C. S. Goto.
  • White Dwarf nº 101 (Edición inglesa).
  • White Dwarf 462 Marzo 2021
Advertisement