FANDOM


Genestealer 2

Robagenes, mascota del Gran Devorador, patrocina este espacio hasta que la Mente Enjambre lo convierta en biomasa. Pulsa sobre él y te mostrará la terrible gloria biológica de los Tiránidos.

El Enjambre también se alimenta de tus visitas...


Tiranidos afloramientos esporas

El lento oscurecer del cielo de un mundo presa es un inminente presagio de su perdición, ya que incontables cantidades de Esporas Tiránidas son enviadas a su atmósfera. Algunas de estas son de tamaño microscópico y van a la deriva en grandes nubes, causando un gran impacto en la ecología del planeta. Otras son hinchadas, cosas con placas de quitina, llenando su volumen carnoso de organismos latentes o gases explosivos.

DescripciónEditar

FunciónEditar

Las bio-naves de cada Flota Enjambre Tiránidas producen innumerables variaciones de las simples esporas, siendo adaptadas para realizar diferentes funciones. Estos organismos pueden carecer de la adaptabilidad o del intelecto depredador de las bioformas más avanzadas, pero eso no significa que sean menos letales para la presa de la Flota Enjambre. En el nivel más básico, hay esporas contaminantes microscópicas que son liberadas a la atmósfera del planeta, con el objetivo de contaminar su atmósfera hasta conseguir que el aire mismo esté preparado para el consumo. En el nivel más complejo, las esporas son psíquicamente receptivas, siendo capaces de reforzar los enlaces sinápticos del enjambre.

Otras esporas más grandes y más avanzadas son utilizadas durante la invasión propiamente dicha: gigantescas y abultadas bolsas de carne que portan racimos de organismos guerreros Tiránidos a la superficie del mundo, voluminosas vainas acorazadas que se incrustarán en la tierra antes de arrojar minas vivas y tóxicas. Y estos son solo los organismos de esporas Tiránidas más vistas, sin embargo para cada desafío en el campo de batalla la Mente Enjambre va creando espeluznantes soluciones.

Las esporas tienen un propósito triple:

  • Acelerar el crecimiento de las plantas. Esto es de gran ayuda en el proceso de recolección terrestre.
  • Envenenar la vida vegetal y animal, convirtiéndolas en una fuente de alimento inútil. Esto debilitará cualquier resistencia.
  • Romper y disolver las células orgánicas para ayudar en la digestión de la Flota Enjambre.

Estas venenosas esporas son liberadas en la atmósfera, creciendo rápidamente sobre cualquier material orgánico. Sus rizomas penetran profundamente en los tejidos orgánicos liberando enzimas para empezar a disolver el material. Esto ayuda a los Enjambres Devoradores y, además, imposibilita su consumo por parte de otras criaturas como fuente de alimentación, ya que los hongos son altamente venenosos para la mayoría de formas de vida. Las criaturas expuestas a altas concentraciones de esporas [200 por m3] desarrollan una infección micética letal en los pulmones que las mata en menos de 24 horas.

DistribuciónEditar

Las esporas tiránidas son liberadas de muchas formas, desde las bio-naves, por ciertas criaturas tiránidas y prácticamente por cualquier estructura tiránida. No obstante, existe un construcción diseñada especialmente para liberar esta letal carga: las chimeneas espora.

Estas estructuras son el fruto del rápido crecimiento de una colonia micética que se alimenta de la dermis del planeta y absorbe los minerales de estratos inferiores para formar una estructura esquelética coralífera sobre la que crece. Las observaciones realizadas desde satélites indican que estas colonias pueden llegar a medir más de 350 metros de altura, lo que permite a las esporas de pólipos devoradores alcanzar grandes distancias. Tienen el aspecto de conos oscuros con el centro hueco. Alrededor del agujero, las colonias de hongos migran para expulsar sus esporas. Las esporas presentan un aspecto similar al de esferas del tamaño de un puño. Una vez maduras se abren y liberan millones de esporas al viento.

Muchos insectos polinizadores se alimentan en estas enormes espirales y esparcen las esporas por el aire con sus alas. Existen especies de aves que se posan en las espirales atraídas por los insectos. En el proceso, son cubiertas por un fino polvo de esporas de forma que, al remontar el vuelo, extienden también las esporas. La formación de estas estructuras indica una penetrante infestación tiránida en el medio ambiente planetario.

