FANDOM


Mascota Tau guitarra sin fondo Este artículo está bajo los auspicios del Imperio T'au. Ui'Pa'kyr Ri'n, músico de la Casta del Agua, ameniza el ambiente con sus más famosos temas. Pulsa sobre él para que te lleve a la fraternidad de los T'au mientras interpreta "Ay, como la Casta del Agua" de O'Camar'on.

¡Únete ar Bié Zupremo!

Aun'Do Etéreo lanza de los desafíos deslizadrón T'au 7ª Edición miniatura

Etéreo Aun'Do, con lanza de los desafíos, supervisando la batalla a bordo de un deslizadrón.

Los Etéreos (Ethereals en inglés; Aun en lenguaje T'au) son la Casta T'au que gobierna el Imperio T'au. Son los encargados de coordinar y controlar a las otras cuatro Castas T'au (Fuego, Aire, Tierra, Agua), y los máximos responsables de la liturgia de la sociedad T'au. Se cree que desempeñan también el papel de sacerdotes, en cierto sentido.

El gobierno T'auEditar

Tau etereos estrategia batalla

Los etéreos rigen el destino de la raza T'au

Un consejo de los Aun más sabios está encargado de la dirección del Imperio T'au, mientras el resto de la Casta mantiene álgida la filosofía T'au y la idea del Bien Supremo, aconseja y coordina las Castas, e incluso las redirige de ser necesario. Hay que tener en cuenta el nivel de fanatismo T'au respecto a la Casta de los Etéreos. Una orden suya es totalmente irrefutable, y cualquier T'au accedería a suicidarse con la simple petición de un Aun.

En los encuentros protocolarios en los que las distintas Castas se encuentren con un Aun, se arrodillarán y arquearán sus cabezas en señal de respeto, antes de dirigirse a él con sumo respeto.

Dada la experiencia del comandante O'Shovah, se podría decir que sin la diligencia de los Aun, los T'au empiezan a dejar de lado su fanática creencia en el Bien Supremo y actúan con más libre albedrío. Algunos creen que el poder de los Etéreos está directamente relacionado con un órgano que presentan en la frente, desconocida su función, pues hay diversas teorías sobre que dicho órgano ejercería algún tipo de control psíquico o mediante feromonas que induce a los T'au a obedecerles. No está confirmado, siquiera argumentado, pero es una teoría.

En gran parte por esta última información, la Ordo Xenos lamenta profundamente que haya sido totalmente imposible estudiar a un Etéreo, vivo o muerto. Respecto a los T'au, conseguir un Etéreo para su análisis y total clasificación sigue siendo una prioridad relevante, pero dado el carácter de la Casta es una tarea de difícil realización. Al menos hasta la actualidad ha sido imposible. El Imperio T'au se sustenta y vive del Bien Supremo, predicado desde los inicios por los Etéreos. Los T'au les obedecen ciegamente porque fueron ellos los que les sacaron del Mont'au e impidieron que su raza se autodestruyera. También creen firmemente que sin su guía, volverá el Mont'au y será su fin.

Primera apariciónEditar

Los Aun son un completo misterio, ¡incluso para los T'au! Nadie sabe de dónde vinieron, sólo cuándo y por qué. Y ese cuándo, fue durante los últimos instantes de la época que se conoce como Mont'au, la guerra civil T'au; un episodio de guerra entre las antiguas tribus T'au cuyo resultado sólo podía ser desastroso.

La llegada de los Etéreos salvó a la naciente raza T'au. La leyenda de la aparición de los primeros Etéreos e inicio inmediato del Imperio T'au se denomina "Los Etéreos de Fio'taun".

Fio'taun era una gran fortaleza de los antepasados de la Casta de la Tierra, de siete mil habitantes (una gran población para aquel momento) y con fuertes y sólidas defensas destinadas a repeler el resto de tribus T'au. Sus cañones y sus armas de fuego ofrecieron una cruda y larga resistencia a las intentonas de los T'au de las llanuras, quienes ansiaban sus riquezas.

Cuando la situación empezó a hacerse insostenible (la munición empezó a escasear, así como los víveres, las enfermedades dominaron la ciudad, combates diarios...), la ciudad de Fio'taun perdió la esperanza. Sólo les quedaba un destino; morir tarde o temprano, por una enfermedad, por una bala, por una explosión o en un sangriento enfrentamiento con los terribles cazadores. Rezaron. Llenos de desesperación y miedo, rezaron... Y los milagros a veces ocurren.

