FANDOM


Maestro Administratum 3 El Archiescriba Primuscriptor, mascota del Imperio de la Humanidad, ha marcado este artículo como propiedad del Adeptus Terra. Pulsa sobre él para aprender más sobre los dominios del Emperador.

El conocimiento es poder. Guárdalo bien.

Archimallus Tychor Alcaide Custodio Emisarios Imperatus Custodes 8ª Edición ilustración

Archimallus Tychor, Alcaide Custodio de los Emisarios Imperatus.

"A través del sacrificio del sacerdocio de Marte se crearon estos guerreros. Por la gracia del Emperador os son ahora entregados. Acallad vuestras preguntas y en su lugar regocijaos en el honor que hoy os es otorgado. Habéis recibido el don de la esperanza directamente del Señor de la Humanidad, y lo aceptaréis con sincera y solemne gratitud, a menos que queráis ser considerados parte de los traidores a los que afirmáis odiar."

Sanash Gallimedan, Emisario Imperatus, al Capítulo de los Martillos de Dorn

Los Emisarios Imperatus son una división del Adeptus Custodes que se dedica a interpretar y transmitir la voluntad del Emperador de la Humanidad al resto del Imperio.

DescripciónEditar

En los días de la Gran Cruzada, el Emperador solía encargar a sus Custodios que transportasen mensajes o artefactos cruciales. Es un deber que aún realizan hoy, hablando con la autoridad del propio Señor de la Humanidad.

Aunque el Emperador lleva mucho tiempo confinado en el Trono Dorado, entre los Diez Mil hay quienes afirman oír la voz de su señor durante sus meditaciones, y sentir su mano guiándoles. Para sus camaradas no hay en ello ninguna implicación de intervención divina, pues los Custodios nunca han visto al Emperador como a un dios. Simplemente ven la voluntad inquebrantable de su señor en acción, proyectándose desde su quebrada figura para dirigir a sus pretorianos como hacía cuando aún podía caminar entre ellos.

Aquellos que sienten más intensamente la guía del Emperador se convierten en Emisarios Imperatus, que forman grupos de individuos afines y, mediante discusión y meditación, interpretan qué es lo que el Señor de la Humanidad quiere que hagan. Con la aprovación tácita del Capitán General, transmiten las palabras del Emperador por todo el Imperio hasta comandantes que deben escucharlas, o en ocasiones reactivan algún aparato ancestral de las cámaras del Palacio Imperial y lo legan al campeón que mejor uso pueda darle. Sus palabras han redirigido cruzadas enteras, han visto amenazas interceptadas y han desvelado riquezas arqueológicas que de otro modo los siervos del Emperador habrían pasado por alto.

Durante miles de años los Emisarios Imperatus han sido vistos en lugares lejanos, pero pocas veces y en grupos reducidos. Sin embargo, con el regreso de Roboute Guilliman y el comienzo de la Cruzada Indomitus, su actividad ha aumentado mucho. Cuando el Primarca anunció su intención de entregar los secretos de los Marines Espaciales Primaris a los Capítulos Leales, hubo cierta oposición por parte del Adeptus Custodes, que temía fortalecer a quienes podían rebelarse de nuevo contra el Emperador algún día. Pero docenas de Emisarios Imperatus intervinieron, declarando que esa era la voluntad del Emperador. Acompañaron a la Cruzada de Guilliman, muchos de ellos surcando los cielos como Pretores Vertus, para entregar más rápidamente mensajes de refuerzo a los asediados Marines Espaciales. La presencia del Adeptus Custodes también ayudó a que incluso los Capítulos más tradicionales aceptaran a los guerreros Primaris en sus filas. Nadie rechaza un regalo de la propia mano del Emperador, al fin y al cabo.

HeráldicaEditar

Los Emisarios Imperatus se distinguen por su hombrera roja y sus túnicas grises y blancas.

FuentesEditar

  • Codex: Adeptus Custodes (8ª Edición).
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.