Estas esporas, producidas y propagadas por los vientos atmosféricos, desempeñan varias funciones en el proceso de tiranoformación. Aunque son generadas por el mismo hongo, las esporas son multifuncionales y poseen dos capacidades distintas. Como en otros muchos organismos tiránidos, la situación dicta el posterior desarrollo de las esporas.

Tiranidos planeta cubierto gas esporas

InteracciónEditar

Cuando entra en contacto con flora de cualquier tipo, la espora actúa de forma catalítica. Esto sirve para inducir una explosión de crecimiento y la aceleración de los círculos reproductivos, estimulando el crecimiento hormonal de las plantas e incrementando exponencialmente la división celular. Después de cada ciclo, las esporas se convertirán en una lujuriante y densa formación vegetal que se alimentará de los ricos suelos del planeta. En los océanos, allí donde penetra la luz solar, se produce un crecimiento de la floración de algas.

Las esporas también forman relaciones simbióticas e infestan los frutos de las plantas de una forma similar a la de un virus, provocando que la progenie exhiba los mismos ciclos de crecimiento adquiridos. Este mecanismo también estimula la vida de las plantas tiránidas que están asimilando continuamente los recursos de la superficie del planeta. De hecho, las plantas nativas absorben los nutrientes del suelo a un ritmo alarmante y acelerado por la acción de las esporas. Estas plantas son cosechadas por los enjambres devoradores, pero vuelven a crecer con rapidez hasta que todos los minerales y nutrientes esenciales han sido extraídos del suelo. En este proceso también juegan un papel los tubos fumarola.

En modo cosechadora, las esporas necróticas son extremadamente peligrosas para la fauna; pues, al ser inhaladas, echan raíces en el sistema pulmonar del animal, se reproducen a una velocidad vertiginosa y asfixian a la pobre criatura en poco tiempo (los respiradores imperiales clase V bastan para tiempos de exposición cortos, pero para exposiciones más largas se requiere un suministro de aire o sistemas osmóticos de filtración pulmonar). El hongo continúa creciendo y digeriendo el cuerpo y hunde una profunda raíz central en tierra antes de comenzar a crecer hacia el cielo. Así, cientos de miles de estas pequeñas chimeneas se extienden desde la fuente inicial con cada muerte creando un área de radio cada vez más amplio. La proporción en que la plaga se extiende depende de la resistencia endémica a las esporas y a la volatilidad atmosférica de la región, aunque progresa a una velocidad excepcional debido a múltiples factores.

Tiranidos planeta esporas tiranidas

Los animales de mayor tamaño también facilitan la extensión rápida de las esporas, ya que se alimentan de frutas infestadas de esporas que, una vez ingeridas, atacan al huésped provocándole una infección del tracto gastrointestinal. De esta forma, inicialmente actúan como esporas catalíticas y, después, cambian a modo cosechador al entrar en contacto con la fauna. Las esporas producen un efecto peculiar sobre muchas especies migratorias, provocando una respuesta migratoria que propagará la infestación todavía más. Cuanto mayor sea un animal y más lento sea su metabolismo, más tiempo tardará en sucumbir a la infestación. De este modo, los herbívoros de gran tamaño pueden recorrer grandes distancias antes de morir. Los carroñeros que se alimenten con el cadáver del animal quedarán también infestados con esta mortífera infección pulmonar.

Una sed excesiva parece ser uno de los síntomas de los estados finales de la infección; lo que favorece las concentraciones de chimeneas espora alrededor de las fuentes de agua potable que, rápidamente, se volverán tóxicas a causa de las algas, lo que obligará a los animales infestados a buscar nuevas fuentes de agua. Bastante a menudo, ello les arrastra a un estado de desesperación que les conduce hacia las piscinas de digestión, donde son digeridos y su biomasa es transferida al material cosechado acumulado.

Hasta ahora no se conoce nada más acerca del papel exacto de las esporas tiránidas o esporas micéticas microscópicas. No obstante, los Magos Biologis del Imperio no descartan la posibilidad de otras extrañas funciones, especialmente si la Mente Enjambre idea nuevos y terroríficos sistemas de consumo planetario, aunque un sistema aún más eficiente que el que emplean actualmente los tiránidos resulta muy difícil de concebir, incluso para la imaginación.

Veáse tambiénEditar

FuentesEditar

  • Codex: Tiránidos (4ª, 5ª y 8ª Edición).
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.