FANDOM


Khorne medio sin fondo

Cerberus el Rebañacráneos, mascota de los Poderes Ruinosos, patrocina este espacio para honrar a sus demoníacos señores. Pulsa sobre él y te introducirá en los misterios del Caos.

¡Sangre para el Dios de la Sangre! ¡Visitas para los artículos del Caos!

Caos tecnosacerdote Cycerin

Etolph Cycerin después de ser corrompido por los Guerreros de Hierro.

Etolph Cycerin fue un Tecnosacerdote del Adeptus Mechanicus que acabó cediendo a la influencia del Caos.

HistoriaEditar

El adepto Cycerin comandaba, desde un impenetrable búnker reforzado, las defensas exteriores de un bastión imperial situado en el planeta Hydra Cordatus.

Excesivamente confiado en las capacidades operativas y la resistencia de las líneas de defensa bajo su control, el Adepto se sintió severamente intimidado cuando dichas defensas fueron sobrepasadas y destruidas por una fuerza invasora de Marines Espaciales del Caos de los Guerreros de Hierro.

Cuando un Dreadnought del Caos abrió una brecha en el impenetrable búnker, Cycerin se preparó para morir valientemente, pero su vida fue perdonada gracias a la inesperada intervención de El Forjador de Armas.

Los Guerreros de Hierro infectaron a Cycerin con un tecnovirus que alteró radicalmente sus componentes orgánicos y mecánicos, pero dejándolo ávido y deseoso de profundizar en dichos cambios. Cycerin pasó al servicio de los Guerreros de Hierro, manteniéndose leal a Honsou, el cual había heredado el rango de Herrero de Guerra.

Tiempo después, cuando tuvo lugar la Invasión de Ultramar a cargo de los Nacidos de la Sangre, Cycerin ya había perdido totalmente lo que le quedaba de humanidad, transformándose en una amalgama de maquinaria del Mechanicum Oscuro suspendida en el interior de un gel amniótico corrompido por el Caos. Este soporte vital le permitía mantener una conexión directa con varias máquinas de guerra de Honsou, incluido el buque insignia Raza de Guerra, y la Basílica Negra, el vehículo de mando que Honsou dirigía en Calth.

Desde estas bases, Cycerin controló los ataques de código corrupto que sobrecargaron y desconectaron las defensas de los Ultramarines. El Magos Vianco Locard analizó dichos ataques y desarrolló contramedidas para frenarlos, pero la vasta potencia de los códigos de Cycerin convirtió la "lucha" entre los dos Adeptos en "un combate entre un bárbaro ultra-desarrollado con una gran hacha y un duelista", en palabras de Locard.

Cycerin estuvo a punto de sobrepasar las abrumadoras defensas de Locard y hacerse con el control de los Servidores Pretorianos desplegados en el bando de los Ultramarines, pero justo en ese momento el Capitán Sombrío Aethon Shaan de la Guardia del Cuervo consiguió infiltrarse en la Basílica Negra, eliminar a Cycerin y escapar poco antes de destruir completamente el vehículo de mando con cargas de demolición.

FuentesEditar

Extraído y traducido de Lexicanum Inglés.

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.