Surgieron de la oscuridad, donde nada había; donde no podían haber estado. Una figura que desconcertó a los centinelas y a quienquiera que lo mirara, apareció en el campamento de los sitiadores. Pidió ver a su líder, con suavidad y delicadeza; Pero con una autoridad y una seguridad tan grandes que los centinelas no sólo accedieron, sino que le escoltaron.

Al mismo tiempo, un segundo Aun aparecía en Fio'taun. Nadie supo explicar cómo atravesó sus defensas, y él tampoco lo desveló; se limitó a pedir audiencia, lográndolo con la misma facilidad que su análogo.

Las puertas de la fortaleza se abrieron y los Etéreos guiaron a ambos líderes a encontrarse en aquella noche mística: Los Etéreos invitaron a todos los presentes a sentarse y a atenderles. Explicaron quiénes eran, presentándose simplemente como Aun.

Les hablaron sobre dejar las belicosidades bajo un fin mucho mayor, más beneficioso y lógico. Les mostraron hasta dónde podían llegar unidos. Unidos bajo un bien conjunto, un Bien Supremo. Parlamentaron toda la noche, bajo la luz lunar, calando tan hondo en los oyentes que no pudo haber alternativa; Por la mañana, había una tregua.

Una tregua repetida por todo el planeta, dónde más Aun llevaron su palabra y su mensaje de paz por todo T'au. Pronto bajo la nueva filosofía, se acabó la guerra en toda escala, y a partir de entonces empezó la unión y colaboración de las Castas; Y la mayor época de esplendor y avance que ninguna otra raza ha conocido en tan poco tiempo.

RangosEditar

  • Aun'la - Príncipe.
  • Aun'ui - Prelado.
  • Aun'vre - Rey.
  • Aun'el - Sagrado.
  • Aun'o - Etéreo.

En la guerraEditar

Aun Codex

Un Etéreo.

Aunque evidentemente es la Casta del Fuego quien se ocupa de los menesteres militares, sí es cierto que hay algunos Aun especialmente belicosos que se deciden por supervisar ellos mismos los conflictos. A pesar de que no interferirán directamente en las directrices de los Shas'el o Shas'o al dirigirse a los Cuerpos de Cazadores (puesto que son ellos los que han sido elegidos para el puesto y los que han sido entrenados para la guerra), es posible que aconsejen a éstos, interfieran de algún modo en el desarrollo de la campaña o incluso decidan dirigir ellos mismos algún Cuerpo de Cazadores.

Por supuesto, ningún Etéreo se acercará a una batalla sin estar debidamente rodeado de una escolta personal de Guerreros del Fuego elegidos para ello. El honor de proteger un Aun es indescriptible para un T'au, y estos individuos lo darán absolutamente todo para salvaguardar la vida de su protegido.

Hay que tener en cuenta que un Etéreo no es un ser indefenso que cede su vida a sus protectores; La gran mayoría de ellos se manejan con suficiente destreza con sus armas rituales que pueden protegerse a si mismos en un grácil cuerpo a cuerpo más baile que marcial.

DuelosEditar

Aun

Primer plano de un Aun (Etéreo).

Los Etéreos utilizan para sus particulares ritos y duelos la Lanza de los Desafíos. Ésta es una arma de hoja ancha montada sobre un asta metálica ligera, manejada a dos manos.

Las disputas entre los miembros de la Casta Etérea a menudo se solucionan mediante esta arma en sofisticados duelos donde no se permite el derramamiento de sangre, a pesar del arma. La Lanza de los Desafíos es, entonces, balanceada suavemente con prestos movimientos hasta que la punta afilada se vuelve prácticamente invisible.

Desconocemos cómo concluyen estos duelos o qué tipo de disputa es necesaria para realizarse, así como el resto de liturgia Aun.

Etéreos conocidosEditar

  • Aun'Wei - Anterior Etéreo Supremo.
  • Aun'Va - Actual Etéreo Supremo.
  • Aun'Do.
  • Aun'o T'au Vasoy Ty'asla - Gobernante del planeta Arkunasha durante el conflicto con el ¡Waaagh! Dok.

Leer másEditar

Fuentes Editar

  • Codex: Tau (3ª Edición).
  • Codex: Imperio Tau (4ª Edición).
  • Xenology (Libro de Trasfondo).
  • The Arkunasha War, por Andy Chambers.
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.